martes, 5 de octubre de 2010

Memoria rota


Me dicen que no puedes recordarme,

que aquellos años turbios no son nada
en las alfombras rojas de tu vida,
que nunca te has salido de la dulce
felicidad estúpida del miedo
tapado por la falta de promesas.
Si yo te dijera cuánto he vivido
después de aquella tarde de un otoño
más oscuro que todos los otoños,
lo mucho que he tardado en despertarme,
lo rápido que me he acostumbrado
a hacer las cosas como yo quería,
y no como querían mis amigos
del alma, con lo bien que me querían...

Ahora que he encontrado mi camino,
ahora que por mucho que uno quiera
jamás podrá volver atrás, ahora,
quiero que me devuelvas el espejo
perdido y olvidado, medio roto,
donde todos los días te mirabas,
me mirabas tan cerca y tan intensa,
como si fuera tu segunda piel.
Saca ese espejo de su caja blanca,
no vuelvas a mirarlo, por favor,
colócalo cerca de aquella fuente
en donde tantas veces nos amamos,
y así podré después de tanto tiempo
romperlo suavemente en mil pedazos.

17 comentarios:

maile dijo...

Dicen que el tiempo lo cura todo aunque deje cicatriz, incluso lo que no se puede recordar.

Precioso mi señor Ridao.

Marisa Peña dijo...

Qué hermoso...tiene una cadencia y un tempo excelentes.El ritmo me ha envuelto, y he viajado con tus versos a esa fuentey a ese espejo, y a esa juventud que un día fue.
Un beso enorme

soylapaqui.com dijo...

Que bonito Ridao,si alguien me recordara de esa manera y me echara de menos así,me iba pitando a su vera y le hacía el 69 sin parar.
Escasso cariño dime algo que me tienes engolosiná.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Maile. El tiempo, sobre todo, inspira.

Muchísimas gracias, Marisa, por tus elogios. El otro día me enredaste con tus palabras, te lo dije y se perdió. Cosas de WordPress, supongo.

Que me espantas a los poetas, Paqui... Lo del 69 es poesía oral donde las haya.

Abrazos.

Alejandro dijo...

Si el espejo tiene marco, guárdalo.
Te servirá para enmarcar el último verso, que bien lo merece.

adiz dijo...

Ya era hora que encontraras tu camino,que tienes cuarentaytantos...
Mas vale tarde que a propósito.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
"Y al volver la vistras atrás..."

El otoño te inspira "saudades".

Ayer me acordé de ti porque delante de mí, durante una comida de trabajo, estaba sentado el economista de mi centro. Y estuvo hablando de la crisis y del modelo de gestión de varias empresas...
Estos economistas, me dije yo...
Salu2 económicos y diferenciales

José Miguel Ridao dijo...

No me hables de espejos y de marcos, Álex, que todavía tengo unos pocos por colgar, y me están entrando ganas de romperlos nada suavemente

Sí que me ha costado, Rapa, mucho más que a ti, que siempre tuviste las cosas muy claras.

Seguro que no tenía ni idea, Dyhego. Pásale un curso de economía andurrialera para que aprendan los mushashos.

Abrazos.

Juanma dijo...

Magnífico, Ridao. El final es absolutamente magistral.

Un abrazo, querdio mío.

J.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, J. Te voy a tener que invitar a 5J.

Liliana G. dijo...

Ooooh, cuántos nostálgicos y mágicos recuerdos, pero sobre todo, qué divinamente compilados en tus versos. Ridao, te superás, sí señor, te superás cada día... La poesía te sienta genial.

Besotes.

Rocío. dijo...

Muy bonito Ridao lo que has escrito.
Lo de la alfombra roja,en Málaga como hay mcho arte y se está celebrando allí el juicio los malayos,los malagueños han bautizao a la puerta los juzgaos: la alfombra roja¡que arte hay por el sur!.
Bueno a lo que iba bellas palabras a un recuerdo donde aún queda alguna cicatriz,como en todos los amores.
Un beso recordatorio.
Y otro pa la paqui,anda ñiña,leete de vez en cuándo algo de poesía,paquita y dejaté de tanto 69.

Mery dijo...

Una preciosidad.
Los versos finales son impresionantes, con su paradoja incorporada: romper suavemente en mil pedazos.
Romper con dulzura es posible.

Muñoz Escasso dijo...

Ridao,me ha parecido exquisito de cojones también.
Tengo un amigo que dice que el pasado es un espejo retrovisor al que hay que mirar de vez en cuando, pero que si no haces más que mirarlo fijamente, irremediablemente acabas por estrellarte.
Por eso yo en vez de pensar en una exnovia que tengo que me hizo mucho desufrir, no hago más que pensar en Dña Francisca que me tiene loquito de remate.
La melancolía, en dosis reducida.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Liliana. Ya me hacía falta.

Mucha guasa y mucho sinvergüenza suelto veo yo, Rocío, y lo peor es que se convierte en un show. Así nos va...

Sí es posible, Mery, pero muy difícil, creo yo. Muchas gracias.

Lo de exquisito de cojones es magnífico, Escasso. Y lo del retrovisor también. Sorbitos pequeños y breves, es lo suyo.

Abrazos exquisitos.

Bea. dijo...

Yo no dejo que nadie me deje cicatriz la manera de conseguirlo es no enamorarte de nadie nunca.

José Miguel Ridao dijo...

Pero eso es tan difícil...