martes, 6 de julio de 2010

Escatologías infantiles

Debo reconocer que la escatología, en la segunda acepción que da para este término el diccionario de la RAE, es algo que me apasiona. Estoy convencido de que es consustancial al ser humano el interés por los asuntos escatológicos y el regocijo en ellos. No hay más que observar a un niño para comprobarlo; pocos os habréis perdido la tierna escena de un bebé paladeando con deleite sus propios residuos sólidos, como se dice ahora. No hay cosa que le haga más gracia a los pequeños que hablar de cacas, peos, pipís, culos y demás lindezas. La carcajada está asegurada, y se prestan gustosos al juego elaborando sus propias variantes escatológicas.

Yo, que para muchas cosas me he quedado anclado en la infancia, mantengo unas conversaciones de igual a igual con mis hijos sobre estos asuntos. Por ejemplo, les digo que juguemos al "veo veo", y empiezo rápido: - Veo veo. Ellos responden al unísono: - ¿Qué ves?, y yo: -Un peo. Al principio se reían, pero ahora me protestan e incluso empiezan a dudar si responderme o no; cuando estén en edad de darles premios ya les pondré en su sitio. Otra cosa que hago mucho cuando estoy solo con uno de ellos, por ejemplo con Jaime, es soltar, por así decirlo, un exabrupto retumbante, y cuando aún no se ha apagado el eco digo: - Pero hombre, Jaime, no seas guarro, a lo que éste responde: - No seas mentiroso, papá, has sido tú. Y así nos llevamos todo el día los cinco (mi mujer no se presta al juego). La última adquisición es Gonzalo, que se recorre la casa tirando pedorretas detrás de sus hermanos a sus catorce meses, mientras Jaime le enseña el culo para provocarle. A todo esto, Miguel muestra últimamente bastante menos entusiasmo por estos juegos. De vez en cuando me suelta: - Papá, vale ya, ¿no? Se ve que a sus siete años ya me ha rebasado en edad pudorosa. Él que se lo pierde. En cuanto a Ignacio, participa activamente en todas las actividades propuestas. Si hubiera que ponerle nota yo elegiría "Competencia confirmada", como pone en los boletines modernos, que yo sustituiría por: "Flatulencia confirmada y pedorrencia en vías de adquisición".

P.S. No quiero ni pensar lo que mis hijos irán diciendo de mí en el colegio; debo de tener una fama bien merecida entre sus profesoras.

P.P.S. Me consta que soy el ídolo de alguna de ellas.

16 comentarios:

El alegre "opinador" dijo...

Yo no tengo hijos, pero mi sobrino (ya con trece años) sigue siendo un apasionado de estos juegos que practica con fruición con cualquiera que se preste. Principalmente su hermana y sus primas, que huyen despavoridas.
A mí, ni de chico me dio por ahí. Soy un soso desde pequeñito.
Un abrazo.

Juanma dijo...

Entiendo que Lola impone algo de sentido común en todo esto, querdio mío. Estas Lolas siempre fastid....digooooooo, qué haríamos sin ellas.

Abrazos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Tal vez la competencia implicada sería la de relación con el mundo físico, que así se llama, y la calificación óptimo.
Un abrazo, tocayo.

Alejandro dijo...

Espero que cuando mencionas "residuos sólidos" te refieras a los bolindrongos.
Dile a Miguel que no abandone tan rápido la causa, que no podrá disfrutar de los "concursos de eructos" con sus amigotes. ¿No pensará ejercer el papel de jurado y conformarse con ser el que dé cada puntuación?

Un abrazo exabruptero, sobre todo para Jaime.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Me has recordado la anecdota que me pasó con mi hijo Jesús cuando tenía tres o cuatro años.
Me vino muy serio un día y me preguntó: papa, ¿los peos a dónde van?
Me dejó el cabrón de piedra y la verdad es que tardé un rato en poderle contestar pues me entró una risa floja de descojone.
¡Son maravillosos los mamones!
Un abrazo

Bea. dijo...

La edad escatologica de los niños es tremenda el mío mayor está en ella y me pone los pelos de punta , no me gusta nada semejantes guarrerías en su boca , pero tengo a la Rocío que ya se encarga de fomentar que al niño le haga gracia todo lo que dice referente a cacas pis y culo , incluso lo adereza con chistes y claro así es muy dificil quitarselo de la cabeza para colomo mi hijo la adora y no entiendo porqué , anda Rocío vete pa Churriana con el del renault clío me tienes sonrojada.
Un beso Churrianero.

José Miguel Ridao dijo...

