jueves, 24 de septiembre de 2009

Busca


Yo busco un pentagrama

donde encerrar mis versos
y así hacer que suenen más que hablen,
que sientan más que piensen,
que vuelen alto y después caigan,
que rompan moldes, abran bocas,
canten, rían, lloren,
y si fuera necesario
mueran más que vivan.

Yo busco una música callada,
un silencio entre dos notas,
un vacío que llene,
una frase que no diga nada
pero lo diga todo,
una espada hecha de letras,
una lanza de palabras,
una palabra lanzada
hacia tu rostro,
hacia tu sexo,
hacia tu entraña.

Yo busco todo eso
y un día lo encontraré,
y ya nunca más importará
de lo que hablen mis poemas.

15 comentarios:

Alejandro Muñoz dijo...

Preciosos versos, José Miguel.
Sutileza y discrección hechas poesía.

Juanma dijo...

El poema es emocionante, José Miguel. Y me da a mí que muy sincero.
Yo creo que debo desearte que no encuentres lo que buscas. Porque ahí, en la búsqueda, está la vida. Al final, es como la discusión preguntar/responder. Qué sucede si encuentras la respuesta definitiva.
Vivir buscando todo lo que aquí cuentas es hacer que la vida merezca la pena, que tenga un sentido.

Un fuerte abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Bonita búsqueda, vaya que sí.
Gracias por la dirección de Alájar. Póximamente tenemos planeado visitar Córdoba. A ver si en otra oportunidad podemos bajar, bajar y llegar por lo menos hasta su pueblo.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Álex. Te has ganado una invitación de fin de semana a Alájar.

Muy aguda tu apreciación, Juanma. La busca es el estado ideal, pero si no tengo el convencimiento de encontrar algo dejaré de buscar. En el fondo me engaño a mí mismo. Tenemos un jamón pendiente...

Gracias, Dyhego, y ya sabes dónde encontrarme, según llegas a Córdoba, más abajo y a la izquierda.

Abrazos.

Ángeles dijo...

Precioso, Sr. Ridao, con el corazón encogido.
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Ángeles. Este poema debe mucho a algo que tú me dijiste y a una entrada de Javier Quiñones: "Lasciate ogni speranza".

Un abrazo agradecido.

Capitán dijo...

Parece que parte de lo que buscas lo vas encontrando, pero me temo que aunque encuentres, nunca podrãs dejar de buscarlo.

Seguro que no.

Abrazos

marisa dijo...

La poesía, como la vida, es búsqueda, encuentro y , a veces, reencuentro. Conocimiento y revelación,evocación y emoción. De la lucha contra la inefabilidad del sentimiento nace la palabra poética.
Tu poema de hoy me ha hecho reflexionar, Jose Miguel, y eso también lo consigue la poesía.

Liliana G. dijo...

Ya lo has encontrado José Miguel, sin lugar a dudas tus versos encierran lo que tu corazón anhela, porque sólo con anhelarlo se hacen música y silencios.

Un besazo.

PS: "una espada hecha de letras," interesante coincidencia, he usado la misma metáfora en un poema mío...

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Acabo de echarle un vistazo al "gúgueljer" y he podido ver que Alájar es un pueblo precioso. Había oido hablar de la Sierra de Aracena.
Por cierto, una pregunta que siempre he querido hacer y nunca he podido y que ahora me viene a las mientes: ¿dónde lleva acento Alcalá de Guadaira, en la a o en la i? Porque a veces oyes por la tele Guadáira y otras Guadaíra.
(¡qué preguntas más tontas hago! pero en fin, otro día te preguntaré por las teorías ésas kenianas que tanto te gustan...)

José Miguel Ridao dijo...

Mejor así, Capitán, sería un buen síntoma.

Muy bonitas tus palabras sobre la poesía, Marisa. Respecto a lo último que dices, no tengo claro que sea una buena cosa que la poesía haga reflexionar. Creo que la forma debería superar al fondo.

Muchas gracias, Liliana. Y parece que estamos en sintonía, ¿eh? Un día de estos nos hermana Mr. Google...

Curiosamente, Dyhego, hace pocos años hubo una campaña institucional para poner el acento, pues lo correcto era Guadaira pero todo el mundo pronunciaba Guadaíra. Hoy día se aceptan ambas formas, aunque nunca he visto a nadie ponunciar Guadaira.

Abrazos guadaíricos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te imagino leyendo, con tu voz apagada.

Te felicito.

Mery dijo...

Siempre nos ilusiona el camino que recorremos en la búsqueda, interesante e incierto.
Has escrito unos versos llenos de belleza, como debe ser la poesía.
Encantada una vez mas.
Un abrazo

Olga B. dijo...

ES cierto que la poesía se parece a la música, nos mueve tirando de los mismos hilos. Me gusta el primer verso "Yo busco un pentagrama..."
Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Javier. Quizá la próxima vez que recite trataré de encender mi voz.

Muchas gracias, Mery. Has dado en el clavo con la ilusión de la búsqueda. Eso es precisamente lo que me mueve a escribir versos. Lo que dure durará...

Olga, ya hemos hablado de esto a tres bandas alguna vez, ¿verdad? Lo tuve muy presente al componer este poema (fíjate: "componer"), aparte del espíritu de cierto poeta ínclito y ubérrimo.

Un abrazo fecundo.