jueves, 8 de julio de 2010

Oéeee, oée oée oéee

Como veo que nadie habla de fútbol en bloguilandia lo voy a hacer yo. Ya sé que no es muy intelectual, pero qué coño, nos hemos metido en la final de un mundial por primera vez en la historia. Sigo con la misma hipoteca, la crisis continúa y amenaza ir a peor, nuestro presidente del gobierno sigue igual de gilipollas, el jefe de la oposición sigue oponiéndose a todo, como buen funcionario que soy ya me han bajado el sueldo un 8%... pero un triunfo futbolístico produce en los aficionados un inexplicable estado de euforia y una alegría tal que les hace olvidar sus problemas. Yo, además, juego con ventaja, porque no soy nada forofo y el fútbol dejó de interesarme hace tiempo, pero en ocasiones como ésta disfruto con los triunfos de la selección, y si pierde no me afecta demasiado.

Se ha acusado al fútbol demasiadas veces de ser el opio del pueblo, como nueva religión surgida en estos tiempos descreídos. Y es verdad que supone en cierto modo una anestesia de la mente, pero total, para como usan la mente algunos al menos disfrutan de una afición, aunque sea desde el sillón. No me puedo imaginar a muchos fanáticos del balón disfrutando de la buena literatura y de la poesía, pero también es cierto que hay reconocidos intelectuales aficionados al fútbol y que defienden sus valores. No sé si es opio o no, si sirve para camuflar por un tiempo problemas importantes, si da rienda suelta a los instintos primarios con los aficionados más radicales o por el contrario sirve como nexo de unión en torno a unos colores que en este caso han trascendido el ámbito deportivo, inundando de banderas españolas Cataluña o el País Vasco, algo nunca visto. Lo que sí es cierto es que se trata de un fenómeno que mueve masas, de una fuerza social impresionante, y que no puede ser despreciado a la ligera.

¡Viva España! ¡A por los holandeses!

14 comentarios:

mangeles dijo...

¡OEEEE OEEE OEEE OEEE¡¡¡

NOS VAMOS A COMER LA NARANJA SIN PELAR....

Besossss

JESUS FIDELIS dijo...

Yo sí lo hice anoche.
Menuda gozada de partido, hacemos historia y disfrutamos.
La final puede ser el paroxismo y que suerte tiene Zp, digo!

Er Tato dijo...

Menos mal que ibas a hablar de fútbol...

Por cierto, a mí me pasa como a ti, como no soy demasiado futbolero, no me afectan las derrotas, pero disfruto como el que más las victorias.

Un abrazoeeee, oee, oee, oeee

maile dijo...

Bueno... yo tuve que ver el partido a la una de la mañana y conociendo el final. Trabajando poco futbol se puede ver. Mi trabajo es hacer que otros disfruten ¡que le voy a hacer!...(aclaracion, soy cocinera)... por lo que entone el Oeeeeeeee, oe oe oe a destiempo, en casa y con el unico consuelo de una Cruzcampo. Pero fue la leche, con perdon. Y si, fue una gozada. Como gozada fue ver como quien, quince dias antes, me decia que " la seleccion española le importaba un pito" saltaba ahora de emocion y poderle llamar chaquetero.
Y es que algunos solo estan para las maduras y me encanta poder restragarselo. Pecado mortal, mea culpa.
OEEEEEEE, OE OE OE...

Sara dijo...

A mí eso de que el fútbol es el opio del pueblo me parece una chorrada como la copa de un pino. Como bien dices, es un fenómeno que arrastra una gran fuerza social, así que -auque solamente sea por eso- bien merece más de una reflexión en estos espacios blogueros. Precisamente esta mañana pensaba que a los sociólogos españoles les ha tocado la lotería con este mundial. Material, hay tela marinera, como para no parar de publicar de aquí a una eternidad. En fin, que muy acertada esta entrada, Jose Miguel!

