sábado, 3 de abril de 2010

Blog vs. Bloc

Son muchas las diferencias entre este cuaderno electrónico denominado blog y el cuaderno tradicional de papel. Aunque se ha escrito mucho sobre el particular intentaré dejar aquí mis impresiones, esperando aportar algo nuevo.

1. El blog es una herramienta de publicación, y esto constituye quizá su mayor atractivo. En el momento en que se cuelga una entrada ésta queda en la red a disposición de quien quiera leerla en una transacción directa escritor-lector, sin necesidad de usar un intermediario como es el editor. Por su parte, el cuaderno sólo sirve para quien lo escribe, que si quiere publicarlo debe encontrar editor. Gracias a esto el blog supone un fuerte aliciente para escribir, mientras que muchas veces da pereza escribir en un cuaderno. Hay que tener en cuenta que la publicación en un blog es efímera, pues una entada “tapa” a la anterior. Aunque siempre se puede acudir a entadas antiguas es raro que se haga.

2. El blog es interactivo; permite comentarios. Esta peculiaridad es quizá la mayor diferencia entre el blog y el cuaderno tradicional.

3. El cuaderno es íntimo y privado, mientras que el blog queda expuesto, por lo que no tiene ese carácter. Eso condiciona mucho a la hora de escribir, pues no es lo mismo hacerlo para uno mismo, donde no hay restricciones, que para un público más o menos amplio pero en todo caso anónimo. Así, muchos escritos de carácter íntimo nunca verán la luz en un blog, aunque sí los privados -no hay que confundir intimidad con privacidad, pues la segunda es susceptible de ser compartida, a diferencia de la primera (mi blog es un ejemplo claro de esto)-. Una manera de combatir esta limitación del blog es el uso de seudónimos, que está muy generalizado.

4. En un cuaderno se escribe cuando a uno le apetece, mientras que cuando se cuelga una entrada en el blog se suele escoger el momento teniendo en cuenta aspectos como la posible audiencia que tendrá la entrada, la época del año en que se escribe, la frecuencia de publicación, etc. Por ejemplo, en tiempo de vacaciones o en fines de semana las visitas a los blogs bajan, por lo que muchos autores se guardan sus mejores entradas para cuando haya más lectores (aquí estoy yo colgando este rollo en Sábado Santo). Hablando de la Semana Santa, en esta época se suelen hacer muchas entradas relacionadas con esta celebración, y parece que no cuadra demasiado una entrada, digamos, humorística. También sucede que no es conveniente publicar, digamos, cinco entradas en el mismo día, porque se perderían lectores, mientras que en un cuaderno se puede escribir cuanto se quiera de una vez. Por supuesto que hay quien no presta atención a estas cosas y cuelga lo que quiere cuando le apetece, pero no es lo más normal.

5. Generalmente las entradas de un blog deben ser breves (yo ya me estoy pasando), debido al sistema de lectura que se suele utilizar, generalmente muy rápido. En un cuaderno se puede escribir si se quiere una novela entera (que conste que hay novelas escritas en blogs, pero no es el mejor medio para publicarlas).

También existen conexiones evidentes entre ambos medios:

1. Gracias a la herramienta de borrador que tienen los blogs éstos se convierten prácticamente en un cuaderno, y después se publica en el momento que se considere oportuno.

2. En muchos casos no se escribe directamente en el blog, sino que se hace a mano en un cuaderno que luego se pasa al blog.

Y seguro que me dejo muchas cosas en el tintero, pero aprovecho las ventajas de la interactividad para que seáis vosotros quienes las apuntéis.

15 comentarios:

mangeles dijo...

Interesante reflexión. Una como suele escribir, y utiliza el blog para leer a otros y comunicarse,,,pues...

Pero, a mí eso de "los borradores" del blog, no me sirve.Porque si guardo hoy un borrador, y luego publico otra cosa, y al día siguiente lo guardado en borrador...pues sale detrás, es decir me sale en el día que lo guardé...no en la fecha que lo edito...y queda atrás....

Besos

MAROCHA dijo...

