martes, 24 de agosto de 2010

Apuntes (I)


Mi vida es de una grisura inconmensurable. Somos todo lo insignificantes que queremos ser. El que yo veo insustancial se cree lleno de vida y hacedor de prodigios, y eso es lo que importa, no lo que yo perciba en él. “Pero el tiempo pondrá a cada cual en su sitio”, oigo argumentar. ¿Y qué significa el tiempo en mi vida de hoy, en la vida de los demás? Cuando el tiempo dicte sentencia estaremos todos muertos, quién sabe dónde, quién sabe siquiera si “estaremos”, y además no existen sentencias inapelables. Lo único que importa es el hoy, o más bien cómo vivo yo ese hoy; el resto es proyectarnos hacia los demás, buscarnos una imagen determinada. Aunque, ahora que lo pienso, eso también puede hacernos felices, que es de lo que se trata, de transitar por este mundo con alegría, sin complejos ni remordimientos.

***

El escritor que se mira su ombligo es más feliz que el que compara el tamaño de su ombligo con el de otros escritores. No hay ombligos grandes ni pequeños. A pesar de ello, el tamaño sí que importa.

***

Estos claroscuros del alma me desconciertan. Lo que hoy se ve claro mañana es oscuro, y viceversa. Por eso pienso que todo es gris en realidad, y los demás colores son un espejismo. Lo recordaré cuando me invadan las tinieblas, y lo olvidaré cuando tenga un arcoiris ante mí. Entonces pensaré que esos colores son eternos.

19 comentarios:

Susana Terrados Sánchez dijo...

A pesar de tu "grisura", me gusta tu reflexión. Lo del ombligo..muy bueno y lo del cambio de color, estoy contigo que es variable y sin control. ¡Da una rabia eso de sentirse tan variable anímicamente!
Saludos y te deseo un gran arco iris.

mangeles dijo...

¡Juer Ridao¡...las vacaciones es lo que tienen...que causan depresión....

Enga..que ya queda poco para la vuelta a la vida normal...


Besos

eutelia dijo...

Casi no hay poetas de la felicidad porque la felicidad tiene su fin en si misma (solo recuerdo ahora a Whitman)en cambio la tristeza y sus variaciones son muy fertiles.
Digo que esta bien sentirse triste, escribirse triste..desdeñamos el placer por ser una sensacion y respetamos el dolor porque no es voluntario...pero..no se sufre tambien el placer?..en fin, es todo muy ilusorio...y nada tiene realmente importancia..
Un abrazo, gracias por pasarte por mi blog, es un honor,
tania jose
www.albinovino.com

José María JURADO dijo...

El blog del desasosiego.

Gracias.

Er Tato dijo...

Jurado me lo ha quitado de la punta de la... lengua. Muy pessoano -te regalo el premio-, está usted últimamente, señor Ridao.

Un abrazo

El Naranjito dijo...

Tranquilo amigo, que las vacaciones ya se terminan. Tambien me ha parecido un tono gris, Pero bonito.
Saludos.

Liliana G. dijo...

Estoy pensando cómo te contesto, si como profesora de pintura, si como poeta o si como aprendiz eterna de la vida...
Lo interesante, es que sea como sea, llego siempre a la misma conclusión. Me explico: tu gris inconmesurable es una inconmensurable metáfora de tu estado de ánimo, por cierto (y bien lo has dicho) un continuo "viceversa" de la vida. El fin único de esta (de la vida) es buscar la felicidad, que por supuesto es tan "viceversa" como tu gris, en otras palabras, la felicidad no es un estado que al ser alcanzado se hace perpetuo, sino que son "momentos", o lo que es lo mismo, no "somos" felices sino que "estamos" felices. Luego, es más fácil estarlo que serlo.
Uy, esto me salió así, espero que se entienda :)

Lo único que te digo es que en lugar de que los claroscuros te desconcierten, tenés que pensarlos en función del arte: para algo son y si se descubre para qué, se disfrutan en su justa medida. El arcoiris es demasiado colorinche para mi gusto, lo bueno, es que cada uno le ponga a su vida los colores que más le atraen.

