lunes, 22 de abril de 2013

El fin de la raza aria


En los años 70 España era un país de tipos morenos, bajitos y generalmente cabreados, que miraba con asombro y mal contenida envidia a los gigantones rubiancos que venían del norte a visitar nuestras playas o a llevárselo calentito jugando al fútbol: una especie de dioses suecos, daneses o alemanes que parecían salidos del Walhalla y que proclamaban sin complejos las excelencias de la raza aria, que por comparación con la carpetovetónica parecía ciertamente superior, al menos en robustez y buena presencia. Ahora, como todo el mundo sabe, hemos puesto las cosas en su sitio demostrando que con una buena alimentación mantenida durante generaciones somos capaces de generar atletas y campeones, más incluso que cualquier país europeo. Uno de los primeros futbolistas rubios que recuerdo es Günter Netzer, que fichó por el Madrid en la época del apogeo del fútbol alemán, cuando ganaron su mundial del 74 con ese equipazo liderado por Beckenbauer. Venía del mítico Borussia Mönchengladbach, que sólo el nombre del equipo ya daba miedo, y posaba con este desparpajo:


Pero hete aquí que con el tiempo unas razas mejoran y otras no tanto, y el otro día me topé con la imagen de Netzer, que ahora es un comentarista deportivo en la televisión:


Sí que cambia la gente, y el caso es que me recuerda a alguien, no sé, no sé, carambirurí, carambirurá, vaaya careeetooo... ¡¡Eso es, el Fary!!


Para que vean en qué queda la raza aria: el nibelungo de antaño es ahora el Fary alemán.

11 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
El torito bravo descalzo con botines tiene que ser la releche en alemán...
Gutenmorguen.
Salu2.

Antonio Montes dijo...

José Miguel, llevo un rato partiéndome de risa... ¡Es cierto! ¡De Sigfrido al Fary, que en paz descanse! Sic transit gloria mundi.

Un saludo :)

Anónimo dijo...

bueno, bueno. Si es que en pasando el tiempo, todos calvos!

hassprin dijo...

Y me pregunto yo, nuestro bajito y cabreado Fary, Dios lo tenga en su Gloria, ¿será ahora -donde quiera que esté- un rubio nibelungos?

Elías dijo...

¡Mecangüenla! ¡Qué cabrón el tiempo, cómo nos pone en nuestro sitio!
Si el Fary levantara la cabeza, lo mismo se marcaba un pasodoble. O embestía como un torito bravo.

Abrazo.

Alejandro dijo...

El montaje no da para el juego de las siete diferencias. Yo solo veo una, el color de la corbata.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Genial, José Miguel; los años es lo que tienen, que no perdonan ni a los hermosos bárbaros del norte, y al final, al final, igualaditos en la decrepitud todos.
Un abrazo, Javier.

Naranjito dijo...

Entonces, pa que yo me entere, si la imagen de los deportistas arios es la de nuestro grandioso y querido Fary, las míticas valkirias teutonas (ojo, he dicho te u tonas)¿se parecen a la Merkel?
!Que disgusto!
Un saludo

José Miguel Ridao dijo...

Dyhego: ...y con botas de tacos jugando en el Mönchengladbach, no te digo ya.

Antonio: fue un placer conocerte ayer.

Anónimo: que me lo digan a mí.

hassprin: quién sabe. A ver si alguien se anima a hacer un montaje, aunque me temo que el viaje inverso es más difícil.

Elías: se te echó de menos en la tertulia. El Fary se descojona seguro, y le da una colleja a Netzer.

Álex: la has clavao.

Javier: ¡qué bien verte por aquí! Ahí tenemos a la Merkel, un poné.

Naranjito: las valquirias teutonas serían entonces unas verduleras con los brazos en jarras. Vamos, que pierden todo el glamour...

Abrazos a discreción, que hay muchos amigos que hace tiempo que no saludaba.

Paco Principiante dijo...

No tiene tú malage ni ná...

José Miguel Ridao dijo...

Si es que me lo ha puesto a huevo, Paco.