viernes, 13 de marzo de 2009

Evolucionismo creacionista

Hoy pensaba poner una de esas entradas trascendentales que de vez en cuando me saco de la manga no sé muy bien por qué, pero acabo de cambiar de opinión, quien la va a hacer es de nuevo mi hijo Miguel, aún a riesgo de que os harte con sus ocurrencias, pero es que no puedo resistirme a contaros la conversación que acabo de tener con él hace diez minutos ante la mirada atenta de sus hermanos camino del cole.

- (En el ascensor): Papá, ¿a que Dios era un conejo? (la primera, en la frente).
- ¿Un conejo, Miguel?
- Ah no, que me he equivocado, quería decir un mono.
- ¿Pero cómo va a ser un mono?
- Ah, Dios no, los hombres.
- (Subiéndonos en el coche): ¿Qué los hombres son monos?
- Sí, porque había muchos monos, y las monas daban monitos, y un día salió un hombre.
- ¿Y entonces Dios?
- Dios también salió de una mona (ya había arrancado, casi me estampo contra un pilar del garaje).
- ¿Estás seguro?
- Ah, no. Dios no, ¡Jesús!
- Creo que te estás equivocando, Miguel, pero bueno... ¿entonces Dios?
- Dios vivía hace mucho tiempo, y era transparente, y un día se vino a nuestro país.
- ¿Y cómo sabes todo eso?
- Me lo contó mamá hace mucho, cuando yo tenía tres o cuatro años (cumplirá seis en junio).

Visto lo visto, me voy a comprar una grabadora para el coche, y tendré suficientes entradas programadas para perpetuar mi blog cuando yo falte.

P.S. ¡Me están usurpando el cuaderno!

17 comentarios:

Mr.Simply dijo...

Es increíble la forma que tienen los niños de convertir la inventiva en realidad. Ojalá estuviera yo dotado de tal don...La vida sería mas fácil,
un saludo

Olga B. dijo...

La personalidad de tu hijo se va a hacer con tu blog y con todos nosotros. Cada día estoy más convencida de su aliento poético. Él oye una campanita y da un concierto extrañamente hermoso: "Dios vivía hace mucho tiempo, y era transparente, y un día se vino a nuestro país". Ya quisieran muchos una ocurrencia como esa, cargada de poesía y sentido.
A quien Dios se las dé, San Pedro se las bendiga.
Un abrazo para ti, de parte de una admiradora de Miguel;-)

Parsimonia dijo...

Sería interesante conocer la opinión de tu hijo sobre el milagro de la santísima Trinidad.
Los niños son una fuente inagotable de imaginación y dan tan buenos momentos, ja, ja.
Besos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Los niños vuelven a protagonizarlo todo. José Miguel, que entrada más transcendente. No necesitas más.
Un fuerte abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Genial, JM.
Los líos son los nuestros, definitivamente, ellos, de verdad, lo tiene mucho más claro todo.
Una sobrina mía, le regalé un rosario por la comunión, y en vez de los misterios decía "los adulterios" de la Virgen... Angelito.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Qué grandes metafísicos son los niños! Buscadores de sentidos y explicaciones. Sus preguntas son puras, no están maquilladas como las nuestras

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Ay, José Miguel, tu hijo te ha salido poeta. De momento, vanguardista, pero todo se andará, no te preocupes...

Anónimo dijo...

Jose Miguel, hay un aspecto en tu entrada que es especialmente preocupante: "me están usurpando el cuaderno". Los hijos desarrollan una labor de zapa constante y muy efectiva, empiezan quitándote el puesto de rey de la casa, claramente tu mujer los pone como prioridad uno, pero lo que es peor, tu madre también, después todo es un suma y sigue hasta que acabas llendo en autobús mientras ellos conducen tu coche sin ningún tipo de reparo.

Tú mismo has confesado que te han usurpado la intimidad del cuarto de baño, ahora el blog, Jose Miguel, ¡busca asilo ya!

Ricardo

Fernando dijo...

Qué susto ... Pensé que la última frase del diálogo iba a ser "Me lo explicó mi profe de Educación para la Ciudadanía"

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, parece que Miguel se lleva más comentarios y alabanzas que yo mismo. Me estoy empezando a mosquear... Como dice Ricardo, me están echando de todos sitios, hasta del blog, pero ¡no pienso buscarme un asilo! Que me lo pague él con sus derechos de autor como poeta (voy listo...).

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios de parte de Miguel, se los leeré cuando salga del cole. Ya os contaré cómo reacciona...

Anónimo dijo...

Date con un canto en los dientes porque todavía eres Miguel,cuando sólo seas el papá de Miguel preocúpate (es cuestión de tiempo)

Luz

Alejandro Muñoz dijo...

A esto se le llama explotación infantil.
Estoy seguro de que lo de Miguel es hereditario.
Dile a tu padre que, por favor, abra ya un blog.
¡Feliz fin de semana!

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

¡Bendita inocencia! Bravo, José Miguel, sigue atento a ese chiquillo y ve contándolo. Una entrada fantástica.
Un abrazo, Javier.

José Miguel Ridao dijo...

Luz, no será para tanto. Yo seguiré siendo Miguel, aunque sea para mis papás.

Álex, no veo a mi padre abriendo un blog, aunque cosas más raras se han visto.

Gracias, Javier, pero la entrada es fantástica, nunca mejor dicho, gracias a Miguel.

Un abrazo.

Juanma dijo...

Ya has visto en mi blog que también el mío es usurpado por un enano. Somos unos blandengues.
En fin, el mío charla por los codos, pero aún no le ha dado por la metafísica. Miedo me da.

Un abrazo, querido José Miguel.

Mery dijo...

Ay, Dios, ahora resulta que la Vrgen María era una mona.
Yo me parto.
Riéte de las herejías tradicionales.

José Miguel Ridao dijo...

Yo no soy ningún enano.

¿Qué es una jeremías?