sábado, 18 de febrero de 2012

¡Es la libertad, estúpido!


Dicen que al finalizar la Primera Guerra Mundial los alemanes se sorprendieron de encontrar maquinillas de afeitar abandonadas en las trincheras inglesas. Para ellos eso era una prueba irrefutable de la depravación a la que había llegado el pueblo británico. Es sabido que durante el período de entreguerras los alemanes, heridos de muerte, se armaron hasta los dientes, y en su país floreció primero el socialismo y más tarde el fascismo, formas ambas de totalitarismo al fin y al cabo, al que los ciudadanos alemanes se ajustaron a la perfección, como engranajes de una máquina bien engrasada donde no importaba el individuo, sino una organización que alcanzaba todas las esferas de la vida.

Esas maquinillas de afeitar de la marca Gillette son todo un símbolo de la libertad, de unos hombres que luchaban hasta el límite de sus fuerzas para defenderse de un enemigo mortal, pero que a la vez pensaban en ellos mismos, y no sólo en la patria. Treinta años más tarde acudieron al frente los hijos de aquellos soldados en un mundo teñido de rojo y negro. Hasta Francia había vuelto grupas, y el mariscal Pétain, héroe de la Gran Guerra, vendió el alma francesa al diablo nazi con el beneplácito de buena parte de sus compatriotas. No olvidemos nunca que debemos gran parte de la libertad de la que hemos disfrutado hasta ahora a ingleses y norteamericanos, pueblos individualistas hasta la médula, liberales en el sentido amplio de la palabra, también el económico. Por eso, en estos tiempos inciertos no debemos dejar de usar esas maquinillas de afeitar. Habrá quien quiera que dejemos de afeitarnos, o que nos afeitemos todos a la vez y cuando nos lo digan, y este llamamiento se hará en nombre de la libertad, como ha sido siempre. Pero nosotros seguiremos rasurando nuestra barba, no desde las trincheras, que hoy se ven muy lejos, sino desde nuestras casas, desde nuestros trabajos o desde la calle, cuando allí nos haya arrojado el desempleo. Puede que sigamos indiferentes o que construyamos barricadas reclamando con fuerza lo que es nuestro, pero miraremos por nosotros mismos y los que tenemos más cerca, para así avanzar entre todos hacia un mundo más justo.

13 comentarios:

RIDAO BACALAO dijo...

Dos cositas:
1ª ...y en su país floreció primero el socialismo y más tarde el fascismo¿?( ¿no sería más correcto haber escrito nazismo?), formas ambas de totalitarismo al fin y al cabo..."socialista" (hubiese puesto yo).

y 2ª ...desde nuestros trabajos o desde la calle, cuando allí nos haya arrojado el ..."socialismo". Así hubiese estado, bajo mi humilde y antisocialista opinión, muchísimo mejor.

Un abrazo antisociata y libre...gilipollas ( más expresivo en castellano que estúpido )
PS. Como verás estoy esta noche especialmente tiquismiquis.
Me ha encantado la entrada, se nota la influencia de F.Hayeck

Teresa, la de la ventana dijo...

Ridao, me fascina usted...

José Miguel Ridao dijo...

Bacalaero: no me seas bacalao, sabes que el nazismo es una de las formas del fascismo, como el italiano o, si me apuras, el japonés. Totalitario en lo político y centralizado en lo económico. Un sistema igual de desastroso o más que el socialismo y el comunismo, como se demostró. Incluso Hayek, en su libro "Camino de servidumbre", que como has adivinado acabo de terminar de leer, basado en dar caña al socialismo, pone el fascismo a su mismo nivel de abyección.

Gracias, Teresa: a mí me está fascinando la defensa que hace Hayek de la libertad.

Abrazos antifascistas.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Desde luego Ridao eres un santo. Mantienes un extraordinario blog, en el que se puede aprender de muchas materias, hacho de una forma amena y simpática y cuentas con un magnífico grupo de grandes comentaristas, pero...
Yo creo, que la persona que quiera expresar sus opiniones se la debe de jugar y montarse su propio blog y en él decir todo lo que le venga en gana, y así poder darse cuenta de lo acertado o erroneo de su planteamiento ideológico. Aprovecharse del blog de otro para dar por el culo a todos lo considero una actitutd, además de egoista, estúpida.
Lo dicho, eres un santo que tienes el cielo ganao por no repartir tantos mojones como nos merecemos algunos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Magnífico, tocayo. Revel basándose en Hayek, quien apuntó numerosas concomitancias entre las propuestas económicas de Marx y las del partido nacionalsocialista alemán, señalaba a comunismo y nazismo como primos hermanos intelectuales.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Ya, Rafael, pero sucede es que al Bacalaero lo tengo medio controlao, ya sabes, eso de "Y tú de quién eres, de Josefita...". Antes firmaba con iniciales, pero vamos, que él y yo nos entendemos desde las antípodas. Yo creo que en el fondo es de izquierdas, fíjate lo que te digo, ej-ej-ej... Y anticlerical, ej-ej-ej... ¡La que va a largar...! Le perdonamos porque le gusta Chano. Por cierto, ese pedazo de Chano que estoy escuchando ahora mismo, y una jartá de reír con los libros que me prestaste. El "puta". Genial, el apodo...

