martes, 24 de marzo de 2009

Poco sabios


¡Qué ajetreada vida
la del que gusta del mundanal ruido,
y sigue la torcida
senda, por donde han ido
los muchos necios que en el mundo han sido!

Ya en el siglo XVI Fray Luis de León cantaba a la vida retirada, y eso que no conocía los atascos, el estrés y los centros comerciales. En los cuatro siglos y medio que han transcurrido desde sus versos no ha hecho sino descender el número de sabios y aumentar el de necios, entre los que, por desgracia, me temo que me cuento.

12 comentarios:

CDL dijo...

¿Necio? Ni mucho menos,¡Si leerte es un regalo!.Creo que eres sabio y genio a la vez.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo me remonto más, al Eclesiastés, y me digo (tal vez en busca de consuelo) que hay un tiempo para cada cosa. Además, pocas vidas tan ajetreadas como la de fray Luis. Una cosa es predicar y otra dar trigo.
Y de necio, nada, caballero.

José Miguel Ridao dijo...

Os agradezco mucho vuestras palabras. No es que me considere necio en todo, pero en esto que decía Fray Luis sí; cada vez me meto en más jaleos, pienso que alguna vez pararé pero la cosa va a más.

Al menos soy consciente de mi necedad, y creo que ése es el primer paso para curarla.

Y lo de sabio y genio, CDL, qué quieres que te diga, vanitas vanitatis... Mi ego te lo agradece.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Necio?
Venga ya, un poco de sabio eres, y a mucha honra.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Vaya cagada de entrada,
el caso, ¿es crítica o halago?
Sólo el necio no distingue nada
Mas desde el trono do ca…
Lejos del ruido mundano
tu senda sigues ufano

Ricardo

PD. ya en el siglo XVI, en similar posición a la tuya, los atascos producían estrés

Mery dijo...

Lo de los centros comerciales me hace mucha gracia, porque es verdad, todo un fenómeno de nuestro tiempo. Ya escribió Saramago sobre ello ¿no? (yo no lo leí, lo confieso). Algún día haremos una revolución de las masas, siguiendo a Ortega.

Tienes de necio lo que te arrastra este maremagnum, como todo hijo de vecino. Pero en particular no lo eres en absoluto, por lo que se asoma de tí en este blog.
Un abrazo, sigue así.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Javier y Mery, basta que uno diga que es necio para que los amigos se lo discutan, así da gusto. Me parece que voy a airear mis defectos para que me déis moral.

Ricardo, hoy no tenía pensamientos escatológicos, pero sabes que entro al trapo rápido. ¿Con que mundano, eh? ¿Con que ufano?
¡Pues agárrame tó el ban... con las dos manos!
Te merecías un premio. Un saludo bananero.

Pasión dijo...

Buenas noche:

¿Necio?, claro que sí, los sabios "somos necios".

Bienvenido al mundo.

Mery dijo...

Mecachis en la mar, ya estarás contento con tantas alabanzas...

En fin, buenas noches tenga usted.

José Miguel Ridao dijo...

Po sí, a partir de ahora no va a haber quien me aguante. De entrada, le he dicho a mi mujer que se puede sentir privilegiada de tener un sabio en casa, y que los sabios necesitan tranquilidad, y por supuesto las tareas del hogar son nocivas para la inspiración.

Un abrazo sapiente.

Anónimo dijo...

¿Y qué te ha dicho tu mujer?

José Miguel Ridao dijo...

Hay palabras que me niego a transcribir en un blog serio y decente como éste.