jueves, 27 de mayo de 2010

Psicotécnicos en la Moncloa

Con esto de la crisis me está sucediendo algo que me da que pensar. A pesar de mi profesión y de mis estudios, los asuntos económicos y, sobre todo, los políticos, no me causaban interés alguno. Incluso en alguna entrada de hace más de un año hablaba del sopor y el aburrimiento de tantas tertulias dando vueltas al nacionalismo, a las rencillas políticas y económicas y otros mil asuntos que veía tan lejos de mí como el planeta Júpiter. Ahora, sin embargo, la cosa ha cambiado. La ineptitud de los políticos, su vergonzosa actuación para salvar su trasero sin importarles el bien público en absoluto, me irrita, y mucho. La causa está clara: el escenario es distinto, y los latrocinios y dislates de la clase política me afectan directamente, a mí y a muchas personas que quiero.

Creo que he sacado una lección de todo esto. Mi idea inicial era que los políticos son un mal menor que tenemos que soportar como pago por la estabilidad social de la democracia. Engañado por la bonanza de los últimos treinta años no contaba con que las cosas se podían torcer, como bien predice la teoría de los ciclos económicos. Y cuando llega un ciclo recesivo tan profundo y duradero como éste es cuando echamos de menos a políticos de verdad, que tomen decisiones guiadas por la lógica económica, que no obedezcan al partido, sino al bien común de cada momento. No sé si es mucho pedir que sean honestos. Yo me conformaría con un mínimo de honestidad y un máximo de capacidad.

Ruego desde aquí que alguien diseñe una batería de pruebas que deba superar todo aspirante a ministro o presidente de gobierno. Hasta para ser barrendero hay que pasar un proceso selectivo. ¡Qué mínimo que saber inglés, para poder comunicarte con tus pares en los pasillos europeos, en lugar de poner cara de tonto mientras se parte el bacalao delante de tus narices! ¡Qué menos que traer la economía aprendida, y no dar un curso intensivo de 48 horas! ¡Qué menos que un poquito de carisma (para medirlo hay tests psicotécnicos), y un coeficiente intelectual que esté al menos en la media! ¿Se atrevería el presidente con este reto? Yo creo que sí: ZuPermán puede con todo. Ay, señor...

19 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Ay señor, señor,

y yo con estos pelos.

Un abrazo-chop.

Torcuato dijo...

Usted me va a perdonar Sr. Ridao pero esta es mi propuesta:

¡¡¡QUE LOS FOLLEN A TOS!!!

Sorry

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Yo nunca he pensado que haya que desinteresarse de la política, pues acaba afectando al propio bolsillo, como al final se ha comprobado. Cuando la estructura de los partidos es piramidal, caciquil, y semiestalinista, es inevitable que sólo sobrenaden los mediocres y oportunistas sin escrúpulos. La verdadera tragedia de esta nación es que en la clase política que nos gobierna se ha aliado la maldad y la estupidez.
Un abrazo.

mangeles dijo...

jejjeje..ZuPermán jejejej muy bueno Ridao.

Besitos

Rocío. dijo...

Vamos a ver Ridao,claro que habría que hacer un examen para acceder a un puesto en la Moncloa,yo no entiendo mucho sobre poner examen porque no soy profesora y cuándo fuí alumna,no veas lo que copié,pero creo que contestando a unas simples preguntitas,a todo que si,se harían con el puestaZo.
¿Quiere usted ganar más qu la media nacional?
¿ quiere tener coche de alta gama con chofer?,por la cara.
¿ quiere estar exento de pagar todos los recibos,que pagamos el resto de curritos españoles?
¿ quiere viajar siempre en primera,sinrascarse la cartera?
¿ quiere vivir en un palacio,y que lo pague el populacho?
Y así si contestana tods que si,pues yo creo que es la persona idónea,para el puesto.
Yo misma,si el examen fuera este,me presentaba ahora mismo,no veas las ganas que tengo de vivir en el palacio real,y veranear en marivent,por la cara,sería la reina de los mares.
Un beso examinero.

Mery dijo...

Los políticos son los únicos que no han de pasar por ningún exámen, ni entrevista personal, ni aptitudes ni nada.
Muchos dirán que pasan por la prueba de las urnas, pero todos sabemos que eso es tan tan tan relativo.
Mientras tanto, los ciudadanos, como siempre, a sobrevivir como podemos.