Aún estás a tiempo, Alegre. Mis hijos te pueden dar clases.

La tengo resignaíta, Juanma.

Lo tengo que meter en vereda, Álex.

Abrazos bolindrongueros.

José Miguel Ridao dijo...

Eso es lo de CONO, ¿no, tocayo? Cuando empiecen con el cono eso le pondré una virgulilla, para que mis hijos se rían.

¿Y qué le dijiste, Rafael? Yo no sé dónde van, si para arriba, para abajo o enmedio.

Deberías rendirte a la evidencia, Bea, y seguir el ejemplo de tu hijo.

Abrazos ejemplarizantes.

Rocío. dijo...

Mira Bea,como dijo Manuel Azaña,una vez a uno:permiteme,que me sonroje por tu cueta.
Deja que el niño,viva su vida y su edad,no querrás de hable de pijadas,en su infancia,así que dejamé ya tranquilita,que no veas lo que se río con el chiste escatologico de los chinos,vamo lo que no te has reido tu en tu pija vida.
Ridao,tu que tienes tantos niños,espero que me des la razón en que tienen que vivir cada edad.
seguro que me lo paso mucho mejor en Churriana con el del clío que en banús,por cierto hoy iré por allí y me llevaré a tu niño,a enseñarle los tinaos donde mi abuelo tenía las vacas,y an luego nos iremos a tomarlos un helado,si el del cío nos ofrece su coche,iremos encantados.
Un beso

El Lucas dijo...

La Lore es mu celosa y no me deja meter titis en el buga, pero le encanta la chavalería. Unas tarrinas guapas nos vamos a meter pal vodi.Luego un poco de chunda-chunda y a gritar a las gachises, con el codo fuera del cristal, -"nena, que no me netere yo que ese culito pasa hambre".o "te metía de todo menos miedo",(esta es un poco fuerte pal chaval).
A los cachis, el del zagal solo de coca-cola, os invito yo.
A ese chaval el tito Lucas le va enseñar el camino de la verdad.

Rocío. dijo...

Luca,tu si que sabe chiquillo,y si la lore es tan celosa no te preocupe que yo me siento en el asiento de atrás,y cuándo pongai el chunga-chunga,pos na a meneá el body,por tu churriana,llamamo al luisma,el de aída que se venga,y no vea,la tarde que nos echamos,por to el pueblo,te aseguro que el niño lo pasaría bomba,mucho más que en su piscina olimpica,vamo no hay coló,así que ve tuneando el clío,y que el tubo de escape vaya a toa marcha,que yo me apunto al paseillo.
No me digas Ridao,que un poco de coche macarra,no es también divertido,siempre que vayas en plan de pasarlo bien,y con educación.
Un beso mú educao.

Rocío. dijo...

Luca,tu si que sabe chiquillo,y si la lore es tan celosa no te preocupe que yo me siento en el asiento de atrás,y cuándo pongai el chunga-chunga,pos na a meneá el body,por tu churriana,llamamo al luisma,el de aída que se venga,y no vea,la tarde que nos echamos,por to el pueblo,te aseguro que el niño lo pasaría bomba,mucho más que en su piscina olimpica,vamo no hay coló,así que ve tuneando el clío,y que el tubo de escape vaya a toa marcha,que yo me apunto al paseillo.
No me digas Ridao,que un poco de coche macarra,no es también divertido,siempre que vayas en plan de pasarlo bien,y con educación.
Un beso mú educao.

José Miguel Ridao dijo...

Te doy la razón en todo, Rocío: en lo de educar a los niños así y en disfrutar de un Clío tuneado con educación. Así daría gusto, pero me temo que hay pocos Lúcases en canilandia.

Un abrazo tuneao.

Bea. dijo...

Ay mi niño en un clío tuneado que barbaridad tito Lucas mi hijo aunque se junte con la Rocío es tan pijo como yo y jamás se montaría en tu clío menos aún si está tuneado con tu churri delante y la Rocío detrás ahora se va a ver la final de España a Sudáfrica en directo , ¿ es pijo mi hijo o no?.
Un beso pijito.

Mery dijo...

Creo que estas escatologías infantiles se dan mas frecuentemente entre niños que entre niñas, y de mayores ya no digamos.

Ahora bien, cuando los machos tenéis la escatología salada, os ponéis graciosísimos.
Espero que la Bibiana Aído no me mate por ésto.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Pijísimo, Bea.

Tienes toda la razón, Mery; es de niños, y no hay más que hablar. Ahí no hay igualdad, aunque siempre se pueden hacer campañas educativas escatológicas entre las niñas...

Besos.