domingo, 28 de agosto de 2011

Apuntes (127): De trascendencias y cachondeos


Casi todos los vanidosos que conozco van proclamando a los cuatro vientos lo mucho que se apartan del mundanal ruido, mientras que a los pocos sabios que en el mundo han sido hay que buscarlos en sus humildes moradas.

~
Cada vez tengo más claro que los mejores novelistas son aquellos que usan el lenguaje de una manera clara, diáfana, y que no nos cuentan nada del otro mundo, sólo recrean la realidad del hombre, sus inquietudes y miserias, y nos hacen sonreír con ternura a cada línea que les leemos: Cervantes, Dickens, Galdós, Baroja... Es muy difícil para un escritor arrancar una sonrisa de quien le lee, hacerle reflexionar, rememorar instantes de su vida, vivir la vida de sus personajes, que le resultan cercanos y los podría encontrar a la vuelta de cada esquina. Unos personajes hijos de su tiempo pero a la vez intemporales, porque los grandes sentimientos, las preocupaciones que el hombre tiene no han cambiado gran cosa en los últimos siglos. Intemporales como don Quijote y Sancho. Si acaso en los últimos cien años la realidad se ha vuelto del revés en las grandes ciudades, y eso ha dado lugar a una literatura nueva que aborda al hombre deshumanizado. Una literatura vacía, como la que hace Auster, sin interés...
~
El que Dios exista o no es algo irrelevante para el hombre: si no existe nuestro futuro es incierto, y si existe también: nunca sabremos las intenciones que tiene sobre nosotros.
~
Lo malo del hedonismo es que nuestro placer puede causar sufrimiento a otros, y si todos fuéramos hedonistas el mundo sería un cachondeo.

~
Ni agnóstico ni ateo: yo soy escéptico.

4 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Y también eres uno de los tíos más lúcidos que conozco. Suscribo cada palabra que dices sobre los buenos novelistas.

Er Tato dijo...

Hombre Ridao, ¿tú eres el otro al que Auster la parece plano e insípido? Pues ya somos dos. ;-)

Por cierto, este mundo es un cachondeo en todo caso. ¡Ojalá fuera sólo por puro hedonismo del personal...!

Un abrazo cachondo (dudaba sobre si poner o no la coma...)

P.S.: Ya ves, sigo perdiendo el tiempo. ;-P

Er Tato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Teresa, y ya he visto que compartimos algunas lecturas.

Tato: ese Auster es un cenizo, y lo feo que es el tío. Pa hedonista el Torrijos, anda que no, hedonista cigalero. Y es que la izquierda no debe estar reñida con los placeres mundanos. Pa cashondo, el Pacheco. No los jueces, no, él mismo.

Abrazos de cashondeo.