Tocayo: no he leído a Revel, gracias por la recomendación.

Abrazos cabroncetes.

Rocío. dijo...

Ozú Ridao,no sabía yo que uno podía estar luchando en una guerra y afeitandose a la vez,vamos que tenían manos pa tó.
Un beso dominguero,he estado unos días sin entrar porque he estao malita,pero ya estoy como una rosa.

RIDAO BACALAO dijo...

Difícil entenderse con un miarma... y si para más INRI es capillita, paqué, no ni ná pisha.
No es mi intención ser porculero, miarma, doy mi opinión y cuando el dueño del blog me muestre la puerta, me largaré cabeza gacha y con el rabo entre las piernas. Me gusta mucho éste blog cómo pa reventarlo.
Y para limar asperezas con los sevillanitos andurraleros porculeros enlazo con los Carnavales de Cai. Una mariconada pa jartarse de reír: minuto 17:17 Te va a encantar Ridao. http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=jaQY7PrbyDQ#t=1036s

Saludos carnavaleros porculeros

PS. He de confesar que fui de izquierdas durante mi aborrescencia ( voté al PSOE-Partido Sospechoso del Once Eme- en el 82) pero anticlerical nunca lo he sido, eso lo dejo pa ciertos capullitos, perdón, capillitas.

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, Rocío, espero que no haya sido nada. Por aquí estamos todos griposos, que todo fuera eso...

Bacalaero: espero que no hayas llamado capullito a Rafael, no creo, pero por si acaso. En cuanto a mí, atención al DRAE:

Clerical: contrario al clericalismo.

Clericalismo: 1. m. Influencia excesiva del clero en los asuntos políticos.
2. m. Intervención excesiva del clero en la vida de la Iglesia, que impide el ejercicio de los derechos a los demás miembros del pueblo de Dios.

Pues qué quieres que te diga, yo soy un anticlerical que te cagas, y como yo muchos cristianos. Tú has sacado el tema.

Y ahora me pongo con la chirigota, que cada vez que hablamos de iglesias nos ponemos serios, y no merece la pena, al menos a mí. ¿Nos tiraríamos los trastos a la cabeza en persona? Charlando se entiende la gente, y a veces callando.

Abrazos anticlericales y acapullados.

José Miguel Ridao dijo...

¡Pero si me las conozco todas! Lo mejor no es lo de las diez copas, sino lo que viene un poco después:

Tiene gafitas y cara de pardillo / pero es más caliente que unas gambas al ajillo.

¡Qué arte!

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ridao, yo no le he puesto nombre al comentarista, pero tú sabrás por qué lo dices.
Bacalao, el que se pica ajos come decimos "los miarmas", ya sé que tenemos poca gracia pero todo el mundo no puede ser de Cádiz, ni incluso los de la provincia.
El mejor mote puesto creo que es el "peste": que peste a potaje, que peste a chorizo, que peste amenudo... genial.
Saludos

RIDAO BACALAO dijo...

Ni por asomo se me ocurriría insultar a naide... y mucho menos a un hermano sevillano, por Dios, sólo fue un error al presionar las teclas con el banano.
Me he hecho la pisha un lío, Bacalao: si clerical es aquél que es contrario a la intervención excesiva en la vida de la iglesia o influencia excesiva del clero en los asuntos políticos, entonces anticlerical es aquél que está en contra de los que son contrarios a esa influencia o intervención, osease, que están de acuerdo a la intervención o influencia del clero, ¿ cierto?. Pues dudo mucho, pisha, que tú seas anticlerical, o será que ya te has convertido de una puñetera vez.
No sé, siempre he pensado que ese agnosticismo tuyo era una pose, una posturita, y que al fin y al cabo eras un creyente desnortaillo aunque sabiendo perfectamente por dónde y cómo se llega a la Verdad.
Si te sirve de algo,pishita, muchos hemos transitado esos caminos, caminos serviles infectados de progres, sociatas, suciatas y perrosflautistas (también algún gatoflautista que espero no entre en tu blog)
PS. Y hablando de pishas, te dejo otra de carnavales, de los puretas del caribe pero hace unos 20 años. Geniales http://www.youtube.com/watch?v=yFDfTx002Z0&feature=related

José Miguel Ridao dijo...

Pues cuida ese banano, que falla más que una escopeta de feria...
Sí que me ha esquivocao: ésa era la definición de anticlerical, no de clerical, lo puedes comprobar en el diccionario. A partir de ahí valen mis argumentos: hay una jartá de anticlericales, y tienen sus motivos, nada fanáticos ni destructivos.
Y en cuanto a mi agnosticismo, como no es militante, a diferencia de casi todos los catolicismos, aquí sigo con él y con mi verdad, así con minúsculas. Un día me voy a poner a predicar y van a empezar a caer cristianos de mi lado como moscas, jeje.