sábado, 21 de abril de 2012

Mariconadas idiomáticas


1. Llamar al inglés "La lengua de Shakespeare".

2. Hablar a los perros en alemán.

3. Llamar Aachen a Aquisgrán, Lleida a Lérida, Donosti a San Sebastián, Ondarribia a Fuenterrabía, Ourense a Orense, etc., cuando nadie llama London a Londres, Санкт-Петербург a San Petersburgo, 北京 a Pekín, دمشق a Damasco, 東京都 a Tokio, y no sigo...

4. Decir que se dominan cinco idiomas cuando se manejan unas doscientas palabras del vernáculo, la mitad de ellas tacos.

5. Llamar al español "castellano", por mucho que diga la Constitución.

6. Cuando nos dirigimos en español a un catalán, hacer éste como que no entiende nuestra lengua.

7. Llamar euskera al vascuence.

8. Que un individuo o individua de nacionalidad japonesa grite ole, arsa, toma ya, y exclamaciones de ese tipo.

9. Afirmar que el francés es "el idioma del amor". A cualquier cosa la llaman amor...

10. Cuando no se tiene ni puta idea de un idioma y llega un extranjero y nos pregunta, responder a voces en español con la esperanza de que así se entere.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Alguna vez te has encontrado a algún catalán que finja no entenderte cuabdo le hablas en castellano?
¿Ha sido en Lleida o en Girona?
¿No será que le has hablado en Euskera y por eso no te ha entendido?

Anda, vete a malmeter a otra parte...

Carles

Jesús Díaz Palma dijo...

La 5 y la 10... Mu buenas, Ridao.

Anónimo, a mí si que me ocurrió, en Vía Layetana, que un catalán me habló en su idioma y, al yo decirle que no lo entendía el tío ni caso, seguía...

Así que Ridao no iba mu desencaminao.

Saludos andalucenses.

Ole!!!

Er Tato dijo...

Seguramente si te fueras a malmeter a otra parte, como te aconsejan por ahi arriba, te dirían que te fueras a tu casa. Cuando lo haces en tu casa, te dicen que te vayas a otra parte. El caso es malmeter... Con lo divertido que es meterla bien.

¡Un abrazo coño!

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
La palabra es la más peligrosa de las armas.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

A Carles, varias cosas: entiendo que no te gusta que te llamen Carlos, como a un inglés que se llama James no le gustará que le llamen Jaime. Para los topónimos lo veo distinto: si en español se dice Gerona no veo por qué tenemos que decir Girona al hablar en esta lengua, no se hace para ofender. Lo del fingimiento me ha pasado en Francia con el francés y en Lérida con el catalán. En este último caso tengo serias sospechas de que el nivel de castellano era bajísimo, quizá por eso no quisieron responderme en esa lengua. En cuanto al malmeter, tengo por costumbre hacerlo de vez en cuando, sin ánimo de ofender hasta el punto en que tú te has ofendido. Eso sí, me cuido mucho de hacerlo en casa ajena, por no resultar faltón.

Jesús: la diez se da mucho en andalucía, por eso nos sorprende cuando abordamos a alguien en español, digamos en Francia, y nos mira con desprecio.

Tato: lo suyo es "bienmeterla".

Dyjego: eso es "asín". Hay un ensayo de Kovacsics, "Guerra y lenguaje", muy ilustrativo al respecto.

Abrazos bienmetidos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

En absoluto desacuerdo con la 8. Recuerda, en la anécdota de Chano en que cuenta lo del "Chano Lobato" japones, y dice que en el tablao había camareros que decían "ole" y se volvía creyendo que era un flamenco de Cai de lo bien que lo decían.
Varias veces en Barcelona me ha pasado lo que dices de mirarte con cara extraña. También es cierto que la pronunciación y bocalización no es mi fuerte, pero...
Saludos

Fernando Moral dijo...

Como filólogo, te doy un dato curioso en cuanto a lo de Lleida, Girona, etc.: Históricamente solo los nombres de las poblaciones con trascendencia internacional se tradujeron a otros idiomas. Un poné: Sevilla es Seville en inglés mientras que Madrid y Barcelona son Madrid y Barcelona (ejem, ejem). Con esto quiero decir que evitar que los extranjeros usen su propio término para nombrar una ciudad tuya es de catetos. Filológicamente hablando, para un ilerdense tiene mayor caché que un español diga Lérida que Lleida.

Un abrazo bienmetido, digo, biendado.

mangeles dijo...

Muy interesante...pero tú dile a uno de León que lo que él habla es "español"...y verás la cara que te pone el "castellano"

Besos

Anónimo dijo...

