sábado, 16 de febrero de 2013

Apuntes (185): Nuestro Dickens particular


Los días caen como esos frutos que nadie se ocupa de recoger, y las ramas del árbol de la vida se van quedando desnudas. Pronto han de florecer engendrando más vida, y lo que era un suelo lleno de fruta podrida se convertirá en una alfombra de flores. Allí, en el suelo, se escribe nuestra historia. Cuando caiga el árbol hará mucho tiempo que faltemos de nuestra casa. Quién sabe, quizá hayamos emigrado a otros árboles, o a otro suelo, o a otras estrellas lejanas.

~

Galdós es un maestro, nuestro Dickens particular. Los Episodios Nacionales son, junto al Quijote, los hitos de la novela española. Allí Galdós se agranda, se ve libre de tiranías de estilo o de género, y nos lleva de la mano en un viaje apasionante por la España del XIX. Una lectura actual, yo diría que imprescindible; la huella de un pueblo orgulloso del que hoy apenas quedan unos rescoldos.

~

Así como a Dickens se le acusa de un excesivo sentimentalismo, se puede achacar a Galdós cierta grandilocuencia en los discursos de los personajes, pero lo que se pierde en realismo se gana en lucidez de pensamiento.

~

Cuanto más estudio la Economía más perplejo me quedo ante esa ciencia imprecisa e ingrata, que no resuelve nada, y que adolece de un utilitarismo claramente destructivo.

~

No es cruel abril, ni el tiempo que pasa, ni los animales, ni los hombres. Lo cruel es la distancia, y las ilusiones nunca del todo apagadas.

7 comentarios:

Teresa dijo...

Pues precisamente yo estoy ahora con "Luchana". Y de ésta me los remato. Estoy fascinada, pero bueno, Pérez Galdós siempre ha sido mi debilidad...

Elías dijo...

Más claro, agua. Suscribo de pe a pa las cinco notas.
Lo has "clavao", amigo Ridao.
Abrazo.

Liliana G. dijo...

Y mientras los días caen, los políticos hablan con grandilocuencia de una economía que sufre de enanismo congénito. Menos mal que todavía queda Ridao en pie, como esos árboles arraigados en la ética mineral...

¡¡José Miguel!! Aquí estoy de visita y estaré cada vez que pueda. Esto es duro y lo será más todavía, pero se necesita más que una tormenta para derribarme, ¡ups! casi se me escapa una mariconada, jajajaja (léase "carita")

Un beso y un abrazo enormes para vos, los niños y para Lola.

¡Todo mi cariño!

Muñoz Escasso dijo...

Amigo Ridao, cómo estás!!!.
Sabes, me estoy peleando con los Episodios Nacionales. A ratos me cuesta un wevo y la yema del otro.
He acabado Trafalgar... qué manía le he cogido al Villenueve ese de las pelotas.
Ahí seguiremos con ellos a toda ostia, (10 páginas por semana)..
Que sepas que me dejo aconsejar por tí. Si no me engancho a la lectura te echaré la culpa. El siguiente en mi lista es el el Manué Chaves Nogales,-que ya advierte en el prólogo de su libro, que si la editorial no vende mucho, cabe la posibilidad de instar un ERE, con dos cojones.
Por cierto tengo a mi ídolo Escassi en un reallity chou que va a empezar en breve. A ver a cuantas se pasa por la piedra.
Un abrazo pa Ridao y pal resto de la peña.

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
La primavera se lo llevará todo, como siempre.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Me llevas ventaja, Teresa. Yo estoy empezando la segunda serie, aunque Luchana lo leí suelto hace tiempo. Tantas páginas son un regalo.

Por algo sintonizamos amigo Elías. Muchas gracias.

¡¡Lilianaaaaa!! Qué alegría, cuánto bueno por aquí. Se te echa de menos, y te tengo siempre presente, lo mismo que mi familia. Los ratos tan buenos que hemos echado... Sé que estás en la brecha, luchando, como es propio de ti. Mi cariño más grande, y toda la fuerza del mundo.

Eso es verdad, Dyhego, al primer chubasco. Menos a Liliana, que está siempre aquí con su alegría.

Muchos Abrazos y cariños.

José Miguel Ridao dijo...

Escasso, pecadorrr, que te he saltado. No estamos mal, ¡y tú? Macho, deja quietor a Galdós y pásate a Chaves Nogales, "A sangre y fuego". Ese ritmo de lectura no presagia nada bueno. También tienes las Memorias de Albert Speer, fascinantes. Ya me cuentas.

Un abrazo episódico.