viernes, 7 de septiembre de 2012

El timo de Apple


Confieso que hace unos meses regalé a la parienta un iPad 3 con segundas e interesadas intenciones. Cuando abrimos el paquete todo era muy bonito, muy limpio, muy de diseño, muy minimalista. Aparato extraplano con el logotipo de la manzana, que por cierto está registrado desde los tiempos de Adán y Eva. Los primeros problemillas vinieron al ponerlo en marcha y conectarlo a Internet, pues empezaron a solicitar infinidad de datos, y a las primeras de cambio ya te pedía un "ID de Apple". Que yo sepa, eso no lo pide un PC en la vida, pero bueno, hay que hocicar, se registra uno en su página, se les da información confidencial, y encima debemos estar agradecidos porque entramos en el selecto club de los "afortunados dueños de un dispositivo de Apple". A estas alturas ya han transcurrido unas cuantitas de horas y las narices se han hinchado unos milimetrillos, pero bueno, todo el mundo dice que no nos arrepentiremos, que nos convertiremos en adoradores del cacharro... Pasan los días, y uno hace el intento de meter datos de interés, profesionales y de ocio (fotos, documentos...). ¡No tiene ranura para tarjetas de memoria de ninguna clase! Los señoritos de Apple, con tal de mantener el diseño longuilíneo y airoso de sus aparatos, no consienten en el mínimo huequito, y tienen la jeta de decir que así no entran virus. Eso es como si yo decido no morir de una indigestión porque me pongo en huelga de hambre. Y la gente va y se lo cree. ¡Increíble! Total, que para meter archivos en el cacharro hay que buscarse la vida a través de no sé qué coño formatos y no sé qué coño iTunes, que me suena a Pioline pero con cara de mala leche, la que tengo desde hace un rato. En fin, es lo que hay. De todos modos insisto, porque me viene muy bien meter documentos del trabajo, así que allá que voy con unos cuantos archivos Word y otros Excel, y... ¡¡no los abre!! Claro, Office es de Microsoft, que es la competencia, pero es que tampoco tienen un programa compatible tipo Open Office, para qué, parece ser que se pueden descargar maravillas desde Appstore, pasando por caja, pero yo no tengo ni tiempo, ni ganas, ni dinero ni estoy para tonterías de los listos éstos que se creen la pera y no pasan de manzana.

Hago desde aquí un llamamiento a los incautos: no os dejéis engañar por los cantos de sirena del fantasma de Steve Jobs. No os gastéis vuestro dinero tontamente. Existen cacharros que hacen lo mismo por la mitad de precio, y además son compatibles con todo, no hay que andar metiéndose en foros cada vez que queremos poner la virgulilla a la ñ. Apple es un timo con todas las letras. Si queréis un tablet de diseño os compráis uno de otra marca y lo tuneáis, que seguro que se puede. Os ahorraréis muchos disgustos, y además os libraréis de ingresar en una secta que tiene todos los visos de acabar muy malamente.

3 comentarios:

Fernando Moral dijo...

Vaya, otro que ha despertado. Bienvenido al club. Yo no he hecho una entrada poniendo a parir al señor Jobs por eso de respetar a los difuntos, pero la opresión a la que te someten sus cacharros es indignante.

Y eso de que no tienen ranuras por estética: un mojón para los manzaneros. No la tienen para que no puedas meter nada que no hayas pagado previamente.

El día que vi este capítulo de Los Simpsons tuve que aplaudir (cópiese y péguese en la barra de direcciones, que no tengo ganas de montar un link):

http://www.youtube.com/watch?v=WL2l_Q1AR_Q

FREE hugs.

José Miguel Ridao dijo...

Muy bueno el vídeo de Mr. Mobs. LA verdad es que son unos jetas, han timado a medio mundo, y cualquiera se lo hace ver, están abducidos. Lo más gordo es que te dicen: "por 1 euro nada más te descargas una aplicación que te soluciona el problema...", cuando en un PC o en android "no hay problema. En fin...

Ohhhhhhmmmmmm

molicio dijo...

Si bien es cierto que venden equipos de buenas prestaciones no menos cierto es que la suelen pifiar en multiples ocasiones, cuando no es la pantalla demasiado brillante es que le quitan disqueteras para que les pagues aparte, etc, apple comete da demasiada importancia a la estetica cuando lo mas importante es la salud del usuario.