miércoles, 5 de mayo de 2010

Prefiro rosas, meu amor


Prefiro rosas, meu amor, à pátria,

E antes magnólias amo
Que a glória e a virtude.

Logo que a vida me não canse, deixo
Que a vida por mim passe
Logo que eu fique o mesmo.

Que importa àquele a quem já nada importa
Que um perca e outro vença,
Se a aurora raia sempre,

Se cada ano com a Primavera
As folhas aparecem
E com o Outono cessam?

E o resto, as outras coisas que os humanos
Acrescentam à vida,
Que me aumentam na alma?

Nada, salvo o desejo de indiferença
E a confiança mole
Na hora fugitiva.

Fernando Pessoa

La cadencia del idioma portugués es hermosísima y melancólica. Pessoa conmueve en lo profundo. Es la palabra hecha sentimiento. Poesía en estado puro.

Yo también prefiero rosas
a la desdicha diaria.
Amor antes que mentira;
flores frescas en el alma;
pétalos de primavera;
hojas de otoño doradas
que alientan la indiferencia
por el ayer y el mañana.

11 comentarios:

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Y yo, José Miguel, también prefiero rosas a la desdicha... Me gustan estas intertextualidades tuyas, o dicho de forma menos pedante, ver cómo de la literatura nace también la literatura.
Un abrazo, Javier.
¡Enhorabuena por tu "Blogeuína", que ya he leído gracias a la generosidad de Javier Sánchez.

veridiana dijo...

Estás en un buen momento.¡ Aprovechalo!

Ay!la angustia,la abyecta rabia,la desesperación...
Maravilloso Pessoa.

Ramón Simón dijo...

Ohhh.

saludos

Torcuato dijo...

El corazón necesita rosas... pero al hígado le beneficia lo amargo.

Un saludo Ridao

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Javier. Espero dedicártelo algún día. Voy a tener que abrir una etiqueta de "intertextualidades".

Lo intento, Veridiana. Gracias por el consejo.

Ramón: Ahhhhh.

Me quedo con el corazón, Torcuato. Al hígado, cerveza.

Luis: esos versos de Pessoa resumen una poética admirable. Yo intento seguirla, al menos.

Abrazos.

Torcuato dijo...

Cerveza dulce????

José Miguel Ridao dijo...

No, hombre, bien amarga, para criar bilis mientras el corazón se dedica a las rosas.

Muñoz Escasso dijo...

Gracias por enseñarme placeres y bellezas desconocidas, Ridao.Entiendaseme bien. A mi me encantan las tetas pijas enderazadas por oportunas cremas y los coños al modo de La Lozana Andaluza, ehhh.
Joder ahora me sueltan eso de explicatio non petita, maricona manifiesta...
Gracias Ridao

José Miguel Ridao dijo...

Para todo hay tiempo y lugar, Escasso.

Mery dijo...

Mira por dónde este poema me viene hoy como anillo al dedo, o como rosas para mi alma.
Me encanta esta frescura portuguesa. Tienes razón, la cadencia del acento hace el poema inrresistible.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Me alegro mucho, Mery. La poesía también es útil. Un beso.