miércoles, 13 de abril de 2011

Emily Dickinson: Tell all the Truth but tell it slant


Di toda la Verdad, pero escondida;

en el Camino está la virtud.
Demasiado brillante para nuestra pobre Dicha
es la espléndida sorpresa de la Verdad.

Como se alivia del Relámpago a los Niños
con una suave explicación,
la luz de la Verdad debe brotar despacio
o a todos los hombres cegará.


Tell all the Truth but tell it slant—
Success in Circuit lies
Too bright for our infirm Delight
The Truth's superb surprise

As Lightning to the Children eased
With explanation kind
The Truth must dazzle gradually
Or every man be blind—


Conocí este poema de Emily Dickinson gracias a Aurora, y hoy lo he recordado leyendo a Trapiello. Una traducción literal hace tan flaco favor al original, que me he tomado algunas libertades en mi versión. Los versos hunden sus raíces en el sentimiento religioso y el profundo conocimiento de la Biblia de Dickinson. Aúna belleza y profundidad en el mensaje, algo que raramente se consigue. Son muchas las interpretaciones, una por cada lector; prefiero no dejar la mía, y que cada cual haga suyo este enorme poema.

8 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Esta mujer dio en la tecla, sí señor. Y felicidades, amigo.

NGG dijo...

Felicidades por duplicao, amigo Bacalao, digo Ridao.

Sara dijo...

Adoro a esta mujer. En 1991, dejé España por Inglaterra para ampliar estudios de filosofía y me pasé el primer semestre leyendo su poesía y llegando tarde a clase (¡o no llegando nunca!). Aprendí más de ella que de todos mis lectores de ese año. La traducción de este poema me parece buenísima. Felicidades, Mr Ridao!

Ladrillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El alegre "opinador" dijo...

La verdad es que ninguna traducción, ni siquiera la tuya, llega a la altura del original... Es lo que suele pasar.
No me atrevo a interpretar nada. Simplemente creo que habla de Luz y Oscuridad...
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Jesús, NGG y Sara (piropazo). Aún me faltan diez minutos de cumple, y me he sentido muy acompañado.

Una lectura muy interesante, Alegre. Es verdad, una traducción siempre es un poema distinto, hay que intentar acercarse como sea a los originales, aunque no se domine la lengua. La traducción ayuda a eso.

Abrazos finicumpleañeros.

Liliana G. dijo...

¡¡FELICIDADES JOSÉ MIGUEL!!
Y una aquí, tan lejos y tan pancha (tranquila) sin saber que era tu cumple...
Nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Del poema, qué más se puede decir, cuando el/la poeta trasciende las fronteras de sus propios versos ¿quién es uno para acaparar su esencia?
Excelente.

Besotes gigantísimos.

José Miguel Ridao dijo...

¡Muchas gracias, Liliana! No entiendo mucho, pero con esto de los husos horarios seguro que mi cumple se prolongó en Argentina. Un beso muy fuerte.