jueves, 9 de julio de 2009

Homenaje a Darío


Tesoro de juventud.

Cisnes estrangulados
y centauros aburridos
de que nadie les dirija
una mirada tan solo.
Modernidad anticuada
pero plena y eterna.
No es antiguo lo que es bello.

19 comentarios:

Capitán dijo...

Creo que Rubén Darío no está anticuado, y no sólo porque su obraa aún está viva, sino por la influencia que mantiene sobre la poesía actual.

Y si no recuerdo mal, fuiste tú quién estranguló la "juventud" prefiriendo madurez, y veo que no la recuperas en el poema de hoy, mal, muy mal.

José Miguel Ridao dijo...

Sigo prefiriendo la madurez, y la tengo estrangulada, pero eso no significa que haya que estrangular al cisne enterito, y más teniendo siglo y medio de vida, tiempo ha teniudo de madurar.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca será antiguo lo bello. Lo bello no tiene tiempo.

Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Nunca es antiguo lo que es bello...te invito a leer mi homenaje personal a
Darío
Te mando un fuerte abrazo mientras cierro las maletas:)

marisa dijo...

http://enredandopalabras.es/blog/enredandopalabras/2008/09/07/releyendo-a-ruben-dario/
Es éste, que no te lo había enviado...

José Miguel Ridao dijo...

Así es, Javier, lo bello no tiene tiempo. Fíjate en tú y yo, que parece que no pasa el tiempo por nosotros.

José Miguel Ridao dijo...

Acabo de leer tu homenaje a Darío, Marisa, y es magnífico. Profundo, sentido y detallado. Muchas gracias por el enlace.

Te deseo muy buenas vacaciones, "Sharon Stone de las Españas" ;-)

Julio dijo...

Tengo sed, mucha sed...

José Miguel Ridao dijo...

Igual que Darío, Julio. A lo mejor ése era su secreto, calmar la sed. A mí, desde luego, no me funciona. Se me quitan las ganas de escribir, y encima intento salir de los garajes por la entrada.

Rubén Darío dijo...

Cúanto honor que el insigne creador de los Ridaikus me dedique una entrada, en esta época en la que ya nadie se acuerda, apenas, de la belleza.
Gracias, amigo alajeño. El último verso podría haberlo firmado yo.

José Miguel Ridao dijo...

Qué alegría recibirle de nuevo en mi humilde cuaderno, don Rubén. Se le echa de menos en su blog, Cisnes y centauros. No es por nada, pero lo tiene usted un tanto abandonado. Entiendo que tiene justamente cien años más que yo, habrá que ver cuando yo llegue a esa edad los ánimos que tengo, pero desde aquí le animo a hacer una entradita de vez en cuando, que estamos hartos de poetastros postmodernos que sólo escriben versos desagradables. Necesitamos poemas ubérrimos y fecundos.

Le dedico un ridaiku:

que vuelva el cisne
y se harte de chochitos
para inspirarse

Mi más sincera admiración. Suyo siempre,

José Miguel Ridao.

Rubén Darío dijo...

Ya satisfice su deseo, amigo Ridao, con un apunte en mi blog. Gracias por el ridaiku. Comeré chochitos, para inspirarme mejor en futuras ocasiones.

Olga B. dijo...

Don Ruben tiene su sitio. Persiguió su forma, encontró momentos intemporales y personales. Belleza.
Lo demás, experimentos.
Te tienta el azul, Ridao, cada vez más...
Yo me retiro a Teruel este finde, pero el domingo por la noche vuelvo al ruedo al menos una vez; tengo una de esas tentaciones que ya me queman en las manos, pero voy a dejarla dormir un par de días.
Besos para tu tropa (y para ti, hombre;-)

Liliana G. dijo...

Con toda razón José Miguel "no es antiguo lo que es bello". Nada más acertado.

Los autores clásicos no necesitan publicidad, a esta altura creo que tampoco les interesaría, eran idealistas de primera y no buscadores de fama.

Cariños.

(Triste zoológico con cisnes estrangulados y centauros aburridos...)

Julio dijo...

Qué arte, Ridao

José Miguel Ridao dijo...

Corro a leer su entrada, don Rubén. Que le aprovechen los chochitos.

José Miguel Ridao dijo...

Lo malo, Liliana, es que el zoológico actual no valora a los clásicos. Aunque no necesiten publicidad, merecerían una mayor consideración.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Te he saltado, Olga; disculpa. Ya sabes que los dos colores que me tientan son el marrón y el azul. Últimamente, cada vez que tiro de la cadena el azul triunfa; me debo de estar amariconando.

Besos también para ti y tu tropa poética y rugbylárica.

José Miguel Ridao dijo...

Pos anda que tú con las tertulias, Julio...