sábado, 15 de noviembre de 2008

Salutación

Dicen nuestros amigos de la RAE que un andurrial es un paraje extraviado y fuera de camino, y se usa mayormente en plural. Sirva esta definición para justificar la elección del título de mi blog, no porque yo me encuentre perdido, sino por lo extraño que me resulta el mundo donde vivo.

7 comentarios:

Mery dijo...

Ahora que ya he visto el origen de estos andurriales, vengo a dejarte mi último comentario, que es el primero de tu primer día.
Qué extraño resulta a veces el propio vocabulario y qué contrasentidos ofrece la vida.

Queda aclarado, pues, tus orígenes. En estas épocas de inauguración tuya no te conocía aún. Unos cuantos meses después te doy la bienvenida a estas tierras (otro contrasentido).
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Se me hace raro recibir tu último comentario en mi primera entrada, pero pienso que eres la más indicada para hacerlo. Y no sabes cuánto agradezco tu bienvenida, en aquel entonces (parece que han pasado siglos, y hace escasamente cuatro meses) me sentía un poco huérfano. Un abrazo.

Mery dijo...

Te entiendo muy bien: los primeros pasos en el blog anda uno desorientadito. Yo era tan pánfila que no activé los comentarios hasta pasados varios dias (no sabía qué era eso).
En fin, buena andadura siga teniendo usted.
Otro abrazo

Olga B. dijo...

Anda, que yo abrí un blog para dejar de ser anónima (no sabía cómo, me lié, fui siguiendo los pasos y me encontré con blog propio;-) No empecé a colgar entradas hasta varios meses después, y lo tuve sin enlaces unos seis meses porque no sabía ponerlos ni tenía claro a quién poner. Me gusta mucho venir aquí hoy.
Que cumplas muchos más, mesié.
Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias de nuevo, Olga. Anda que éramos listos todos en nuestros comienzos. Unos moustros de la informática, vamos.

Liliana G. dijo...

¡Oh, qué ternura! Ésta es una entradita recién nacida...
Vine a verla como quien ve un álbum de fotos de sus hijos cuando eran bebés... ¿No es hermoso?

Felicidades en tu primer año.

Besos mil, José Miguel.

PS: Yo abrí mi blog la tarde del 31 de diciembre de 2008. ¡Sí señor! Todo estaba preparado para la noche, así que aproveché y me abrí un blog en vísperas del Fin de Año, antes del festejo...

José Miguel Ridao dijo...

Lo tuyo sí que tiene mérito, Liliana. ¡Un 31 de diciembre! Yo lo hice con nocturnidad y alevosía, y tú en plenas celebraciones.

Otro besazo.