sábado, 8 de mayo de 2010

Paco Toronjo: el fandango

Alguien dijo una vez que para cantar bien por fandangos tienes que subir a los cielos, luego bajar a los infiernos y despues sobrevivir en la tierra. Estoy seguro de que Paco Toronjo hizo ese recorrido varias veces a lo largo de su vida; lo tenía marcado en el rostro. Hace ya doce años que falta y el fandango sigue huérfano. Esa voz inconfundible, cascada, se echa de menos en los escenarios, y sobre todo en las calles de Alosno, su pueblo, patria del fandango que él llevó hasta toda España para hacerlo un palo grande. Toronjo canta al amor de madre y al amor desgraciado, a las fatiguitas pasadas sin dinero, a los falsos amigos y, sobre todo, al dolor más profundo, a la pérdida de su hijo, su madre y su hermano en el plazo de dos años. "¡Ya está to perdío!", dice. Ya no tenía nada que perder. Cincuenta años cantando ya eran bastantes, y murió en su pueblo después de haber vivido, después de haber cantado. Aún hoy nos sigue poniendo los pelos de punta.

15 comentarios:

elcriticon dijo...

Desde luego Toronjo ha sido uno de los grandes del fandango. La pena es que se ha perdido bastante la afición por estos Cantes.

Miradme al menos dijo...

Paco Toronjo es un personaje absolutamente genial. Su voz tendría que escucharse hasta en los móviles.
Un abrazo

José María JURADO dijo...

Me parece genial, tan clásico como el que más, gracias Ridao por darnos la honda voz de la tierra.

El alegre "opinador" dijo...

¡Impresionante! Sí que pone los pelos de punta. Me encanta cuando dice "canto por mí, no canto por nadie".
Un fuerte abrazo.

Rocío. dijo...

Pues yo nunca había oído a este hombre cantar,aunque la verdad es que no sigo mucho el mundo del flamenco,vamo ni mucho ni poco,es que no lo sigo,pero es verdad que pone los pelos de punta¡vaya voz!,y vaya arranque.

Luis Valdesueiro dijo...

Impresionante. No conocía al Toronjo, pero tampoco conozco mucho el flamenco, aunque me gusta. Me ha llamado la atención que cante de pie; no es frecuente, ¿no?
Un abrazo.

Juanma dijo...

Tremendo, tremendo, tremendo...ya está todo perdido, dice. Uffff.

No es frecuente, Luis, cantar de pie. No. Pero éste podría cantar así hasta haciendo el pino.

Gracias por esto, Ridao. Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Yo soy optimista, elcrticon. Creo que el flamenco sigue muy vivo. Bienvenido a mis andurriales.

Genio y figura, Miradme.

A la voz de la tierra hay que escucharla de vez en cuando, José María. Gracias a ti por venir.

Eso sólo lo puede decir un monstruo como él, Alegre.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Rocío: no hay que ser seguidora de un arte para sentirlo, y tú lo has sentido.

Hola, Luis. Es lo que te dice Juanma: no es lo más frecuente, pero en él da más bien igual.

Casi na, Juanma. To perdío... menos el cante.

Más abrazos.

José María JURADO dijo...

José Miguel, he visto tus ridaikus almejilleros en el Erotikón sevillano de Cotta, lo digo por aquí para que los toronjeros se animen.

José María JURADO dijo...

Y felicidades, por ello, claro.

Bea. dijo...

Yo entiendo algo de famenco y me gusta, tengo una tía sevillana cantante muy famosa.Paco Toronjo es un moustruo cantando.

José Miguel Ridao dijo...

Qué ilusión, José María. Qué pena que no viva Basho para verlo...

Compartimos afición, Bea. Recuerdo cuando el Loco de la Colina entrevistó a Toronjo. Fue antolólgico.

Abrazos.

Joaquín dijo...

Era auténtico.

José Miguel Ridao dijo...

Como pocos, Joaquín.