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo opino que el fútbol, de por sí, no está reñido con nada. Así que yo, profe de literatura y dicen que poeta, disfruté viendo el partido de ayer, y ya tenemos preparada una buena para el domingo, con una reunión familiar en la que no faltará de nada. Así que, a por ellos, diga lo que diga el pulpo.
Un abrazo.

Las hojas del roble dijo...

Muy interesante el fútbol, sí señor, pero a mí me está jodiendi un poco la ola de patriotismo de símbolos que terminará el martes, una vez celebrada la victoria en el mundial.
Entonces, los que alguna vez llevamos la bandera en pulseras, cinturones o corbatas volveremos a ser acusados de carcas, derechistas y fachas..
Abrazo, amigo

maite mangas dijo...

Yo me he contenido esta vez, pero el domingo en mi blog se habla de futbol sí o sí.
Lo del sentimiento extendido por toda España uff!, algo hemos mejorado, pero en el Pais Vasco, igual en las capitales la gente se atrevió a manifestarse, pero a mí me tocó verlo en un lugar pequeño, cerca de Bilbao y era un deporte de riesgo mostrar emociones favorables. Lo ví con uno de Madrid que se subía por las paredes porque estaba deseando meterse a una fuente con una bandera de España a celebrarlo....pero no procedía.
Saludos cordiales.

Liliana G. dijo...

¡¡¡VAMOS ESPAÑA TODAVÍA!!!

Debo decirte, José Miguel, que no sólo he visto el partido, sino que lo he gritado como si fuera el triunfo de nuestra propia selección (R.I.P.). Eso de cargarse a los alemanes (que nos han dejado fuera) fue el colmo del júbilo :)
Por estos lares, se ha festejado "vuestra" victoria como propia: gritos, autos tocando bocina por las calles, petardos, etc.

De modo que este domingo volveremos a alentar a España como corresponde, por algo es nuestra Madre Patria (si no lo dice una García, no sé quién lo va a decir, jajaja) Y eso de que en bloguilandia no se habla del fútbol, no sé Ridao, tal vez por aquí, unos cuantos coterráneos tuyos me han dedicado la victoria, Oleeeeeeee.

Besazos exaltados y ¡A por los holandeses!

(Creeme que cuando miro un partido, me olvido de la poesía :)

José Miguel Ridao dijo...

Y después escupiremos la cáscara, mangeles.

Esperemos que no ejerza de gafe, Jesús.

Somos unos ventajistas, Tato. He hablado de fútbol, hombre, no iba a narrar otra vez el gol de Puyol.

Abrazos puyoleros.

José Miguel Ridao dijo...

Tu trabajo es sacrificado, Maile, pero disfrutarás igual del triunfo. Una sugerencia para el menú del domingo: PATO A LA NARANJA. O, si quieres innovar, pulpo a la naranja.

Que hablen los sociólogos, Sara, y mientras los nuestros metiendo goles, más de uno sin saber hacer la o con un canuto.

Lo dicho, Naranjito, a por ellos, y todos a uno, brutos y menos brutos todos con España.

Abrazos canuteros.

José Miguel Ridao dijo...

Juan Antonio: al pulpo nos lo comeremos a feira, acierte o no, que para eso están los pulpos.

Tienes toda la razón, Julio, pero que nos quiten las banderas bailás.

Eso sí que es gordo, Maite, y triste. Desde aquí abajo se ve tan raro...

Qué emoción, Liliana, tanto apoyo desde tan lejos. El fútbol hermana tanto que uno se plantea si todas las rencillas absurdas entre países y regiones no son más que una farsa alimentada por los políticos.

Abrazos gaciasargentineros.

Mery dijo...

Pues imagínate que este domingo veo el fútbol con mi cuñado y sobrinos holandeses. Va a ser la guerra.
Pero va a ganar España, pese a la presencia de los príncipes, que para mí que son gafes, ;-)

Un abrazo y a por ellos !!

José Miguel Ridao dijo...

Ni los gafes podrán con nosotros, Mery.

Un beso, y mis condolencias anticipadas para tu cuñado.