miércoles, 7 de abril de 2010

Resaca

Parece mentira cómo en los últimos tiempos se han ido perdiendo valores como la disciplina, el esfuerzo y la responsabilidad. Hoy en día muchos se creen que tienen derecho a todo sin tener que hacer nada a cambio. En parte se debe el Estado de Bienestar, que da a los ciudadanos una protección tan grande que cuando vienen mal dadas todos miran a papá Estado para que resuelva sus problemas, como si ellos no tuvieran que dar un paso adelante. También influye, y mucho, el grado de acomodo a que se ha llegado en los países opulentos como el nuestro, donde los padres protegen a sus hijos por encima de todo, tratando de que no pasen por las mismas dificultades que ellos cuando eran jóvenes, sin caer en la cuenta de que la superación de dificultades es esencial para el desarrollo y la educación de una persona.

En el ámbito de la educación se ve perfectamente este fenómeno. Contaré una anécdota que me ocurrió ayer mientras daba clases en segundo de bachillerato (el último curso antes de la universidad) en el nocturno, donde la media de edad de los alumnos supera los veinte años. Estábamos fijando la fecha de los exámenes para la última evaluación, y habíamos acordado un miércoles para uno de ellos. Una alumna levantó la mano y dijo:

- ¿No podría ser el jueves?

- ¿Por qué, tienes algún problema?

- Es que es la feria de mi pueblo.

- Pero la feria empieza el jueves precisamente, ¿no?

- No, la feria es la semana anterior.

- ¿¿Entonces, por qué te viene mal el miércoles siguiente??

- Pues claro: la feria termina en domingo, el lunes es la resaca, y si el exámen es el miércoles sólo tengo dos días para estudiar. Necesito al menos tres.

Os aseguro que es totalmente verídico; hablamos de una joven de veintitantos años.

10 comentarios:

bea dijo...

Con más de 20 años esa chica a tenía que saber y asumir , que si sale,y vá a tener resaca ,y a la vez está con examenes,ale que no salga,y si sale que noo beba,es cierto la gente joven de ahora lleva todo para adelante,y cuidado de decirles algo que te plantan cara,claro que la culpa no es de ellos,es de sus padres que permiten todo,lo peor es que a la vez ellos creen que así sus hijos son más felices,realmente yo a una hija así que antepone una resaca a un examen , la ponía a fregar escaleras 8 horas,veríamo queganas tenía de salir a beber el día anterior,a los hijos se les educa con ejemplos sencillos.

mangeles dijo...

Previsora, clara y directa...

Si estabais acordando la fecha ¡ahh¡ se siente...cada uno busca la que le interesa...aunque sea por motivos tan peregrinos...

¿y que pasó? ¿los compañeros permitieron el cambio?

Besosss

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Un psicopedagogo quizás te diría que te ve poco sensible a la motivación y las necesidades del alumnado. Yo, te doy toda la razón.
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Es increíble la soltura con que se despachó "la niña", aquí el Estado eras vos y eras quien debía ofrecerle el "bienestar" :)
Imaginate que cada uno de tus alumnos te pidiera cambiar de fecha por diferentes razones, uno porque debe salir con su novia, otro porque festajará el cumpleaños de su mascota, otro porque no quiere perderse su recital de rock... ¡Mi Dios! Estos chicos deliran.
Hubiera pagado por ver tu cara, para colmo, sin poder explayarte a lo Ridao, jajajaja

Besos.

Paco Gómez Escribano dijo...

No me sorprende. Mis alumnos van en la misma línea. Si yo le digo eso a un profesor cuando yo estudiaba, primero, toda la clase se hubiera descojonado; segundo, el profesor habría creído que le vacilaba y me habría dado un bofetón que aún estaría dando vueltas.

Las hojas del roble dijo...

Anda que no tiene cara el nota...

Dyhego dijo...

Cosas veredes...

Alejandro dijo...

Qué me vas a contar a mí, campeón.

José Miguel Ridao dijo...

Bea, lo malo es que se negaría en redondo a fregar escaleras, y encima a los padres no se les ocurriría. Mala solución veo si los padres no educan desde pequeñitos.

Pues no, mangeles, se ve que al resto de la clase no le convencieron sus argumentos.

Menos mal, tocayo. Lo malo es que empiezan a llegar compañeros logsianos con el coco comido y criados en la cultura del no-esfuerzo.

Ya estoy acostumbrado, Liliana. Por desgracia mi capacidad de sorpresa es nula a estas alturas. Al menos me explayo en el blog.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

¡Cómo han cambiado los tiempos, Paco! A peor, a pesar de los bofetones.

"La" nota, Julio. Más que er Chaves.

Y las que nos quedan por "veder", Dyhego.

Creo que yo veo cosas peores, Álex.

Más abrazos.