domingo, 24 de abril de 2011

Gonzalo



Gonzalo es el benjamín, y se nota. Tiene a raya a toda la familia, y lo mismo te estampa un besito en la mejilla que te suelta un mandoble porque no le parece bien que le niegues un trozo de chocolate. Se considera igual en fuerza y tamaño que sus hermanos, y es el primero en acudir a las melés que se forman en los pasillos a la hora en que sus papás tratan de descansar. Suele coronar con éxito la montaña humana clavando la rodilla en el colodrillo del pobre Miguel, que aúlla como un coyote jaleado por Jaime, dando fin al conato de siesta. Si le riñes deja caer al suelo los tres chupes que suele portar y baja la mirada más digno que un cardenal. Entonces cuesta horrores ganar su perdón, a pesar de haber sido él quien ha largado un tremendo bocado a su hermano Ignacio. Corre a encerrarse voluntariamente en un cuarto de baño , y sólo al cabo de interminables ruegos y súplicas se digna a abrir la puerta y avanza majestuoso al salón para recuperar sus chupetes y tomar posesión de su asiento favorito. Además de la fuerte personalidad que demuestra, Gonzalo es un machote y un campeón. Cuando se quemó el brazito con café lloró lo justo, y durante las dolorosas curas apretaba los dientes mudo y orgulloso; el dolor sólo se le notaba en su cara y en alguna que otra breve lágrima que no podía reprimir.

Gonzalo todavía lleva pañales, pero le queda poco, este verano alcanzará su mayoría de edad mingitoria y cagatoria. Hasta ahora hablaba muy poco, aunque lo entendía todo, pero desde hace unas semanas se ha soltado y repite todas las palabras que decimos; eso sí, únicamente las vocales y las consonantes "m", "p" y "t". Supongo que hace ya un tiempo que dejó de ser un bebé, aunque nosotros de vez en cuando lo seguimos llamando así; dice Miguel que hasta los tres años un bebé no pasa a ser niño, y él acaba de cumplir dos, así que disfrutaremos un año más de nuestro bebé, y cuando se haga niño seguirá siendo el pequeño, que eso marca mucho (y nos marca también a sus hermanos y sus padres, con cariñosos arañazos que hacemos como si no nos dolieran).

Así es Gonzalo, el pequeñuelo de la familia, que ha dejado un sospechoso rastro babosil en las pantallas de mis amigos.

20 comentarios:

Fernando Moral dijo...

Eres un mamónido de padre. La única vez que he visto al chiquillo (creo que era él), estaba durmiendo en tus brazos con cara de angelito. Y sin embargo, en la foto que has puesto en la entrada tiene cara de ministro de economía anunciando un recorte salarial.

No te doy un abrazo, que me llenas de babas.

El Naranjito dijo...

Quillo Ridao, creo que este crío llegara leos, mu lejos. Con dos ....
Un saludo.
(seguro que sale a la madre)

Bea. dijo...

Ridao tu niño es una monería de bonito y guapo llegará lejos con esa cara de listo.

José Miguel Ridao dijo...

Es el mismo angelito, Fernando, pero como decía Rilke "Ein jeder Engel ist schrecklich". No lo sabes tú bien, el recorte salarial...

Hombre, Naranjito, cuánto tiempo. A la madre, a la madre, cómo lo sabes...

Muchas gracias, Bea, yo con que llegue a Marbella y volver ya me conformo, que se le pegue la jetsssss...

Abrazos jeteros.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Yo lo conocí con su quemadura, y doy fe de que no se quejaba, el pequeñín. Encantadora tu familia. Das envidia.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Salu2 (ponte un comicalla)

Tita dijo...

Apunta maneras tu Gonzalo, todo un carácter. Y un bebé precioso, claro que sí

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Pues taco de guapo y además se le nota la personalidad fuerte en la foto.
Felicidades

Liliana G. dijo...

