domingo, 29 de marzo de 2009

Robo horario

Dentro de un rato nos birlan una hora. A las dos serán las tres; se deben de creer que porque estamos dormidos no nos vamos a dar cuenta del latrocinio. ¡Habráse visto! Una hora de nuestra vida así por las buenas, por la cara, como si nos quitaran un euro, o la cartera. ¿Pero qué se habrán creído éstos del gobierno? Ya no sólo dirigen nuestro destino, también son dueños de nuestro tiempo, y se permiten el lujo de ir dando y quitando horas, como el mismísimo Cronos. Todos los años me pasa lo mismo. Es algo que no me termino de explicar, cuando sean las dos... ¡zas! también serán las tres. ¡Átenme esa mosca por el rabo! El espacio-tiempo newtoniano a tomar por saco, y mañana todos con cara de tontos y una hora menos de sueño.

Parece que oigo vuestras réplicas, que es un artificio, que la hora que nos quitan hoy nos la devuelven en octubre, que si patatín, que si patatán... Yo lo único que sé es que hoy me quitan una hora, y que me la devuelvan o no ya veremos, que con la crisis nunca se sabe... Estos tíos son capaces de quedarse con ella, y para algo la usarán, y si sólo fuera la mía... Pero si sumamos el robo a escala nacional el botín es de cuarentaitantos millones de horas. Y al precio que está la hora, multipliquen, multipliquen... Es lo que yo digo, unos chorizos es lo que son todos estos políticos. A saber lo que harán con tanto dinero; seguro que se lo dan a los bancos.

En fin, que sepan que cuando lean este comentario serán una hora más viejos y no habrán disfrutado de ese tiempo. ¡A ver quién tiene cojones de colgar hoy una entrada a las 2:30! Sería una entrada atemporal, quimérica, fantasmal, genial... pero invisible.

23 comentarios:

Rosna dijo...

A ver Ridao san, ahora le llevo entonces 7 horitas adelantaaaaa...
esto que usted comenta es para pensar , que hacen con el ahorro de esa hora ...??? que arcas guardan el okane ( money ...) . Ahhhh pero hay un síndrome : el Jet-Lag , ahi no hay ganancia pa ninguno ... tal vez ya paso ese estado de Jet-Lag o síndrome de los husos horarios , en donde uno queda medio idiotizaooo ( jijijiji creo que ese es mi estao permanente ), ese desequilibrio se produce dentro de uno mismo ,en el reloj interno de una persona y la adaptación al nuevo horario que se establece al viajar en avión largas distancias atravesando regiones horarias ...jajajaja me vino esto a mi mente bordee asi quedo cuando viajo medio mareada ... piense que hizo un viaje ...
Me voy de Hanami matsurí ....ayyy ...ayyy ....los Sakuras estan hermosos ...
Feliz Domingo !!! Queda constancia ....7 horitas adelantada ...
Sayonara
Rosna

Pasión dijo...

Buenas noches, todavía ando por aquí disfrutando, leyendo.

A mí lo del cambio de hora siempre me ha fastidiado, no me recupero hasta que pasa como mínimo un mes.

Dicen que lo hacen por nuestro bien, que así ahorramos energía, mentira. Las farolas de mi calle durante más de tres meses estarán encendidas hasta las diez de la mañana.

El dinero para el banco y después...

Hasta mañana

Rosna dijo...

Upsssss , ahora que observo ....porque aparece mi comentario 1 .09 am ...??? si voy 7 horas adelantaaaa ... tendre que investigar que jugarreta me estan haciendo los duendes verdes de internetoooo ...
Saludos a tod@sss una Et ...
Rosna

Rosna dijo...

Upsssss , ahora que observo ....porque aparece mi comentario 1 .09 am ...??? si voy 7 horas adelantaaaa ... tendre que investigar que jugarreta me estan haciendo los duendes verdes de internetoooo ...
Saludos a tod@sss una Et ...
Rosna

Rosna dijo...

Y dos veces el mensaje ????? Bueno no se eliminar comentarios ... disculpe Ridao san .
Me fuiiiiiiiiiiiii , no estoy , ya no existo ...............
Rosna

Rosna dijo...

Creo que descubri la clave pa trocar mi hora ...a ver .... probando ....Rosna desde la Isla ...

Ricardo dijo...

Jose Miguel

El problema es que ya Newton quedo atras, Einstein gano la partida, todo es relativo, tiempo, dinero, derechos, ...
Aunque ciertamente es curioso que siempre nos sentimos relativamente estafados

Y tambien es cierto que nuestras protestas son absolutamente ignoradas

Misterios de la fisica (o de la politica?)

José Miguel Ridao dijo...

Date por vencida, Rosna, hacen lo que quieran con nosotros. Fíjate que de repente hemos estado a siete horas en vez de ocho, y ahora otra vez son ocho. ¿Y si hubieses tomado un avión hasta mi tierra que hiciera el trayecto en cuatro horas? ¿Habrías llegado en tres? Sorprendente, sin duda; hay cosas que escapan a nuestro entendimiento, estos políticos tienen contactos en el más allá.

También he observado yo lo de las farolas, Pasión, pero no te preocupes, son tan listos que ahora dirán que ahorran en los túneles del metro porque hay más horas de luz;-)

Pero hombre, Ricardo, ¿qué haces comentando a las 7 (old time) con la hora a la que nos acostamos ayer? Te voy a recomendar una clínica de desinbloxicación... Y ciertamente curiosa esa relatividad de la política, aunque una cosa veo yo con absoluta certeza: no sé por dónde, pero nos la están metiendo.