Un beso

Ramón Simón dijo...

José Miguel, el computo por ahora
de abrazos recibidos son

de dos ;

de sorry , one sorry;

y de besos tres.

Por ahora logran una ligera ventajas los besos.

Es vd. un hombre con mucho feeling
con las mujeres.

Enhorabuena.


Besos

Bea. dijo...

Los políticos entran por la cara la que tienen y con la que viven , ahora bien si tuvieran que pasar un examen suspenderían más de la mitad.A tu examen también me aputo yo Rocío , el palacio real y yo encajamos muy bien , eso si si llego algún día estariamos en estancias separadas ,tu andarías por los sotanos y posiblemente con una cofia.
Y para el que cuenta los besos yo mando uno real.

Ramón Simón dijo...

Gracias Bea,


Besos.

Pasión dijo...

Hola José Miguel, totalmente de acuerdo con tus reflexiones.

Lo mismo me ha pasado a mí que nunca me ha importado la política, hasta que estos trincones nos han dejado casi en la ruina, me refiero a mi propia familia.

Todos los días tengo presente el soneto que me dedicaste. Con las cosas que "escribo" me da vergüenza ponerlo en el blog, si tú me dieras el permiso lo pondría con orgullo.

Un abrazo y un beso

José Miguel Ridao dijo...

Pues yo con menos pelos todavía, Ramón.

Me uno a tu propuesta sin dudarlo, Torcuato. Y no hay que pedir perdón por decir lo que se siente.

Eso es verdad, tocayo. Corruptos ha habido siempre, pero así de inútiles no conozco ninguno. Lo más parecido que encuentro en nuestra historia es Carlos III.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Otro beso para ti, mangeles.

Rocío, yo creo que si al tonto ese le llegan a pasar tu cuestionario lo contesta al revés. Seguro.

Mery: ojalá hicieran los políticos la prueba esa de nivel que hacen para comprobar los sistemas educativos en toda Europa. Seguro que los nuestros son los más torpes de Europa. Hasta los griegos les ganan. Y los chipriotas...

Más abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Ya ves, Ramón, y eso que no me conocen en persona...

Bea, veo que tú y Rocío estáis deseando vivir en un palacio. ¡Hay que ser más austetas! Recordad que las riquezas non traen la felicidad, jeje.

No te quejarás, Ramón...

José Miguel Ridao dijo...

Fe de erratas: juro que quería decir "austeras".

José Miguel Ridao dijo...

Dichosos los ojos, Pasión. Por favor, el honor sería para mí si lo pones. Además, seguro que le gusta a tus comentaristas, y añade un poco de humor a una realidad tan triste, que siempre viene bien.

Un fuerte abrazo.

Bea. dijo...

Que el dinero no trae la felicidad siempre lo dicen los de los bolsillos vacíos , a mi me encanta tener dinero vivir bien y ser pija y si todo esto es en el palacio real ya yo misma me adoraría , ay espero no haber sido demasiado sincera que luego se meten con una.

Rocío. dijo...

Pozí Ridao,nosotras estariamos encantadas de vivir en el palacio real,pa que lo vamos a negar,pero dado que la Bea es la que tiene más ganas,pues na decirle desde aquí que yo tengo allí un contacto,que se vaya poniendo la cofia y trincando el plumero,que hay mucho que limpiar.
A mi lo que me vendría bien ahora serían unas vacaciones en Marivent,o alrrededores,yo me adapto a to,a ver si el ZapatieZo,no me deja mas tieZa de lo que estoy,y puedo permitirmelo.
Del examen Ridao,tienes razón,lo diría to al revés y hasta en arameo,yo lo veo mú raro ultimamente,se está pareciendo a un bacalao.
Un beso mariventariano.

Anónimo dijo...

Donde dice "semiestanilista" también permútese por "franquista", que es más de estas tierras, sr Domínguez.



Torcuato Mari.

José Miguel Ridao dijo...

Bea y Rocío: vosotras vivid en palacios, que yo me conformo con mis casitas con chimenea.

Anónimo: dictadores, al fin y al cabo.

Abrazos.