lunes, 30 de marzo de 2009

Bloguerías (III)


1. El blog es una droga blandita y gustosita.

2. Triste sino el de mi entrada de ayer, sepultada por la de hoy.

3. La blogalización va ganando adeptos.

4. Las bitácoras blogueras navegan por aguas procelosas.

5. Un blog sin comentarios es un bloc.

6. Dilema bloguero: escribir para uno mismo o escribir para el público.

7. Dos mejor que uno, menos en el blog.

8. El blog tiene el don de la ubicuidad.

9. Nos volcamos en el blog como no lo hacemos en la vida.

10. Un comentario, por caridad.

25 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

1. Una droga que no hace daño, ¿es una droga? A lo mejor el bloog es de las pocas cosas que dan gusto y no es pecado...

2. Y que lo digas. Sic transit gloriae blogis.

3. Muchos de los blogadeptos se cansan al poco. Los restantes, en fin, se hacen blogadictos.

4. Todo lo que no sea agua encallada se aviene bien a un blog.

5. Un blog sin comentarios también es un bluf.

6. Escribir. Lo demás será dado por añadidura.

7. Y tres mejor que dos, menos en el blog (aunque esto debería decirlo Octavio...).

8. Un suaño hecho realidad.

9. Nos blogcamos en la vida.

10. Aquí va el mío.

Un abrazo, José Miguel.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y por caridad no, por placer don Ridao, por placer.

Ya decía yo, dónde te habías metido.

Sobre tus intimidades te remito a mi entrada de mañana, ya escrita, va sobre eso.

Y prefiero que sea (naturalmente si se quiere) mañana en toda su integridad e irreverencia.

Un fuerte abrazo maestro bloguero.

CDL dijo...

Mal comentario puedo hacer yo,pues hace poco que se lo que es un blog y todavía no conozco bien algunos términos ¿Aguas procelosas? ¿Mucho o poco?. Que conste que he tenido que buscar la palabra en google.
No se muy bien lo que es un blog pero estoy aprendiendo.

Gracias por enseñarnos.

Un abrazo.

Parsimonia dijo...

Yo he intentado quitarme de la blogueína, pero es tan adictiva que asumo morir intoxicada.
Besos

Jesús Cotta Lobato dijo...

La mejor, la última. Tome usted. Y el más sabio el de dos mejor que uno menos en el blog. Un abrazo.

Olga B. dijo...

Algo de droga tiene, y algo de pecado, a veces. Se gana y se pierde gente constantemente, qué cosas. Los comentarios no son imprescindibles pero a mí me gustan mucho porque los comentarios son los demás, y ahí están todos los disgustos y todas las alegrías:-)
Aquí está el mío, y no por caridad:-)
Buen día, José Miguel.

CDL dijo...

En realidad quise decir gracias por enseñarme, ya que, por lo que leo, los demás están bastante enterados.

Otro abrazo por CDL.

marisa dijo...

¡Qué buenas Jose Miguel...! Yo me alegro de que me encontraras en este mundo de los blogs y poder saber dónde estás tú, con tu fina ironía y tu excelente sentido del humor. besos "bloggeros"

Julio dijo...

Yo te haría un comenario no por caridad, sino por tu calidad

Ricardo dijo...

1.Pero siempre te deja insatisfecho, nos falta el premio
2. Pero resucitará, recuerdo …
3. Ciertamente cada vez somos más, ¿pero somos reales?
4. No mencionaré dónde está el timonel en algún caso, aunque la tentación es grande
5. El blog modela a sus comentaristas
6. ¿Para qué público?
7. Quizá también en el blog
8. Y por lo que vimos ayer, de la atemporalidad
9. ¿Y quién dice que no nos volcamos en la vida?
10. Alguna vez querrás eliminar una entrada por caridad

Máster en Nubes dijo...

Por caridad creo que no se comenta en todo caso. Y si se comenta por algo relacionado con la caridad es por cariño. Eso sí.

Y mira que no fumar, no beber apenas, y caer ahora a estas alturas en la droga ;-) tié delito que diría un castizo...

José Miguel Ridao dijo...

Muy ingeniosos tus comentarios, Juan Antonio. Has hecho greguerías sobre mis greguerías. Respecto al primero, pienso que sí es una droga, pues engancha, pero a mí me gusta flipar.

Me dejas intrigado, Javier, espero no quedar mañana con el culo al aire.

Algunas veces es un poco proceloso el océano bloguero, CDL, pero casi siempre está en calma. Y aprendes rápido.

Parsimonia, creo que la blogueína alarga la vida, pues ejercita el cerebro. A ver quuién es el primero que celebra su cumpleaños centenario con una entrada.