Para mi, la gran ventaja del blog es que se escribe, prácticamente, a la misma velocidad que se piensa y aunque luego hagas tus correcciones, todo queda plasmado sin perderse nada por el camino.

Un saludo

El alegre "opinador" dijo...

Yo llevaba años sin escribir... Hace años lo hacía mucho en papel, pero se me pasó la fiebre porque era escribir para mí. El hecho de abrir un blog me ha vuelto a animar y, personalmente, me ha venido muy bien, porque escribir (publiques o no) te hace salir de ti mismo y eso es positivo.
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

José Miguel, comparto plenamente tus conceptos entre ambas formas de escribir, eso sí, ahora me entero de que soy "poco normal" (cuelgo lo que quiero, cuando quiero, jajajaja)

Personalmente, siempre escribo en borrador, o en el Word o en el papel. Es que si la inspiración me viene, por ejemplo, en un autobús, es imposible que saque el portátil y me ponga a escribir, además, la hoja en blanco sigue siendo mi principal aliada...

Besazos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

¿Crees que la gente lee menos los blogs el fin de semana? Interesante reflexión.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Eso tiene arreglo, mangeles: al editar cambia a mano la fecha y pon la actual. Es como si coges una hoja de un bloc de anillas y la pones la primera.

Es interesante tu reflexión, Marocha. Eso podría hacerse también en un cuaderno, pero es verdad que el blog tiene como más inmediatez, un paso más rápido entre lo escrito y lo pensado.

Te doy toda la razón, Alegre. A mí me pasa lo mismo.

Liliana: tu anormalidad es envidiable.

No es que lo crea, tocayo, es que lo tengo comprobado: los sábados y los domingos son invariablemente los días que recibo menos visitas. ¿Será que usamos el blog para escaquearnos de nuestras obligaciones laborales?... ¿o para procrastinar?

Abrazos bloguísticos.

Bea dijo...

Escribir en un blog debe ser una tarea dificil y a la vez hay que tener mucha imaginación tiempo ganas ,yo no serviría para ello pero agradezco a quien escribe,de vez en cuándo me gusta opinar,espero ser bien recibida por aquí soy un poco pija,ja,ja,ja.

Máster en Nubes dijo...

Huy, JM, no estoy de acuerdo en casi nada, salvo que la gente entre menos en fin de semana y sea por el escaqueo laboral que supone el blog ;-)

1. El blog evita el tener que buscar un editor -y que te publiquen, que no es fácil- ... y también el tiempo que lleva desde que escribes hasta publicar en papel. También el precio que se paga por un texto en papel. Lo del tiempo es algo bueno pero también peligroso (se puede pulir menos y otros temas que no entro), lo del dinero ... favorece que gente que jamás compraría un libro de alguien que no conoce... zas... empiece a leer a alguien y le guste...y al que escribe, por cierto, que descubra que tiene lectores, potenciales al menos (otra cosa es si pagarían por un texto del bloguero, que es algo muy diferente).
En cualquier caso me parece, o al menos es mi experiencia, que si te gusta escribir lo haces hasta en los manteles y en las servilletas, el blog a veces solo sirve para acrecentar algo que existía antes y para hacerte escribir más en tu cuaderno off line o en el procesador de textos sin que lo vean. Y desde luego yo sí que leo entradas pasadas de mucha gente, no me gusta hacerme una idea de alguien solo por lo que dice un día, y a mí me interesan muchas cosas de mucha gente: solo si indagas qué dicen más allá de lo reciente, sobre qué escriben y qué registros tienen ... te enteras. Si no, la entrada de un día es insuficiente, no sé, para mí al menos, demasiado curiosa a veces ;-)
2. Los comentarios son solamente una opción, me parece. No son una obligación. Tanto que te los hagan como hacerlos. Puedes no tener comentarios: hay blogueros que no los tienen. Otros los tienen moderados o solo para registrados. Yo estoy en varios blogs que ni los permiten siquiera. O que tienen 1 y 2 y sus autores pasan de ellos habitualmente, ni te contestan. Todo respetable y con sus razones.