¡Qué hermosooooooo! Tiene una cara de "te puedo a ti y a los que vengan contigo", que ni te cuento.
Los hijos menores tienen la capacidad de aprender de sus hermanos y de elegir según les convenga. Y Gonzalo, por lo visto, sabe muy bien qué quiere y cómo lograrlo. Es mejor así, le dejamos un mundo donde deben saber defenderse. ¿A qué sí?

Un beso gigante, Ridao, y otro para toda tu hermosísima familia.

Alejandro dijo...

Este es Jenio (con jota) y figura. Mañana mismo salgo a comnprarme otro portátil... que te acabas de cargar la pantalla con tus babas.

Muñoz Escasso dijo...

Ridao,al observar a tu hijo te darás cuenta de qu el mundo avanza.Se ve hombría, listeza y cojonudismo en una proporción adecuada.
Paqui un beso muy fuerte.Cuidado con los camboyanos.Vuelve pronto, sin los mitos no se puede vivir.

Teresa, la de la ventana dijo...

¡Tienes 4 hijos! Y todos chicos... Si el resto son la mitad de salaos que el pequeño, menuda tribu, está claro que no te aburres. Lo cual me hace aún más complicado entender cómo además sacas tiempo para escribir aquí... Felicidades, Ridao.

P.D. Doy por hecho que no vais a ir a por la niña, ya que hablas de que es el pequeño como si fuera definitivo... ;-)

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, tocayo; recuerdo con cariño vuestra visita.

Puesto queda, Dyhego.

Muchas gracias, Tita, a ver si se confirman las maneras.

Muchas gracias, Rafael. ¿No va a ser guapo? je je...

Tú hablas desde la experiencia, Liliana, y espero conseguir tus resultados cuando estén criados. Muchas gracias.

Un jenio aljo godido, Álex. Ahora es el momento. Cómprate un Maaaaaac.

Escasso: ¿no insinuarás que avanza porque yo no tengo esas cosas? Mira que me doy por aludido, y os quito el picadero cibernético a la Paqui y a ti...

Abrazos agradecidos.

José Miguel Ridao dijo...

Te has colao, Teresa. No te extrañes, que te he leído en tu blog que cuando más escribías era cuando más atareada estabas. Por extraño que parezca, así sucede. Es una especie de huida hacia adelante. Pues sí, hablo del benjamín definitivo tratando de cerrar un pacto en la red. Espero que funcione, porque estoy seguro de que lo que vendría sería el quinto niño.

Rocío. dijo...

Anda que no es guapo tu niño ni ná,y si además es valiente como ya lo ha demostrado,ese niño llegará lejos,pero no lejos de ir a Maerbella,no lejos de ser muy feliz,que es lo único que impota,yo conozco a gente con mucho parné,y te puedo asegurar que yo soy mucho más feliz,Gonzalo eres guapísimo y se te ve cara de listo,yo te mando un beso grandísimo para ti,y sigue así siendo un niño valiente,tienes una de las mejores cualidades,para ser muy feliz,y encima guapo,vamos que lo tienes tó,así que te mando otro beso más.

José Miguel Ridao dijo...

Ole, ole, flores de primavera para mi niño. Gracias, guapa.

soylapaqui.com dijo...

Tengo que entrar en tu blog desde Camboya,para ver al niño más guapo y bonito que he visto en mi vida,Gonzalo poruq soy muy mayor para ti,si no te esperaba,mira que eres guapísimo,y si eres tan listo como parece por tu cara,ya eres el mejor,yo te mando 3 besos desde la otra punta del mundo,guapo,guapo y guapo.

José Miguel Ridao dijo...

Menos mal que no sabe leer, que si no a ver quién lo aguantaba con tanto piropo. Muchas gacias por el cariño, Paqui.

Mery dijo...

Así que tu Gonzalo es una especie de valiente Viriato con mañas de seductor.
El pequeñín de cada familia suele dejar huella, eso está claro.
Un beso para él y sus chupetes

José Miguel Ridao dijo...

Ya ves, Mery. Se lo doy de tu parte. Un beso.