jueves, 23 de febrero de 2012

Apuntes (155): Macías Pajas


Genial el robo que aparecía en prensa hace unos días: una mujer pegó un cambiazo a su cuñada, llevándose una hucha con mil ochocientos euros y dejando en su lugar otra vacía exactamente igual. Se descubrió el pastel porque la astuta ladrona ingresó en un banco un saco de monedas. ¡Cúñáaaaaaa!

~

Cuando se pasa de escribir lo que se piensa a pensar lo que se escribe lo que era una afición se convierte en obligación o, peor aún, en obsesión.

~

También está el recurso de escribir lo que te pasa, pero generalmente a un escritor no le pasa nunca nada, y las personas a las que les pasan muchas cosas suelen tener alergia a los libros (salvo algunos casos pintorescos como Conrad, Hemingway, Ezra Pound y gente de esa ralea).

~

Lo confieso: de vez en cuando tecleo en google mi nombre y apellido. Qué pasa, ¿es que vosotros nunca os habéis hecho una macoca?

~

Y esto de las pajas siempre me recuerda al inolvidable protagonista de Gomaespuma Macías Pajas, con el que tuve un emotivo encuentro en los principios de este blog.

3 comentarios:

Mery dijo...

Qué me vas a contar, que un día tecleé mi nombre en google (un nombre poco frecuente, lo advierto) y tengo dos o tres clones por ahí. Una de ellas tiene facebook y una tienda ecológica en El Escorial.

Esto de escribir acaba creando adicción, deseo, pasión, obsesión y todos los "ones" que se nos ocurran. Habrá que andarse con ojo...O no.
Un beso

Jesús Díaz Palma dijo...

Joder, Ridao, te superas.

El tercero es de película; pero macho, he de decírtelo, el primero lo desbanca.

Un saludo.

José Miguel Ridao dijo...

Mery: yo tengo no sé si la suerte de que mi apellido es tela de raro, y salgo yo namá si pongo también el nombre. Eso sí: tecleando sólo "ridao" me gana un primo mío diplomático y un, creo, familiar lejano político catalanista.

Gracias, Jesús, pero el primero es mérito 100% de la artista, "caca" podría llamársele.

Dos abrazos.