domingo, 12 de abril de 2009

Au revoir, la nostalgie


Farewell,
the sweet, tender days are gone
casting a shadow
over my future joy

Hoy me despido de este período nostálgico, que para algo soy economista, coño. Ya está bien de mariconadas, como se enteren los de la comisión del Nobel me sacan de la lista de candidatos. Cuándo se ha visto un economista escribiendo versos, como si fuera una nenaza cursi llevando un diario, y encima eso precisamente, con diario, o blog, o como se llame, sólo me faltaba haber puesto el fondo color de rosa. Tanta prosa meliflua y versos empalagosos me van a reblandecer el cerebro. A ver cómo escribo ahora de economía, yo que iba a sacar al mundo de la crisis. Menos maricones y más cojones, me cago en la leche, eso es lo que hace falta en este país, un par de cojones bien puestos, como los míos.

P.S. Era broma, termino con otros versos:

Yo dejo cuando navego
una rosa en cada puerto
y un amor en cada blog.

29 comentarios:

Julio dijo...

Genial, Ridao. Has sabido plasmar el eterno debate entre la sensibilidad y el oficio, auténtica génesis del arte, con dos cojones.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Cuida bien la consonante
si nos vas a perfumar,
que el aroma es muy distinto
entre trovar y tronar.

(P.S: Eso de maricón por escribir versos no se lo dirías tú a la cara a, digamos, Miguel Hernández...)

Un abrazo, economista poeta (al menos -y para evitar el premio- de espíritu).

Liliana G. dijo...

Bueno, bueno, José Miguel, tranquilo. Nadie dijo que lo tuyo es una mariconada hombre.

Convengamos que tus pares no se detendrán a leer poesía y menos la tuya. El Nobel ya te lo tienen reservado para cuando cumplas los ochenta. Jajaja

En mi país también hacen falta más cojones, así que si por allí no te reconocen, te esperamos por aquí.

Además, el tema de lo empalagoso podés solucionarlo poniendo un fondo celeste varón a tu blog, y ¡listo!

Tus versos, mariconamente dulces.

Cariños.

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Julio, a ver si consigo aunar sensibilidad y oficio, manteniendo los cojones, por supuesto.

Qué versos tan olorosos, Juan Antonio. Se nota que ya ha caído el azahar. Te los agradezco, no pueden estar dedicados a otro que no sea yo.
Si Miguel Hernández leyera esta entrada seguramente se reiría, pues está hecha con cariño. Si no, es que no tendría sentido del humor.

¿Entonces no soy una maricona, Liliana? En ese caso seguiré escribiendo versos;-)
Cuando acabe de descojonarme en España me voy para allá, aunque no sé si podré, esto es un descojono continuo.
Pienso que es mejor poner un fondo negro testosterónico, pero llevo un siglo buscando ese color y no lo encuentro.
Trataré de que mis próximos versos sigan siendo dulces pero sin amariconamientos;-)

Un abrazo de machote

Mery dijo...

Los amores de tus puertos
te vienen a visitar,
que las rosas que dejaste
comienzan a bloguear.

Yo, por rimar, que no quede. Perdón por la chorradita absurda.

Que sepas que nos gustan las nostalgias, las melancolías, los economistas que se olvidan de hallar la panacea anti-crisis, los poetas y los que no lo son.

Un abrazo de domingo

Ricardo dijo...

Tengo que confesaros que he suplantado a José Miguel y he escrito esta entrada, o ha sido al revés, José Miguel me ha suplantado y le ha salido lo que le ha salido?

Menudo lío

En cualquier caso, José Miguel, una entrada como la de hoy queda absolutamente en nada cuando utilizas un idioma como el francés para el título. Los machos muy machos escriben en español (del inglés ya ni opino)

Hala, con dos cojones

José Miguel Ridao dijo...

Mery, espero que vengan en son de paz esos amores, porque he dejado alguna rosa una mijita pestosa. Como ves a chorradas absurdas es difícil ganarme;-)
Y me alegra que te gusten todas esas cosas, a pesar de esta entrada (o precisamente como se deduce de ella) son las que más me gustan a mí.
Un beso dominguero.

