sábado, 25 de diciembre de 2010

El príncipe de la paz


Dicen que hace un día nació un niño, no un niño cualquiera, ni de nadie, sino de todos nosotros. Dicen que él guiará nuestros pasos, y que alabaremos su nombre. Dicen que ese niño es nuestro Dios, nuestro padre. Dicen que ese niño, entre muchos otros regalos, nos trae la paz.

Yo no sé qué creer, nunca sé qué creer, pero si ése es su regalo, si en verdad es el Príncipe de la Paz, creeré tan fuerte que se me oirá en toda la Tierra.



For unto us a Child is born,
unto us a Son is given,
and the government
shall be upon His shoulder;
and His name shall be called
Wonderful, Counsellor,
the Mighty God,
the Everlasting Father,
the Prince of Peace.

Porque un Niño ha nacido entre nosotros,
un Hijo se nos ha dado,
y llevará sobre sus hombros
nuestro destino;
y aclamaremos Su nombre:
Admirable, Consejero,
el Dios Todopoderoso,
el Padre Eterno,
el Príncipe de la Paz.

17 comentarios:

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Me cuelo por aquí para desearte también a ti y a los tuyos felicidad en estos días de navidad y de despedida y recibimiento de un nuevo año, sumido como el anterior en la crisis que tanto daño hace.

No sabes qué pensar porque no es fácil en un tema como ese; la fe mueve montañas, dicen, y con fe o sin ella todos deseamos la paz y lo gritamos bien alto para que se nos oiga, pero al mismo tiempo, por lo menos quien esto escribe,deseamos algo más de justicia social, unas cuantas desigualdades menos y que los que sufren y los que pierden no sean siempre los mismos.

Ya veremos lo que dura la vida en la red, José Miguel, ya veremos...

Un abrazo, Javier.

José Miguel Ridao dijo...

Ya veremos, Javier, pero de momento aquí está y la usamos, y la compartimos, y hace que te sienta como amigo a pesar de no conocerte. Seamos optimistas, y así somos felices por unos días, y quién sabe si todo esto tiene solución, después de todo. Por nosotros no va a quedar.

Brindo contigo en la red.

Liliana G. dijo...

¡Aquí estoy nuevamente!

No importa qué es lo que creamos, lo importante es que creamos en algo que nos gratifique y nos una, y en esta oportunidad un Niño nos ha unido para beneplácito de quien en Él crea y de quién no también.

Maravillosa música, de verdad.

FELIZ NAVIDAD, JOSÉ MIGUEL, Y FELIZ AÑO NUEVO. QUE EL ÉXITO, EL AMOR Y LA FELICIDAD, HAGAN TUYOS SUS MOMENTOS.

Con todo cariño. Un besote bien grande.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Feliz Navidad, querido tocayo, que tu esperanza sea cierta.

mangeles dijo...

Ese niño que todos somos...ese niño que tenemos en el corazón...ese por el que tenemos que luchar día a día para hacerlo realidad...ante un mundo que nos dice que no...que lo que es verdad y vale son otras cosas.

Tienes mucha suerte amigo RIDAO, porque tienes 4 niños que te hacen creer en ese niño ser humano bueno....que todos somos...o debemos esforzarnos en ser...cada día.

BESOSSSSSS A REPARTIR

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Igual es verdad que no crees, pero en tu segundo párrafo hay mucha más esperanza que en los escritos de muchos eruditos del cristianismo.
Felices Pascuas, un abrazo

soylapaqui.com dijo...

Feliz Navidad,Ridao espero que no te pase lo que a mi que ya he engordado 3 kilos,y sigo esta noche de comilona,no puee se.

Las hojas del roble dijo...

Fermoso, Ridao

Un abrazo

Cita dijo...

Eso dicen, ¿Verdad? Y ese niño a que colegio va?

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, querida Liliana. Qué Navidad más distinta la tuya, a 40º. Te deseo lo mejor, en lo personal, en lo literario y en lo laboral, por este orden.

Igualmente, tocayo. Soñar es gratis, como esperar.

Es verdad que tengo mucha suerte, mangeles, lo pienso a menudo, sobre todo en los males momentos. Felices fiestas.

Gracias, Rafael. Qué importante es la esperanza, pero creo que la fe se asocia mucho con ella.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Algo parecido me pasa, Paqui, pero me da igual. Eso sí, no pienso apuntarme a un gimnasio. Feliz Navidad.

Gracias, Julio. Tiempo ha que no nos vemos. Felices fiestas.

Acaba de nacer, Cita, no agobies a los Padres. Además, tengo entendido que quieren educarle en casa. ¡Se Les va a caer el pelo!

Abrazos festivos.

Ramón Simón dijo...

No te preocupes, José Muguel, en creer o no creer, para eso estamos los demás para creer por ti. Será por creer.

Feliz Navidad,

una brazo muuu grande

José Miguel Ridao dijo...

Igualmente, Ramón, y enhorabuena de nuevo por tus granitos (o granotes) en Los Niños.

Rocío dijo...

Feliz Navidad,Ridao.
Un beso pascuero.

Mery dijo...

Qué preciosidad de música y letra has elegido para hablar del príncipe de la paz.

Por cierto, el día 25 asistí a una especie de "milagro" y no sé por qué, me dije: obra del Niño Jesús.
Pero, como tu, en realidad no sé qué creer, aunque quiero creer.

Un abrazo navideño y felíz

José Miguel Ridao dijo...

Igualmente, Rocío. Y dentro de nada Feliz Año Nuevo.

Gracias, Mery. Oye, qué suerte eso del milagro. Yo nunca he visto ninguno.

Dos besos.

Mery dijo...

Bueno, ya te digo, quiero, pero no sé qué creer.
La eterna lucha entre razón y corazón...
Mientras tanto sigamos con la Felíz Navidad
Un abrazo