martes, 18 de septiembre de 2012

El iPhone de Mr. Keynes


Me ha... -la palabra no es "gustado"- tanto este artículo del premio Nobel norteamericano Paul Krugman, keynesiano de pro, que mañana lo voy a fotocopiar y se lo voy a pasar a mis tiernos alumnos, que acaban hoy de tener su primer contacto con la ciencia económica*. El escrito de marras se titula El estímulo del iPhone, y nuestro mediático economista establece un originalísimo paralelismo entre el gasto de los ciudadanos en aifones y el gasto público. Así, sin anestesia. Y sospecho que gracias a detalles como éste se ha ganado milllones de lectores en todo el mundo desde la tribuna del New York Times, porque hasta mis alumnos que aterrizan en el bachillerato con los conocimientos que todos sabemos que hoy día se atesoran en la ESO son capaces de entenderlo. De entenderlo, digo; es decir, sacar algo en limpio del artículo, hacer que se les encienda una luz -keynesiana, por supuesto-. Vale que yo admito muchos -no todos- argumentos de la escuela keynesiana, y ya he dicho en este blog que el estrangulamiento de la demanda está desangrando al país por el costado del paro, pero no sé, el artículo destila vapores ominosos; no voy a caer en la tentación de entrecomillar párrafos del mismo, si queréis podéis leerlo, pero esa simplicidad del análisis dirigida a todos los públicos, ese keynesianismo envuelto en la carcasa mágica del iPhone... huele, por qué no decirlo, a demagogia barata, incluso viniendo de un premio Nobel. Simplemente no me parece serio, o a lo mejor es que me estoy haciendo liberal. ¡Asco de etiquetas...!

* Vino una vez a decir Samuelson, en frase gloriosa y que cito de memoria en la era de Mr. Google, que envidiaba a sus alumnos en el primer día de clase, vírgenes de conocimientos de una ciencia tan noble como la Economía. Yo, bien pensado, es prácticamente lo único en que no les tengo envidia.

10 comentarios:

Er Tato dijo...

Es complicado decir más tonterías en tan poco espacio, así que le voy a regalar a Krugman la nueva versión del Trivial. Porque ser premio Nobel no es garantía de estar exento de decir tonterías.

Abrazos liberales

P.S.: No le hagas eso a los chiquillos, hombre. Mejor recomiéndales que lean "Camino de servidumbre" o que le echen un vistazo a estos viejos vídeos, aunque la traducción suene al Superagente 86.

Anónimo dijo...

Hombre, que Cabezón y Tontorrón, dos catetos de pro, se atrevan a cuestionar de mala manera (sin argumentos) a un premio Nobel, hace chirriar al sentido común.
Se puede ser tonto, ¡pero tanto!
En fin, vosotros mismos...

Er Tato dijo...

¿Sin argumentos? Se ve que me lees poco.¡Claro, como soy tonto...! ;-P

Resultas bastante divertido, Anónimo. Que tú digas eso cuando jamás has dado más argumento que el insulto...

Por cierto, ¿te has comprado ya la nueva versión del Trivial?

Saludos, artista

José Miguel Ridao dijo...

No hay que negar la inteligencia de Krugman, que le habrá hecho merecedor del Nobel, cuando se está forrando con artículos como éste, que han "entendido" perfectamente mis alumnos en la clase de esta mañana.

eres_mi_cruz dijo...

tato, el trivial ese parece tela de guapo... ¿se puede jugar entre dos?... mándame la aplicación a mi i-pod...
ridao, quillo... qué guapo el Freddy... para mí la mejor frase de Krugman fue aquella de bienvenida a mi pesadilla, zorra... ¿en qué parte de Elm Street fue, en la una o en la dos?...

Er Tato dijo...

Eso depende de hasta dónde sepan contar los jugadores, eres_mi_cruz...

Y no, amigo, cuando Krugman estuvo de Óscar fue cuando dijo, allá por el 2002, aquello de "...Alan Greenspan needs to create a housing bubble to replace the Nasdaq bubble.". Y al parecer le hizo caso. Y estamos como estamos. En fin, pesadilla en Elm Street, digo en Wall Street...

Saludos

eres_mi_cruz dijo...

coño, tato pues... para el ridao, pa ti y pa mí... los dos ahí tos on lain...

guapa, quillo... pero esa debe ser la penúltima entrega antes de la muerte de Freddy... que pa mí que fue en realidad una transmigración a la bruja Lola, quillo... al Greenspan ese le puso dos velas negras...

parece que el amigo nobel cambió las páginas web por ladrillos y ahora... la i-phone bubble vva a yegaaarrr... ya lo dijo Gurruchaga...

Sombras Chinescas dijo...

En su best seller "Acabad ya con esta crisis", que recomiendo leer a todos, sean keynesianos o no (va por ti, Tato), afirma que una solución a esta crisis sería que nos invadiesen los extraterrestres. Creo que mi próxima novela girará en torno a esta idea.

Salud.

Er Tato dijo...

Me lo bajé de internet, Juan Carlos, pero no pasé de echarle vistazo. Por el disco duro del portátil andará...

En cuanto a lo de la invasión extraterrestre, es obvio que se trata de una broma, pero lo grave no es la broma, sino lo que subyace bajo ella: lo importante es que el Estado genere demanda a costa de lo que sea. En fin, más de lo mismo, y además la traducción del libro, penosa a más no poder.

Saludos

José Miguel Ridao dijo...

¡Qué despliegue de enlaces, de tecnología y de ideas felices! Humillo, compañeros, y me apunto a ese Trivial.

P.S. En el libro de texto que uso para Economía de 1º de Bachillerato viene encartado un CD con un trivial económico, no es coña. Ya sólo me falta un cañón en el aula, o una pizarra digital, pero claro, eso sólo lo hay en la ESO.