Un abrazo mosqueao.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo, para desentonar, doy por buena la hora de sueño que pierdo (que bien que me fastidia, con lo que me gusta yacer) con tal de disfrutar las tardes prolongadas, que me saben a verano. Por mí, que este sea el último cambio; prefiero mil veces este horario.
Feliz domingo de Pasión y luz vespertina.

Ricardo dijo...

Jose Miguel, respondo a las 7 de la mañana (o son las 8?)porque me parece que en Australia sus politicos aun engañan mas a sus ciudadanos, mira de alli creen que es por la tarde? (todo sea por F. Alonso, algun vicio tenemos que tener)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues os recomiendo no cambiar la hora, yo nunca lo hago.
Total, si después hay que retrasarla.
Se vive una hora más-una hora menos, en tu propio espacio-tiempo.
Y así nadie te dice nada, no te roban o suman minutos de nuestro propio tiempo.

Este tiempo

muere hoy a las dos

sin desperdicio.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Juan Antonio, tampoco te debe fastidiar tanto dejar de yacer una hora... Te aconsejo mesura, que la vida es larga.

Ricardo, la F1, los blogs... ¿No serás adicto a las adicciones?

Vaya, Javier, ¿te das cuenta de que vas a hacer esperar una hora a todo el mundo? Lo tendré en cuenta para próximas citas... Y bonito haiku, muchas gracias. Cada vez me gustan más estos micropoemas.

Un abrazo.

Octavio dijo...

Yo disfruto por igual de las largas tardes primaverales que de las anticipadas noches del invierno. Es cuestión de adaptarse y sacarle partido a cada ciscunstancia. NO podemos luchar contra la mecánica del tiempo ni contra la de los políticos que se creen manejarlo.
Un abrazo dominguero.

Liliana G. dijo...

Buenas sean para vos José Miguel a la hora que sea:

Jajaja Perdón que me cause gracia, pero es que toda esa bronca ya la hemos pasado durante el verano argentino cuando nos hacían cenar con un sol que rajaba la tierra merced al cambio horario. Hace unos días nos la restituyeron y todavía no nos queda claro para qué nos la sacaron. ¿Ahorro de energía? ¡Mi madrina! Posiblemente sólo sea para demostrar que el reloj es un invento inútil y que la monarquía ha vuelto a reinar y a gobernar.

Un abrazo.

(Mal de muchos consuelo de tontos. Esta mañana me he levantado la mar de tonta.)

José Miguel Ridao dijo...

Tú sí que sabes, Octavio, de eso se trata, de disfrutar, pero no me negarás que hoy te han birlado una hora de disfrute.

Buenos...... no sé muy bien qué, Liliana. Una vez más se comprueba que en todas partes cuecen habas, ya sea en Navidad o en primavera. El caso es que los políticos tienen tanto afán de protagonismo que ¡hasta nos cambian la hora! Y encima la adelantan, aunque esto último no me extraña: siendo todos ellos unos retrasados, tendrán que ponerse al día.

Un abrazo esnortado.

Jesús Cotta Lobato dijo...

En esa hora que nos han quitado se nos podría haber ocurrido el invento que salvará a la Humanidad o la idea genial para acabar con la crisis o el perpetuum movile, pero se van a quedar con las ganas.

bambu222 dijo...

Hola, José Miguel,llevo todo el día como un zombi con esto de la hora, me sumo a tus quejas,quiero la hora normal, la que había cuando era pequeña, el día o la noche verdaderos.Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Jesús, te aseguro que lo he intentado, pero cuando me he dado cuenta ya se había pasado esa hora; a ver si el año que viene...

Bienvenida, bambu. Acabo de acostar a mis hijos, y no te veas lo que me ha costado convencerles de que ya era la hora; miraban por la ventana y no daban crédito. Yo también añoro sobre todo la noche verdadera, oscura.

Saludos crepusculares.

Mery dijo...

Es verdad ¿y si le dan nuestras horas a los bancos? Si al menos sirviera para la crisis no iríamos mal parados, pero me dá que niente, rien de rien, nothing.

Lo malo es que lo hacen con alevosía y nocturnidad porque, a ver quién se rebela un sábado a las 2 de la mañana.
En fin....un beso con una hora menos.

José Miguel Ridao dijo...

Yo ayer me rebelé, Mery, pero ni caso, a las dos fueron las tres, hasta blogger claudicó, se meten los tíos en nuestros rincones más íntimos.

Ah, y muy bueno eso que te he leído de cuando vosotras decís "He estado pensando que..."

Buenas ¿noches?

CDL dijo...

Como siempre yo he perdido más que los demás pues pensé que había ganado una hora y cuando me di cuenta había perdido dos de golpe.
¡No se cuando espabilaré!
Lo dicho, que como yo lo veo, los demás habéis tenido una hora más, luego sois más afortunados.
Prefiero no plantearme cuantas horas he perdido en mi vida por estos despistes por que, por supuesto, cuando hay que ganar la hora, si que me entero bien y no gano las dos que me tocarían.

Un abrazo

Julio dijo...

Lo mejor: el reloj a tomar por donde el pepino amarga

José Miguel Ridao dijo...

Pero eso es genial, CDL, ¿le diste al reloj hacia atrás? Debe de ser muy fuerte pensar que son las 8 de la mañana y darte cuenta de que son las 10. Pasas de madrugadora a holgazana en menos de un segundo. Si te consuela, el tiempo ha corrido igual para todos, por mucho que traten de volvernos locos.

Ahí me gustaría mandar el reloj, Julio, pero cojo el móvil y sale otro, me monto en el coche y otro... ¿para qué?

Un abrazo.