jueves, 16 de diciembre de 2010

Shop of shops


Descubro hoy en el blog de
Enrique García Máiquez un vídeo que me hace vibrar de emoción.



Qué mejor lugar que un centro comercial lleno de gente para que estallen luminosos los sones del Mesías de Haendel. La primera reacción de la gente es de sorpresa; luego, a medida que se van incorporando nuevas voces, la sorpresa torna en emoción, y los que pueden, que no son pocos, se unen al coro y cantan exultantes al Rey de Reyes, al Señor de Señores, a la Navidad o a lo que cada uno de ellos entienda por jubiloso y alegre. Cualquier excusa es buena para entonar el Aleluya y proseguir con las compras imbuidos por un espíritu solidario y festivo, gastando dinero en felicidad.

12 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Gracias por continuar la cadena. Es otra manera de cantar a Haendel. Y qué envidia lo bien que enlazas los youtubes.

Abrazo.

Juanma dijo...

¡¡Alucinante!! Puestos a ser envidiosos, qué envidia no haber estado allí.

Abrazos y aleluyas, querdio R.

J.

Mery dijo...

Corro a dejar el enlace como una cadena de Felicidad y Gracia.

Un beso, muy agradecida también

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, con la emoción he puesto una hache intercalada en "exultante", corregido está.

Gracias a ti, Enrique. Es fácil enlazar los youtubes. Sólo hay que marcar en la pestaña que pone insertar, copiar el código y pegar luego en tu escritorio en modo html. En el que tú enlazaste no aparecía la opción de insertar, pero trasteando un poco encontré el vídeo original, que lo han visto ya veintiun millones y medio de personas. ¡Casi cadena perpetua!

Es verdad, J. El genio que lo hizo posible es J.F.H.

Otro beso, Mery. Alarguemos la cadena. Es el poder de Internet, en este caso para bien.

Abrazos.

Fernando Moral dijo...

Emocionante. No sé si es que estoy fácil, pero me ha tocado la fibra el puñetero vídeo de los... sajones.

José Miguel Ridao dijo...

Estamos fáciles, Fernando. Es el espíritu mercurial, que tiene el peligro del amariconamiento, con perdón.

soylapaqui.com dijo...

Que bonito Ridao,si yo llego a estar en ese centro comercial,y oigo el aleluya,me c......,que emocionante.Gracias por esta música que nos pones.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Paqui. Igualito que el waka waka...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Emocionante, muy emocionante, en efecto. Gracias a Enrique y a ti. Abrazos.

Alejandro dijo...

Muy bonito, pero a mí es difícil que me pillen cominedo en un sitio como ese. No he podido contarlos, pero creo que había más gente de pie que sentada.

Aleluya, aleluya... cada uno con la suya.

Ramón Simón dijo...

Hermoso,

se queda uno sin palabras,
sin comentario,


un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Otro abrazo para ti, Juan Antonio, y felicidades de nuevo.

Álex: ... y con la tuya, que es más zambulla (así se hablaba antes en los colegios de curas, ¿verdad?).

Callar, ver y escuchar, Ramón.

Abrazos zambulleros.