domingo, 18 de julio de 2010

Amigos... ¿para siempre?

Perder un amigo es siempre una desgracia. Da igual cómo suceda: por una pelea sin sentido, por un malentendido, por un alejamiento progresivo o simplemente por su muerte. El caso es que se pierde algo valioso, labrado durante años con paciencia, un tesoro al que acudir en los malos momentos y con el que disfrutar en los buenos; un saber que siempre está ahí, a tu lado en silencio. Los amigos son compañeros de fatigas, muchas veces más cercanos que los propios hermanos, precisamente porque los has elegido tú, no te vinieron impuestos. Los lazos de sangre son otra cosa; los de amistad tienen una afinidad no fraternal, una especie de compañerismo y apoyo incondicional. Tampoco se parece en nada la amistad al amor conyugal. Es otra cosa, algo que se tiene o no se tiene, y sólo lo mantiene el que lo cuida con esmero, porque la amistad se hace con el roce, con las vivencias compartidas. Quien tiene un amigo en Nueva York y no lo ve en 20 años ya lo ha perdido, por mucho que se escriban, por mucho que se hablen por teléfono. En ese sentido la amistad es como el amor, que requiere el contacto físico.

Hablo de la amistad verdadera, no de ésa de la que se ufanan los que dicen tener cientos de amigos, y que seguramente no tienen ninguno. Es un tópico decir que los amigos verdaderos se cuentan con los dedos de una mano, pero es también una gran verdad. A lo mejor hay algún privilegiado que empieza a contar con la segunda mano, pero te puedes dar por satisfecho con un par de dedos de la primera. Por eso duele tanto cuando se corta uno.

16 comentarios:

Marisa Peña dijo...

Pues sí...perder un amigo duele, y mucho. los amigos de verdad se reconocen en las penurias (porque a ver quién está si no) y en los momentos de gloria( porque hay que ser muy amigo para alegrarse por lo que no le pasa a uno)El texto me ha hecho recordar a amigos que ya no están...Un abrazo

Mery dijo...

Espero que no hayas perdido en estos días ningún amigo/a por alguna de las causas que enumeras.

Me gustaría saber en qué parte del cerebro se instala ese particular modo de amor que supone la amistad, la fuerte y verdadera amistad.
Un beso

Las hojas del roble dijo...

Aquí tienes un amigo, Ridao

Juanma dijo...

Siempre he valorado la amistad por encima de todo, incluido el amor. Hace tiempo sí necesitaba, siempre he tenido suerte, acudir a los dedos de mi segunda mano. Hoy no lo sé, quizá no...no haré la prueba.

Abrazos, querdio mío.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Hacemos algo?

Bea. dijo...

Ay Ridao cuánta razón tienes , perder un amigo es lo más horrible del mundo yo tengo una amiga a la que quiero por encima de todas las cosas incluso de las mias pero un fallo en mi comportamiento me ha hecho perderla y no sabes cuánto estoy sufriendo , ya que ella siempre ha estado a mi lado , al lado de mis hijos me ha soportado miles de tonterías , ha estado al lado de mis padres , en una ocasión en que yo les di de lado , por tonterías mías , y ahora no me habla estoy fatal , hasta ha conseguido que deje de pintarme las uñas de lo triste que me encuentro , si lee esto espero que comprenda que ella es muy importante en mi vida y aunque no lo crea , me es imprescindible para vivir.
Un beso de tristeza.

José Miguel Ridao dijo...

Marisa, das en el clavo con lo difícil que es alegrarse con lo que no le pasa a uno. Es un buen síntoma de amistad.

En algún sitio debe de andar, Mery. Seguro que muy cerquita del escondrijo del amor filial y conyugal.

No me cabe duda, Julio, y más comentándome a las 6 de la mañana. Lo mismo te digo.

Abrazos amigables.

José Miguel Ridao dijo...

Eres muy afortunado, Juanma.

Podemos jugar a los chinos, Javier.

Espero que se alivie tu tristeza, Bea.

Abrazos optimistas.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Para hacerme una idea de los amigos que tengo me hago la siguiente pregunta; con quién podré contar si llamo a las cuatro de la madrugada desde un centro psiquiatrico para pedir 3000 euros, un abogado, y que venga a buscarme (200Km de viaje)

Entre pitos y flautas los dedos van cayendo...

Rocío. dijo...

Mujer prevenida vale por dos,si yo llamara a uno de mis amigos a las 4 de la mañana a que me trajera 3.000 euros pa sacarme de un apuro,estoy convencidisima,de que vendrían más de uno,más de dos y hasta más de tres,y eso aunque me encontrara a más de 200 km,vamos de eso si que puedo presumir de tener amigos,que están pa lo bueno,pero en lo malo no solo,no desaparecen sinó que están aún más cerca.
Un beso amistoso.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Pues tienes verdaderos amigos Rocio y quien tiene un amigo tiene un tesoro.

Por eso me pregunto yo con quien creo que podria contar y no me fallaría.
Quien si me encarcelan e en un pais extrajero y me quedo sin dinero se hara cargo de la cuenta del abogado me mandará dinero cada mes a la carcel y me comprara un billete de regreso... quién me vendría a ver a Chile.

José Miguel Ridao dijo...

Yo prefiero no preguntármelo, MPVX2.

Sí que tienes suerte, Rocío.

Dos besos.

Alejandro dijo...

Ya me pondrás al día.
Un abrazo de uno de los dedos de la primera mano.

José Miguel Ridao dijo...

Como dice JSM, pajas mentales. Un abrazo fingueriano sin premio.

Bea. dijo...

Rocío yo también me haría los 200 km. y más para llevarte los 3.000 euros y para que no te sintieras sola , lo sabes.

Rocío. dijo...

Se que vendrías Bea,con tu descapotable,tu melena al viento,tus uñas pintadas,tus rojos labios,tu manicura perfecta,arrastrando todo tu glamour hasta los mismisimos calabozos si allí me encontrara,pero sí,se que vendrías con tus 3.000 euros en tu cartera cartier,metidos,nunca he dudado de que vendrías,y entre los amigos que cité arriba,estabas incluida,de que vendrías en mi socorro no tengo,ni he tenido nunca la menor duda.