lunes, 21 de febrero de 2011

Apuntes (LXIII): Poesía y soledad


La soledad es el gran tema de la poesía, muy por encima del amor. El hombre, la naturaleza y el espíritu: una combinación inefable y asombrosamente fructífera.
 
~

Y, cabalmente, la poesía es un camino peligroso que suele desembocar en la soledad.

~

El silencio también es poesía.

~

No es lo mismo escribir prosa lírica que lírica prosaica. Siempre ha habido clases...

~

No es lo mismo ver un poeta solo que ver sólo un poeta. Y que le den a la RAE por donde amargan los pepinos, valga la metáfora.

~

El onanismo poético está a la orden del día. Y la masturbación, no digamos...

11 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

¿Y si la soledad desembocara a veces en la poesía?

José Miguel Ridao dijo...

También, pero ese camino se recorre muy pocas veces. Fíjate cuántos solitarios hay en el mundo, y busca entre ellos a los poetas.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Soledad, muerte, amor, muerte, soledad, amor y vuelta a empezar.

Como decía un sabio chino: no desprecies a la prosa por ser pequeña, quizás se reencarne en poesía...

Una vez busqué expresamente el pasaje de Onán y, según deduje, el buen hombre no se dedicaba a masturbarse sino a practicar el coitus interruptus porque no quería tener descendencia con la cuñada, con la que tenía que cumplir no por gusto sino porque la muerte del hermano y la costumbre lo obligaban. El texto dice algo así como: Onán derramaba en tierra para no engendrar y bla bla bla. ¿Tú qué entiendes?

¡Qué barbaridad! Pasar de la poesía a las pajas en un tris... Todo empieza por p, jajajaja.

Salu2

eres_mi_cruz dijo...

el onanismo poético no produce ceguera recíproca...
generalmente es transitiva...
vamos, que los complementos directos nos la comemos enterita... colirio y mucho bicarbonato...

José M. Martínez dijo...

Sin silencio no hay poesía...

José Miguel Ridao dijo...

Muy buena la sentencia del chino ese, Dyhego. Voy a tener que charlar más con los de las tiendas. Ya conocía la historia de Onán, por eso he hecho la distinción en ese apunte, que tú has captado muy bien.

Eso es una clase de lengua, eresmicruz, y no la que me daban a mí los curas. Por cierto, cada vez veo peor...

Pues me dejas arreglao, José María, tú tenías que ver los decibelios infantiles que soporto mientras escribo mis poemas... Pero vamos, que es una gran verdad lo que dices.

Abrazos ciegos, sordos y mudos.

Rocío dijo...

Pozí,la vida está llena de poesía,pero no creo que siempre la poesía,tenga que tener soledad,o te lleve a ella,o viceversa,onanistas si que hay muchos,Ridao,que le vamos a hacer,eso es tambien poesía de los bajos fondos,que tiene que haber de tó,pa que la vida sea un poema constante.
Un beso nada solitario.

José Miguel Ridao dijo...

Será por onanistas, Rocío...

Oro beso para ti.

José Miguel Ridao dijo...

Qué bien, me ha salido un beso de oro...

Mery dijo...

Olé tu ironía para un asunto serio.

José Miguel Ridao dijo...

La mejor medicina, Mery.