3. Escribir te hace vulnerable en general a un amplio número de cosas, hacerlo en abierto con gente que no sabes quién es... triplemente para ti y para quienes te rodean. En mi caso pongo iniciales desde hace tiempo o pido permiso si es el nombre entero, metí la pata sin darme cuenta un día y me lo dijeron.

4. Lo que menos estoy de acuerdo. Yo escribo cuando tengo tiempo y ganas. Ganas suelo tener muchas, tiempo un poco menos de lo que quisiera. Pero NUNCA JAMÁS en función de una audiencia, la que sea. Puedo hacer 1 entrada diaria o 4, 3 en la semana o 7 o 20, me es indiferente, totalmente. No me impone ni el ritmo o la frecuencia, ni el tema, ni la longitud ;-) nada ni nadie, espero en mi propio blog, otra cosa es si me piden un artículo o un cuento, ahí tengo que ajustarme... La escritura, o es mi caso al menos, es antes que la lectura, escribir es antes de que te lean. Y yo desde luego, agradeciendo la lectura bloguera tanto de 1 como de 40 -a un 1 constante se le agradece muchísimo-, llevo el motor dentro, no fuera, en el blog y en lo que no es el blog. Esa es otra: el blog no es un sustituto de la escritura fuera del blog, me parece que es una herramienta más para el que escribe y le gusta hacerlo, creo.

5. O no. Depende de lo que cuentes y de lo que te pida el texto, la historia, lo que sea. Es cierto que es incómodo leer cosas largas en un blog a veces, pero tengo la sensación de que hay gente que lee cosas largas y hasta las comenta. Yo veo blogs con entradas larguísimas ¡que se leen!

En fin, yo en lo único que pienso cuando escribo aquí o fuera es en hacerlo bien, siempre lo mejor que yo pueda y sepa, ahí si me afano como una bestia, 1 solo lector o tú solamente se merece que te lo curres a muerte, en ese sentido pienso en la "audiencia", pero en el resto -si te leen, la frecuencia, la longitud,etc- la verdad es que no.

José Miguel Ridao dijo...

Aquí puedes opinar cuando quieras, Bea, y si eres pija pues mejor, más variedad, aunque ya hay por aquí alguno que otro, no creas.

Menuda retahíla, Aurora. Has ilustrado perfectamente el punto 2. Me gustan las discrepancias, así se aprende. En el punto 1 estamos de acuerdo básicamente, pero reconocerás que la inmensa mayoría no lee entradas antiguas. En cuanto a los comentarios, es verdad que hay muchas opciones y cada cual hará lo que quiera, pero son un hecho diferenciador entre el blog y el bloc, y en mi opinión son muy enriquecedores. En el 3 no me quitas la razón. El 4 es polémico, lo reconozco, pero creo que en mayor o menor medida se piensa en la audiencia. Hay un ejemplo claro: nadie publica una entrada y a los dos minutos otra. ¿Por qué? Porque la primera no la leería nadie. Por último, ya hemos hablado antes de la extensión de las entradas, jeje. Lo que sí observo es que hay un alto porcentaje de entradas cortas, y esto se debe a las características del formato.

Hoy hemos currado, Aurora. Un beso, y otro para ti, Bea.

Las hojas del roble dijo...

Conclusión: tu blog es un bloc...
Un abrazo, Ridao

veridiana dijo...

¡¡Uf!! Hay gente tan "chapas"...

José Miguel Ridao dijo...

Pues no había caído, Julio.

Esoy desactualizado y acarrozado, Veridiana. No sé lo que significa "chapas".

Abrazos chaposos.

Alejandro dijo...

Te veo pollicorto, Ridao.

Un abrazo.

Cita dijo...

Mi comentario va a ser de aburrida simpleza. Cada cosa en su momento y su lugar. Yo no podria decidirme entre uno o otro con claridad.

Un beso

Cita

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Álex, de vez en cuando hay que encogerla, para que recupere fuerzas.

Pues tienes mucha razón, Cita. Yo sigo usando el bloc.

Abrazos.