sábado, 5 de septiembre de 2009

La diva divina

Cuando en ópera hablamos de una diva, inmediatamente se nos viene a la mente la imagen esbelta de Maria Callas, esa joven norteamericana de origen griego que llegó a la cumbre del canto e hizo del estrellato su vida, hasta el punto de no poder soportar que nadie la superara. No sé si será una leyenda, pero se cuenta que en 1965, cuando sus mejores años hacía tiempo que habían pasado, hizo del célebre dueto de la ópera Norma una lucha sin cuartel, donde la protagonista resultó derrotada por la Adalgisa de Fiorenza Cosotto, hasta el punto de tener que ser llevada inconsciente a su camerino. Ese día el papel de Norma se quedó huérfano, y hasta hoy no ha encontrado un sustituto siquiera lejano al de esa griega tocada por los dioses.

¡Norma, siempre Norma...! Si Callas fue la diva, con mayúsculas, su papel fetiche fue el de esa ópera de Bellini, y el aria por la que siempre la recordaremos se titula, curiosamente, casta diva. La música es bellísima, tan sobrenatural como el mundo de leyendas celtas donde está ambientada. Debió de ser impresionante contemplar en directo cómo una sacerdotisa druida con una voz que sólo los dioses le podían haber concedido hacía esa conmovedora plegaria a la luna. Se trata de un aria endiablada; o se canta bien o no se canta, y después de escuchar a la Callas, las interpretaciones actuales nos parecen todas mediocres.

La grabación que ofrezco a continuación es del año 1960, cuando su voz estaba ya en declive. ¡Quién lo diría oyéndola! Si ya impresionan los agudos en el vídeo, imaginaos lo que debía de ser oírlos desde el patio de butacas. Conviene escuchar el aria conociendo la letra, que ofrezco a continuación del vídeo.

Ya al atacar la primera nota nos damos cuenta de que estamos ante una cantante excepcional. La voz surge esplendorosa y a la vez enigmática, y pronto llega a cumbres inalcanzables para otros mortales (1'21''). Cantar en esa tesitura durante más de cinco minutos, con esa emoción, con esa técnica y con esa facilidad, no es que no sea fácil, es que resulta increíble. Maria Callas fue uno de esos seres a los que no hay que juzgar por cómo vivieron, sino por lo que legaron después de su vida a la humanidad, y ella regaló un don inmenso recibido quién sabe de dónde, puede que de la misma luna.



Casta diosa que con tu esplendor de plata
iluminas estos antiguos y sagrados bosques,
vuelve hacia nosotros tu hermoso semblante
sin nube y sin velo.

Templa, oh diosa,
templa estos ardientes corazones,
templa su celo audaz,
y la paz que en el cielo haces reinar
derrama sobre la tierra.

Pero para este momento
aún faltan dos noches.
Entonces será el momento
de afilar la sagrada hoz,
cortar el muérdago
e invocar a la nocturna diosa.

13 comentarios:

marisa dijo...

Maravillosa la Callas, maravillosa de verdad, sin retoricismos. Besazos.

Julio dijo...

Si la comparas con Pe o alguna de esas...

José Miguel Ridao dijo...

Sí, Marisa. Su vida es lo de menos al lado de su voz.

Hombre, Julio, es que Pe está para otras cosas, no para cantar...

Beso y abrazo.

José María JURADO dijo...

Gracias por estas entradas musicales, todo lo que se diga de la Callas y de Norma y de Bellini es poco, pero sabe a mucho.

América dijo...

Hola!....

Leí tu post muy tempranito esta mañana,oí y vi el video,un precioso homenaje,la voz de la diva acompañada de imagenes entrañables que van desde su niñez hasta su madurez,incluida la figura de su madre quien tuvo un rol importante en la carrera de la artista.

Una diva dentro y fuera de los escenarios,una extraordinaria capacidad de interpretación y el don de haber logrado trascender,como no emocionarse por ejemplo cuando de escucha su voz interpretando a Madame Butterfly de Puccine, o en el acto II de Tosca,como permanecer indiferente ante La Habanera de Carmen de Bizet opera en la que tengo entendido nunca participó a excepción de la arias incluidas en su repertorio,a Norma la hizo su sello como bien apuntas en registros diáfanos llenos de emoción.

El declive de su carrera estuvo marcado por su estado emocional,artista al fin posee esa magia reservada para pocos,ese duende que no siempre esta con todos,la consumió la tristeza.

He disfrutado mucho la entrada.

Casta diva(Norma) se llama Maria Callas por siempre.

Un abrazo recordando su voz ,"Una voce poco de fa"(Le Barbier de Seville).

Pasión dijo...

José Miguel entre tú y América que puedo decir, maravillosa entrada muchas gracias.

Abrazos

Liliana G. dijo...

¡¡Bravo!! ¡¡Bellísimo!! La Callas más que una diva fue una diosa...
Impresionante...

Besazos Ridao, me encantó.

maite mangas dijo...

Jose Miguel, me has regalado el momento 10 de la semana y me has inspirado y despertado una serie de buenos propósitos musicales.
Besos

José Miguel Ridao dijo...

Lo has expresado de modo inmejorable, José María.

Gracias por tu aportación, América; recuerdas muchos grandes papeles de la Callas. Yo te recomiendo, si no lo conoces, el papel de Amina en la ópera La sonnambula, también de Bellini. Lo bordó como nadie.

Me alegra que te gustara, Pasión. Sé que disfrutas mucho con la buena música.

Muchas gracias, Liliana. Sabía que lo disfrutarías.

Pues no sabes lo que me alegro, Maite. Más no puedo pedir.

Un abrazo muy musical para todos.

Rosna dijo...

Como siempre Ridao san , su elección musical es excelente , Y tiene razón ,muchas sopranos la han interpretado en forma casi perfecta , pero La Gran Diva Callas la llevo a cumbre , no podemos negar a esta Diosa Musical .
Me quedo por estos Andurriales nutriendo el alma con esta música de los dioses-as .
Saludos desde la isla .
Buena Semana para Tod@s !!!
Rosna

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Rosna. Sé que tienes una sensibilidad especial para la música. Buena semana para ti también.

Mery dijo...

Me pasa como ya te comenté en otra entrada: mi pinganillo se me corta ante los vídeos. Lo veré y oiré, vamos, ésto no me lo pierdo yo.

Gracias

José Miguel Ridao dijo...

No te lo pierdas. Además, salen fotos de todas las etapas de su vida.

Besos.