lunes, 23 de marzo de 2009

De estreno

Buenaaaas, hoy estoy de estreno, no me resisto a probar el regalo de Mery. Lo iba a dejar para el Domingo de Ramos, pero no me he podido aguantar, nunca mejor dicho. Bueno, a la de tres... ¡¡¡Coño, que me caigo, no tiene tapa!!! Mery, hija, esos detalles no se te pueden pasar. En fin, usaré la antigua; no queda estético, pero al menos puedo seguir con lo mío.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac....

No sé, no me encuentro igual de cómodo, será que no estoy acostumbrado; vaya marrón, nunca mejor dicho también. Es que a mí tanto lujo... pero bueno, en realidad es lo que es, ¿qué mas da el color, el material, los motivos dibujados en la cerámica? Pues sí da, oiga usted; es mi fuente de inspiración, y el entorno importa, vaya si importa.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac....

¡Ya sé lo que está pasando! Lo que ocurre es que tengo que poner a juego el resto de la estancia: accesorios, azulejos... Se me ocurre una idea: ¿y si encargo un alicatado hasta el techo made in Delft? Seguro que será carísimo, pero igual merece la pena. Se lo puedo encargar a Mery para la próxima vez que vaya a Holanda, no como regalo, claro, le doy el dinero por adelantado. ¡Y qué decir del soporte para el portátil que tengo aquí enfrente! Ese blanco tomado es patético, necesito algo más alegre, más.... délfico.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac....

Bufff, esto va a tener más trabajo del que pensaba (la decoración, digo); después queda la lámpara, el espejo... hasta el vasito para los cepillos de dientes. Lo difícil va a ser convencer a la parienta, cualquiera le dice que tenemos que meternos en obras en el cuarto de baño, y el motivo de mejorar mi estilo literario no es muy convincente. A lo mejor si le suelto que es cerámica autóctona, trianera por ejemplo, cuela. Algo tendré que hacer, no me queda otra salida.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac....

Y hablando de salidas, con tanta perorata aquí no sale nada; si es lo que yo digo, me impone tanta belleza, y así no se puede. Es como un síndrome de Stendhal pero más prosaico.

Ya que no hay salida, aquí dejo la entrada.

10 comentarios:

Juanma dijo...

ja, ja, ja...me desblogojono. Luego dicen que no importa aquello de que "ojos que no ven...".

Un abrazo, querido José Miguel.

(sólo me desconcierta eso que te dicen de que tomes tu regalo tras que lo hayamos usado los demás).

José Miguel Ridao dijo...

¡Quién dice eso, que no me he enterado! Lo que me faltaba es que ya estuviera usado, menos mal que he puesto mi tapa.

Juanma dijo...

Mery dice literalmente: "Que lo disfrutemos todos (después que lo recoja su destinatario"). Blanco y en botella...

Olga B. dijo...

Qué detallazo el de Mery, y aún le andas sacando peros: que si no me pega, que si no tiene tapa, que si no me concentro, que si no sale nada, que si esto que si lo otro...
Todas las entradas deberías hacer sin moverte de ese trono délfico y sin rechistar;-)
Ay, Mery, no le traigas más cosas bonitas.

Anónimo dijo...

A la vista de la situación, Jose Miguel, espero que en tu blog sólo cuelgues "salidas", incluir "entradas" te dajaría en una situación cuanto menos incómoda

R

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Genial, José Miguel. Simplemente genial.
Y los álogos (comentarios)como siempre, magníficos.
Un abrazo a todos.
Mery ha estado acertadísima.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Juanma, yo creo que a Mery se le ha olvidado poner "de" tras "después", o será un modismo madrileño. Lo contrario sería bastante descortés por su parte, vale que me regalen ropa usada, pero eso...

Olga, reconocerás que lo de la tapa es para quejarse. Si vieras lo que me ha costado desencajarme... y he salido mojadito.

R, no es mala idea colgar en el blog mis salidas... para que se descuelguen y aterricen en otros blogs. ¿Alguien sabe cómo se hace? He buscado en blogger y no he encontrado ningún gadget.

Gracias, Javier, tienes razón con Mery, pero sigo pensando que lo de la tapa ha sido a posta.

Un abrazo desencajado.

Mery dijo...

Jajajaj...me muero de risa. Vaya jaleo se ha montado con Delft.
En primer lugar, lo de la tapa no ha sido idea mia, sino que venía así de fábrica. Prueba a ponerle una toda azul, resultará bonito. Ayer me decía Parsimonia que al ser hombre no te importaría mucho esa carencia (así nunca te olvidarás de bajarla después de su uso).

Aclaración: la frase final significa, claro está, que tus lectores disfrutaremos de tus entradas DESPUES de que te llegara el regalo a tí.

Lo dicho, yo me parto.
Eres genial, muchacho, y tus comentaristas rematan tus palabras con igual ingenio.
Así que un abrazo para tí y para Juanma, Olga, Javier y R.

Octavio dijo...

Hasta tus cagadas (o no cagadas como el caso) son estupendas. Seguro que, además, meas colonia...

José Miguel Ridao dijo...

Vale que no hagan tapas en Delft, Mery, pero me podías haber avisado. Oye, que los hombres bajamos la tapa y tiramos de la cisterna, va a haber que ir desmontando tópicos. Un día me voy a colar en un servicio de señoras a investigar. Bueno, con tapa o sin tapa, no sabes la ilusión que me ha hecho el regalo. Un besote.

Más que colonia perfume, Octavio. Tenías que oler la fragancia...