sábado, 3 de abril de 2021

La muerte de mi amada

¿Qué es la muerte? Me decía

instalado en el amor más puro.

Un tiempo detenido para siempre,

la incapacidad de sentir.

Quizás unas reminiscencias volátiles

de nuestro cariño inmortal.

¿Qué es la muerte? ¿Acaso pone fin

a esta dicha milagrosa?

¡Qué fácil es pensar en ella

cuando se es joven,

o cuando se es joven pero sano,

o cuando se está enfermo pero aún se está,

o más aún, cuando eres tú quien está enfermo!

Y si tu amada languidece y estás al pie del lecho, incluso entonces puedes aguantar,

preocupado y feliz

—yo lo hice —.

Pero al dar su último suspiro

—y ella lo dio, muy fuerte, una noche de mayo —

entonces uno entiende, de golpe,

¡QUE LA MUERTE ES ESO!

como si nunca hubiera estado ahí, agazapada.




1 comentario:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Cristo, ayer a las tres, murió también dando un gran grito. Me impresionó mucho cuando se leyó en los Oficios y todos se arrodillaron. Y solo al leer tu precioso y sentido poema he comprendido que eso era precisamente la muerte. Es el grito con que uno abre las puertas del cielo. Recibe mi abrazo y mi esperanza.