El tema es un poco cansino. No creo a ninguno de los que decís que os han mirado mal por hablar en castellano, por mucho que se siga mintiendo, esa mentira no se convertirá en verdad. Dejad por favor a los catalanes tranquilos; aquí se habla más el castellano que el catalán y no se mira mal a nadie.
Dejad de creer todo lo que leéis o escucháis, somos mucho más normales de lo que parece.
En cuanto a los topónimos, recuerdo que el catalán es una lengua española, como el castellano, el euskera o el gallego, y que 'Girona' y 'Lleida' están aceptados así, no veo el problema que tenéis a llamarlas así...
En fin, hay cierto odio hacia catalanes y vascos (y a sus lenguas) desde muchos sectores de la sociedad española y eso es difícil de cambiar.
Un saludo a tod@s, incluso a quién me tacha de cateto...
Carles

José Miguel Ridao dijo...

Es verdad, Rafael, eso decía Chano, pero también decía que cuando se ponían a cantar había que salir corriendo, me lo imagino en Tokio con la compañía, la que liarían.

No sabía ese dato, Fernando. Ahora que traes el gentilicio, ilerdense me parece muy elegante, yo creo, aunque eso hay que vivirlo, que si yo fuera de allí y un sevillano me llamara ilerdense no me molestaría, aunque también depende del tono, o si te pega unas collejitas mientras lo dice, que por aquí somos muy capaces.

Mangeles: no sabía de ese sentimiento en León. Entonces en Valladolid como lean esta entrada me lapidan.

Carles: a mí el tema no me resulta cansino, porque la verdad es que no tengo muchas ocasiones de discutirlo, no tengo mucho trato con catalanes, por desgracia (en serio), y aunque a mí me ha pasado entiendo que es esporádico, no tengo por qué dejar de creerte. Los prejuicios son nefastos, pero no sólo los hay con los catalanes; también como los andaluces, no sé si más. Lo del topónimo, sin embargo, de verdad que no lo entiendo: ¿Por qué os molestáis si digo Lérida? Si hablara en catalán diría Lleida, ¿no? No me molesta decir Lleida, lo que me molesta es que a vosotros os moleste que yo diga Lérida. No creo que sea para tanto. Por otro lado, me felicito de que tratemos un tema tan sensible con una cierta educación, a pesar del inicio.

Abrazos.

Fernando Moral dijo...

Se me ocurre una oncena mariconada: cuando pides aceitunas en un bar y al ponértelas te dice el camarero Las olivas.

Oye, Carlas, tienes cierto tufillo a albero mezclado con manzanilla...

Abrazos perspicaces.

Mery dijo...

Por seguir con el tema, es que si estas hablando en castellano, lo suyo y correcto es decir Lérida. Igual que si vas a Fuenterrabia y no hablas vasco (para ellos es Ondarribia). No es correcto lo que no es correcto.
Parezco una profesora ;-)
Un abrazo

Muñoz Escasso dijo...

Yo creo que Carles ha sido víctima de sus prejuicios, (o de los nuestros).Creo, amigo catalán, que conociendo al ponente y al Blogg, no ha habido un ánimo de entablar ni promover un debate de los archicansinos esos que a mi me encantan.El Ridao suele meterse en el fango lo justo y en todo caso hasta los tobillos, como hacían las señoritas en el mar .
Lo suyo es mosquear a los cursis y cretinos más que a los nacionalistas periféricos, o a los periféricos no nacionalistas.
A mi, que si me van esos debates de topicazos, de lugares comunes,(que dicen los gilipoyas), de furgol,(RIDAO TE JODES, LA LIGA ES NUESTRA), de feministos y de nacionalistos, te puedo facilitar un par de blogs para que intercambiemos golpes...Pero me temo que no. Yo creo que Carles también es fino estilista como el Ridao.
Un abrazo a todos.

RIDAO BACALAO dijo...

Una de las características de los nacionalistas (y nazionalistos), Carlitos, es ir de víctimas por la vida y no estar nunca contento con nada. Por lo que conviene aplicar la máxima ( que creo es de Marías) de "no intentar contentar a quien nunca va a estar contento" .
Por lo tanto, Carlitos, que te folle un pez ( no todos semos tan finolis, argunos cemo mu bruto, picha ).

José Miguel Ridao dijo...

¡Ojú, qué nivel! Escasso, dime dónde está ese blog, que yo no me mojo pero me encantan las peleas esas de las tías metidas en el barro.

la lección de Mery impecable.

Confirmado: lo de aceitunas es una mariconada más gorda que las gordales.

Abrazos melindrosos.