Gracias, Jesús, también me gusta a mí, es mucho mejor que pedir dinero.

Olga, me ha gustado mucho eso de que los comentarios son los demás. ¿Qué sería de nosotros sin los demás? Yo todavía no he tenido disgustos, pero supongo que alguno caerá. Por ahora encuentro afinidades y compañía de categoría (para poeta no sirvo).

Marisa, te aseguro que es mutuo. Una de las cosas que más me gusta del blog es que he podido conocer y leer a gente que escribe muy, muy bien.

Julio, te agradezco el comentario, pero estoy corriendo el riesgo de venirme arriba; ya me dice mi mujer que estoy últimamente un poco subidillo. Menos mal que mi hijo Miguel se encarga de bajarme los humos con su sabiduría innata.

Un fuerte abrazo a todos, y muchas gracias por vuestra presencia.

Mery dijo...

Con tus bloguerías siempre me ocurre lo que con cierta literatura : ¿por qué no lo habré escrito yo antes si pienso lo mismo? Ocurre, sin embargo, que tu lo escribes mejor.
Viva esta droga.
Viva tu ingenio y olé.
Un beso

Alejandro Muñoz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Muñoz dijo...

Llevo un rato dándole vueltas a la 4+1 (no me atrevo a pronunciar ciertos números en tu presencia).
Hasta entonces pensaba en blog como algo parecido a bloc y es evidente esa diferencia.
¿Para quién escribir? Debe ser la gran pregunta de los que tenéis un blog.
Escribe para tí mismo y deja que los demás nos asomemos de vez en cuando.
Es lo que le pedí a Julio el otro día. Un abrazo a ambos.
Si Ricardo te tienta con lo de borrar entradas, no lo dudes y borra alguna suya.
Otro abrazo para tí, Ricardo.

Alejandro Muñoz dijo...

No os asustéis con el comentario suprimido que aparece arriba.
De momento no lo ha hecho José Miguel (todo se andará).
Era mío, con un pequeño desajuste en la escritura.
No quería que me pasara como a L.
Un beso para tí, L.
(Ya leeré el reproche de R.).

José Miguel Ridao dijo...

Ingenioso el 5, Ricardo, y así me gusta, dando caña con el 6. Ah, en la vida no nos volcamos, nos revolcamos.

Tié delito, Aurora, pero aquí estoy dale que te pego al teclado a las tantas de la noche. Yo sí creo que algunas veces se comenta por caridad, para tener cariño a alguien hay que conocerlo.

Mery, me abrumas, el día que me falle el ingenio va a ser una decepción.

Qué bien, Álex, qué de amigos por aquí. Tu consejo es muy bueno, pero difícil de seguir; no sé, es como si tuviera una deuda con los que se molestan en leerme y dejar comentarios. Ne es que escriba para otros, pero digamos que soy consciente de que tengo lectores, y eso condiciona en cierta medida. Creo que es algo que está en la esencia del blog, y que no pasa, por ejemplo, en el libro, donde la interacción escritor-lector no es tan directa e inmediata.

Ah, y los comentarios de Ricardo los dejo para la "posterioridad", viene bien tener una oveja negra.

Un fuerte abrazo.

Mery dijo...

Yo también creo que uno escribe en su blog pensando en quién lo lee, es humano e inevitable. Al principio escribes al viento, no conoces a nadie y eres libre; después te van comentando ciertos habituales y te entra un cierto pánico escénico. Pero dá igual, porque siempre acaba saliendo tu yo mas íntimo.
He dicho. Jajaja.
Yo también soy noctámbula, vaya horitas.
Un beso

Pasión dijo...

Buenas noches:

1. Me gustan los Blogs.

2. El que no corra se queda atrás.

3. Ojalá. Sobre todo de personas sencillas y libres que tienen mucho que decir, pero nos entretienen con tonterías por las TVS.

7. Con un blog tienes de sobra, no seas ególatra, deja un poco para los demás.

8. Por lo que me he volcado en la vida, ahora quiero un Blog.

10. "Me apasiona la política", por lo que veo en la blogosfera poquitos comentarios, lo comprendo de todas formas, pero no lo entiendo, ¿no hay libertad?.

Hasta mañana.

Liliana G. dijo...

¿Como las gominolas, José Miguel? Desde que descubrí esta palabra, me fascina. Nosotros las llamamos "gomitas", siempre que no sean "merca", ergo, droga.

Es cierto que la blogalización va ganando adeptos, si no, fijate en nosotros que con nuestra edad parecemos sectarios. (Que por aquí no se ve ningún niño, ni siquiera el que gastó a sus padres, por suerte.)