Uff, la culpa la has tenido vos, Ridao, tu post es una ternura y además mueve a la reflexión.

Besos mil.

P.S.: Si voy a comparar mi obligo con el de otros, salgo perdiendo, jajajajaja

El alegre "opinador" dijo...

Por favor Sr. Ridao... Me han encantado sus apuntes. Brevedad y sabiduría todo en uno.
Un gran abrazo.

Juanma dijo...

Tras lo del blog del desasosiego poco más se me ocurre añadir.
Me ha gustado, mucho.

Abrazos, querdio mío.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Yo creo que si la vida fuese siempre de colores vivos igual no era merecedora de preocupación.
Si pienso que tienes ganado el saber discernir del color que tiene en cada momento, tú mismo lo dices, cuando te lleguen los colores mas oscuros y mates recordarás la escala del gris como testigo de mejores momentos.
Igual es que estás teniendo demasiadas vacaciones, ¿o no?
Un abrazo y que sepas que se te echa de menos en el momento que no apareces.

Alma Mateos Taborda dijo...

¡Cuánta razón tienes!Todo cambia pero lo importante es vivir a pleno cada día sin pensar en otra cosa. Escribes estupendo.¡Felicitaciones!

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Susana. Otro arcoiris para ti.

No me agobies, mangeles, que lo que causa depresión es la vuelta al cole.

Eutelia: tu comentario es lúcido a más no poder. El placer ha sido mío al visitarte.

Mismamente, José María. No hay de qué.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Te acepto el premio, Tato. No me viene nada mal...

La estética ante todo, Naranjito.

Me quedo impresionado, Liliana. Se te entiende perfectamente, y tu lucidez me asombra una vez más.

Gracias, Alegre. Otro para ti.

Abrazotes sin premio.

José Miguel Ridao dijo...

Y dale co las cursivitas, Juanma. Me vi a cagá en to... Gracias, amigo.

No sabes lo que reconforta lo que me dices, Rafael. Gracias de verdad.

Muchas gracias, Alma, y bienvenida por aquí.

abrazos de bienvenida.

L.N.J. dijo...

Me gusta esa sensibilidad que transmites.

Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, LNJ.

eutelia dijo...

Lo siento Ridao, pero, coño, disentir a veces es una urgencia, mas bien una incontinencia.

Hay un comentario de Liliana con el que no estoy de acuerdo para nada...y si fuera un detalle, bueno, me ponia la mano en la boca como he hecho otras veces...pero no!..Sucede que no creo que una pueda opinar como una cosa u como otra, vamos, que cuando opino como madre, por ejemplo, soy yo misma, cuando opino como hembra, tambien, y no se como algunas personas pueden separar el asunto (mucho menos sabria como opinar como "poeta", de pensarlo se me ponen los pelos de punta)....y lo mas principal y fundamental que quiero decir (asi mismo como lo leen) es que se puede "ser" feliz, o "ser" triste, como mismo se puede ser bruto, hijoeputa, o ciego, sin que por eso no vaya a tener uno sus momentos de lucidez, de clemencia o de clari-videncia.

Insisto, tan claro como el agua, soy una tipa feliz, esencialmente, y como yo, millones, ¿que tenemos momentos tristes?, si claro, como millones. ¿Que por eso dejamos se SER felices?, no hombre!...Ala, que es sencillisimo todo ...vivi una vez 5 años en Buenos Aires, joder, esos si que tienen habilidad para enredar/se la vida!
Dicho esto, pido disculpas, por la verborragia, pero, ha sido mi "momento" enojado del dia, despues de lo cual, regreso a ser feliz.
Un abrazo,
tania

eutelia dijo...

fe de erratas:
"como una cosa o como otra cosa"
¿tautologico?
mas abrazos
tania

José Miguel Ridao dijo...

Desde mi punto de vista es una cuestión de detalles, sutil, que no entiendo cómo te lleva a enojo. Pero bueno, como bien dices, esos enojos no empañan tu felicidad.

Un abrazo.