martes, 14 de febrero de 2012

Apuntes (154): Crisis mágica


Si la crisis hace que nos tengamos que esforzar por conseguir las cosas, entonces renacerá en el mundo la ilusión, y todo se encenderá a nuestro alrededor con una luz brillante, mágica, inalcanzable en su belleza cargada de promesas.

~

Pero esa luz corre el peligro de apagarse, y sumirnos en las tinieblas.

~

Los camiones que circulan por la noche parecen putiferios con ruedas.

~

Una mente cultivada e inquieta es un regalo inapreciable, sobre todo porque nos permite esquivar el terrible aburrimiento.

~

Hay que leer a Hayek con un ojo en Marx y otro en Keynes.

7 comentarios:

Dyhego dijo...

Monsieur Ridao:
¡Pensaba que hablaba usted de Salma Hayek! ¡Qué desilusión! ¡Yo prefiero ver a la Hayek antes que leerme al Hayek, donde va a parar!
Saludos mexicanos.

Er Tato dijo...

¿Y cómo vas a leer a Hayek con los ojos ocupados en otros menesteres? Ahora lo entiendo todo... ;-P

Un abrazo bizcoso

Sombras Chinescas dijo...

Yo también prefiero mirar a la Hayek con un ojo en la una y otro en la otra.

Fernando Moral dijo...

Ves que te lo dije. Y tú la llamaste bigotuda. Pero hombre, si eso hace cosquillas en operaciones genufléxicas.

Abrazos pilosos.

PD: Lo de los camionses es una verdad universal.

Mery dijo...

¿Tu has visto las camionetas-furgonetas- que circulan por los países árabes?
Como una feria andante con mil burdeles en si mismos. Para troncharse.
¡Voto por la mentes curiosas e inquietas!

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Hayek es alabado por los liberales, y sólo lo conozco por citas de Revel. Pero no comprendo bien tu aforismo.
Un abarazo.

José Miguel Ridao dijo...

Desde luego, hay que ver la suerte que tuvo Hayek de morir antes de la llegada de la Hayek. La que le habría caído...

Pues eso: Dyhego, Tato, Sombras y Fernando, siempre pensando en lo mismo... ¿Y quién no? Se le perdona hasta el bigote...

Pues no he visto esas fragonetas, Mery, aunque sí los mercedacos cargados hasta las trancas en dirección a Algeciras.

Tocayo: lo que trato de decir es que, aunque comparto mucho de lo que dice Hayek, Keynes es superior en teoría económica, y la talla de Marx como filósofo no es para despreciarla. Se aprende mucho leyendo a adversarios de talla.

Abrazos.