De hecho estás escribiendo para los demás mientras disfrutás de vos mismo, caso contrario estarías escribiendo en un bloc.

El blog tiene el don de la ubicuidad porque lo miramos de soslayo, de otra manera podríamos terminar en una orgástula, que por menos ha pasado.

Mientras nos volquemos en el blog y no nos revolquemos, está bien. En la vida, las dos cosas.

Por caridad nada, por placer, todo.

Un abrazo.

H dijo...

Buenos días,

Como siempre tarde a mi cita contigo en el blog.

Se me ocurre una solución al punto 7. Puedes hacer dos entradas, una por la mañana y otra por la tarde (o noche si lo prefieres), y ya tenemos 2 mejor que 1 en el blog.

Respecto al punto 10 decite que siempre son comentados, aunque no siempre plasmamos los comentarios donde se debe.

Por cierto Alex que no te enteras que soy H.

Ricardo dijo...

José Miguel, creo que todo blog necesita una oveja negra, aunque debes tratar de modelarla a tu gusto, como me dice H, es tu blog y no debo olvidarlo. Sabes que ese papel de malo me atrae, pero no dejes que me pase.

La verdad es que no sé cómo el autor de un blog puede controlar el que los comentarios que se generen favorezcan el mensaje de la entrada evitando por el contrario que acaben siendo un perjuicio.

La verdad que al ser novicio (que no novato, lo que implicaría una ingenuidad que no estoy dispuesto a admitir) en esto de los blogs, es algo que me fascina, me gusta ver cómo un blog evoluciona y la influencia que los comentarios pueden tener en dicho cambio. ¿Es el blog quién modela a los comentaristas o por el contrario los comentaristas acaban influyendo en el dueño?

La verdad que entrar en este blog y asomarme cautamente a otros (aún no me atrevo a hacer comentarios, me siento un intruso) de los que por aquí aparecéis me muestra un mundo amplio pero a la vez bastante homogéneo (formas similares de comentar, intereses parecidos, …) ¿hay alguna forma de evitar malas influencias en esta “¿nuestra/vuestra?”comunidad?

Ale, me temo que besas a la L equivocada, no tengo nada que reprocharte. José Miguel, el comentario de Ale sería bueno que lo borraras, no tanto por caridad como por compasión (incluyendo premio si lo tiene).

José Miguel Ridao dijo...

Pasión, se ve que te gustan los blogs. En cuanto a la política, sabes que hay muchos blogs monotemáticos donde se comenta con libertad. En particular canalsu es muy bueno, y te partes de risa. Ocurre, como ya te dije, que es un tema que me llega a aburrir, y creo que a muchos de los habituales de este blog también, dicen que Dios los cría y ellos se juntan. Un abrazo.

Liliana, aquí las gomitas son otra cosa más profiláctica. Eso de que no se ve ningún niño lo pongo en duda: busca una entrada de hace un par de semanas en que mi hijo Miguel me usurpó el blog, el muy sinvergüenza. Tienes razón en que disfruto de mí mismo escribiendo para vosotros; aguda observación. Lo de orgástula lo he buscado en el diccionario y nada; ya me dirás. Un abrazo, y gracias por venir desde tan lejos.

H., si sigo tu consejo la droga blandita se hace durita, y a lo mejor me divorcian. Por cierto, este A. está flipao; ¡mira que llamarte L.! A ti no te doy un beso no vaya a mosquearse R., que lo veo asomar aquí abajo.

R., a ti no hay quien te modele, así que espero que te modeles tú mismo, o te arriesgas a que te esquile esa lana negra. Siguiendo con el modelado, creo que la interacción es mutua entre dueño y comentarista, y también enriquecedora. Son lógicas las afinidades (funciona el refrán de que Dios los cría y ellos se juntan), y siempre que la vanidad no esté hipertrofiada (ejem, ejem - ¡huy, qué tos más tonta me ha entrado!), una pequeña ración de alabanzas viene bien para mantener el tono. Un abrazo ovejero.

Alejandro Muñoz dijo...

Lo siento H.
Intentaré no confundirte más con L.
No quiero crearte una crisis de identidad.

Liliana G. dijo...

A decir verdad José Miguel, por estos lares también tienen la misma acepción profiláctica, entre otras muchas.

Fe de erratas: ergástula (por orgástula, error de tipeo o traición de subconsciente)
Según la Real Academia: F. Hist. En la antigua Roma, cárcel de esclavos. (Errarum humanum est)

Es un gusto compartir este lugar, nada de gracias. (Además vengo de lejos porque me sale barato.)

Abrazos.