martes, 12 de octubre de 2010

Apuntes (XXV): El velo de los días


A veces echo de menos la vida, como quien echa de menos una novia que nunca lo fue. No es ese sentimiento dulce de melancolía que tenemos al evocar nuestra infancia o los momentos felices que no volverán, sustituidos por otros más plenos pero tan recientes que aún no tienen esa pátina de emoción perdida dibujada por el tiempo. Se trata de un vacío imposible de llenar, una angustia sobrevenida por la conciencia repetitiva de la verdad. Afortunadamente, pronto el velo de los días acude al rescate, tapando no sólo mis ojos, sino todos mis poros, para que nada de lo que nos trasciende pueda colarse en mi alma. Entonces, vuelvo a ser feliz.

***

La rueda de la fortuna es la media rueda de la vida, partida en dos por el hachazo de la muerte.

***

Cuanta más seguridad tengamos al decir algo más lejos estaremos de la verdad. Esta máxima debe, en buena lógica, aplicarse a la máxima misma, lo que nos conduce a que verdad y mentira no existen sino en nuestra imaginación.

10 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:

Gracias por la información sobre su primo Ridao. Lo escucharé con más atención.


"A veces echo de menos la vida...": Sabina lo dice muy clarito en su canción: "No hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás sucedió..."
***

"La rueda de la fortuna...": para contrarrestar ese hachazo, nada mejor que escuchar los "Carmina Burana": "Velut luna..."
***

"Cuanta más seguridad tengamos..." Ésa es una verdad más cierta que afirmar que Zapatero es pánfilo. En cuanto suelto alguna opinión contundente, me entran unas contradicciones tales que me dudo encima.

Saludos buraneros: bibit pater, bibit mater,bibit frater, bibit blogueri...

José Miguel Ridao dijo...

Comentario vanidoso: para mí, el primer apunte es el mejor de los que hecho.

José Miguel Ridao dijo...

Escúchalo con objetividad, Dyhego. Da igual el parentesco, y sus ideas están muy definidas.

Yo también soy un fan de los Carmina. Eeeeeee eeeeego, sum aaaabbas, sum aaaabbas cluniaceeeeensiiiis.

Sara dijo...

Muy bueno el primer apunte, sí señor.

El Naranjito dijo...

Cuanto más seguro estoy de saber decir algo, mas cerca estoy de cagarla. Tiene usted toda la razón amigo Ridao.

Juanma dijo...

Para mí también es el mejor de tus apuntes el primero que ocupa esta entrada. Ya lo había pensado antes de leer tu comentario. La primera frase es sencillamente soberbia, magistral.

Abrazos, querdio R.

J.

Rocío. dijo...

Ridao,por dios,no hay que echá de menos nunca la vida,lo que hay que echá de menos es no viví.
Un beso vivito....y coleando.

Las hojas del roble dijo...

Seguridad versus certeza, el germen de la poesía

L.N.J. dijo...

¿Sabes?, hace unos días estuve acompañando a una amiga en el funeral de su padre. Una familia de mi pueblo, que la tengo aquí (en mi corazón), de todo lo que los quiero.
Subiendo el ascensor del tanatorio me decía: oye Lourdes, no llores, tienes que ser fuerte y mostrarte lo más valiente que puedas...

... pero no pudo ser, será ese velo que dices, que debilita la coraza para vivir los días y las situaciones tal y como las sentimos.

Como dice Serrat: Si la muerte pisa mi huerto, quién firmará que he muerto de muerte natural, quién besará mis ojos para darle la luz...

Vivir-vivir, que de morir siempre hay tiempo.

Un besazo.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Sara.

Me alegro, Naranjito. Veo que sintonizamos.

Y gracias mil a ti, Juanma. Sé que lo dices de verdad.

Es un poné, Rocío.

Julio: y aún así, no siempre germina.

Es verdad, Lourdes. Hay que pensar siempre en la vida, pero eso no impide en volver de vez en cuando la vista a otro lado, siempre que no nos haga daño.

Abrazos.