jueves, 14 de octubre de 2010

Anti-manifiesto literario


Nunca hay que dejarse atrapar por una etiqueta. Conviene romper la solemnidad con el humor, no tener empacho en desdecirse de una idea manifestada previamente por escrito; antes bien, reírnos de nuestra inconsistencia. Derribar todo lo que acabe en "ismo", o bien abarcar todos los "ismos" posibles. Despreciar los dogmas con una sonrisa burlona, y dar la razón a los enemigos para que dejen de importunarnos. Vivir con libertad, sentir con libertad, escribir con libertad, como si nos fuera la vida en ello. Los manifiestos, rasgarlos de arriba abajo, igual que las doctrinas y las corrientes de pensamiento. Fuera corporativismos; el escritor ha de ser libre, no deberse a nada ni a nadie, ni siquiera a sus lectores; en todo caso a sí mismo, y muchas veces ni eso. Beber de las fuentes, sí, pero escupiendo luego. Volar con la imaginación muy lejos de la realidad, para trascenderla. Huir siempre de lo cotidiano, buscar la inmanencia, la atemporalidad de la obra. Y, por supuesto, no hacer caso a las líneas anteriores, que me valen a mí como escritor pero no tienen por qué valer a otros. Borregos, con todos mis respetos, los hay de todos los pelajes.

16 comentarios:

eutelia dijo...

Coño,yo he tenido ganas hoy de ser un escritor consagrado, preferiblemente de auto-ayuda y psicologismo para las masas. Ya me dirà usted que tal me ha quedado.

un abrazo-seller

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Lo borré yo.
Salu2

Marisa Peña dijo...

Así sea, brindemos por tu anti-manifiesto y escribamos libres y felices... que de lo demás ya se encargarán otros.Un besazo

mangeles dijo...

MIGUEEEEE....al papá Ridao le ha dado la vena anarko...enseñale cielo lo que es el mundo real...

BESITOSSSSS

L.N.J. dijo...

Dios!, no sé que decir...

Fernando Moral dijo...

Mira que te dije que el boli de COCO te iba a dejar secuelas. ¿A que no te pasaste el antivirus capitalista?

Un varazo.

Juanma dijo...

Pues a mí esta entrada me ha dado (vaya usted a saber por qué mecanismos desconectados de mi cerebro) unas ganas tremendas de emborracharme. Ahora es un poquito temprano, pero todo se andará...

Abrazos, querdio R.

J.

Ramón Simón dijo...

José Miguel,lo cotidiano me gusta. por ejemplo: dar un beso de buenos días a mi hija por la mañana, desayunar pan con aceite y jamón, ir al cuarto de baño, cepillarme los dientes..,bueno ya sabes, todas esas cositas que cuando nos faltan la echamos de menos.

Un abrazo, y deja de escribir con el boli rojo de COCO.

Otro abrazo, hoy me he levantado cariñoso.

Muñoz Escasso dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=YZ5vB-iW388.
Un pequeño enlace, con cariño.
Buena mañana a todos.

Bordes añadidos dijo...

Esto me gustó mucho
La libertad es el verdadero poder

Liliana G. dijo...

Estoy en casi todo de acuerdo con tu anti-manifiesto, en lo único que disiento es en el complejo de huir de la cotidianeidad, esta aunque nos parezca mentira acapara la trascendencia de la inmanencia, desde nosotros mismos y desde nuestro entorno. Lo cotidiano es irrelevante sólo cuando es aburrido e intrascendente y no tiene por qué serlo.

Ah, antes de escupir lo que bebemos de las fuentes, creo que es menester hacerse unas gárgaras :)

Geniaaaaaaaaaaal, Ridao.
Besos mil.

Javier dijo...

Buen punto de vista. Sobre todo por el hecho de que nunca logramos mantenernos fieles a él. Siempre acurre algo que nos lo impide. Pero la intención, que no sé si cuenta, tampoco sé si vale.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Eutelia: en cuanto pueda me paso, seguro que te ha quedado bien.

A saber qué me has puesto, Dyhego, que tienes más peligro...

Y que lo digas, Marisa. Mejor ni pensarlo...

No me estropees a mi Miguel, mangeles, que lo estoy abduciendo para la causa.

Abrazos abductores.

José Miguel Ridao dijo...

Es lo suyo, Lourdes.

COCO es el moustro de las galletas, Fernando. Es verdad, no me pasé el antivirus; me merezco el varazo.

Ya me contarás, Juanma, el calibre de la tajá.

A mí también me gusta lo cotidiano, Ramón, pero no para escribirlo, aunque ahora que lo pienso mis entradas escatológicas me han salido que te cagas.

Escasso: muchas gracias por el enlace; se me han puesto los vellos de punta de la impresión. Es el mismo espíritu pero expresado de modo inmejorable.

Abrazos cyranenses.

José Miguel Ridao dijo...

Bienvenido, Bordes. Tienes mucha razón, por mucho que se empeñen los libertarios en hacernos creer otra cosa.

Así se habla, Liliana, sin hacer caso, que para eso es un antimanifiesto. Escupámonos unos a otros.

Javier: eso de que la intención es lo que cuenta es un a chorrada: hay que seguir el espíritu del antimanifiesto, si es que crees en él. De otro modo que se haga lo que se pueda.

Abrazos escupientes.