Alejandro Muñoz dijo...

Te tomo la palabra.
Por cierto he probado a meter tu texto en inglés en un traductor de Internet y me ha devuelto esto:

Adiós,
los días dulces, blandos
se van a echar una sombra
sobre mi alegría futura.

Así que... no se diga más.
Yo también me voy a echar una sombra.
A ver si encuentro un sitio blandito.
Te mando un abrazo futuro.

José Miguel Ridao dijo...

¿Qué te has creído, Ricardo? De vez en cuando hay que poner los cojones encima de la mesa, faltaría más.

Oye, que la mayor parte de la entrada está escrita en español, lo del título es por si alguna de esas nenazas gabachas se asoma a mi blog, para que vea lo que es un celtibérico con un par bien puesto.

Ah, y el poema en inglés es para demostrar a los aduladores de ese Byron que se pueden escribir versos como Dios manda sin llevar esa pinta de rosita de pitiminí.

(Sólo espero que no me tomen muy en serio, o vamos a tener un conflicto diplomático). Ricardo, que como sigamos así la vamos a tener...

José Miguel Ridao dijo...

Joder, Álex, cualquiera diría que has aprendido inglés con el Sierra. Te lo traduzco yo, que los chinos esos de google no tienen ni puñetera idea:

Adiós,
los días dulces y tiernos han volado
cubriendo de sombras
mi alegría futura.

En la traducción he hecho lo que he podido, huyendo de la literalidad, pero me ha sido imposible mantener la grandeza del original inglés;-)

Para mí que el chino estaba pensando en otra cosa con eso de echar una sombra...

Alejandro Muñoz dijo...

He de confesarlo José Miguel.
No puedo poner mis cojones encima de la mesa.
Literalmente... ¡estoy descojonado!
El remate ha sido cuando he metido el término "Lord Byron" en el buscador de imágenes de Google para recordar su careto.
El colofón fue escribir "rosita de pitiminí" y encontrarse con una foto de Joan Tardá, sí, sí, el de Esquerra.
A partir de mañana, cuando recupere la normalidad, te prometo que aportaré mi granito de arena para que tu blog recupere la cordura que se merece.
Mientras tanto disfruto de este alegre final para mis vacaciones.
P.D. Creo Don Peter firmó un contrato con Google tras su jubilación.

José Miguel Ridao dijo...

No me lo puedo creer, es verdad, ¡sale Joan Tardá! Menuda rosita de pitiminí, tenía que haber escrito los versos en catalán. Gracias, Álex, hacía tiempo que no me reía tanto.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, volvemos a las andadas, ya estaba bien de nostalgia, como decías, que no mariconadas.

Un abrazo.

Pd.Algo de mi, le gustaba más el Ridao poeta y nostálgico.

Pasión dijo...

Cuando he leído tu entrada, me pregunté, ¿porqué no lo escribe en español?, después con decir el autor. Te comprendo.

Si escribieras de Economía a mí me encantaría, pero la real. La única economía que sé por ahora es la de mi casa, que no es poco, casi ná.

Entrar en la Página principal de Google lo único que veo es al sectarismo. Yo lo borro, pero siguen erre que erre, ¿cómo se puede borrar?.

Jose Miguel a mí no me dejes rosas, prefiero un clavel.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Pasión, los versos en inglés son míos, no sé por qué me dio por ahí; debí poner la traducción, que ya he dicho a Alejandro:

Adiós,
los días dulces y tiernos han volado
cubriendo de sombras
mi alegría futura.

La entrada es de humor, me gusta la poesía. En cuanto a la economía real, es de la que yo suelo escribir; en este blog tengo alguna muestra: pincha en la etiqueta "Economía".

Y por supuesto que te dejo un clavel.

Un abrazo cumpleañero.

Olga B. dijo...

Pero por Dios, qué te han dao en las vacaciones... No te arrepientas de tu melancolía. Lo de la prosa melíflua, los quejidos y los empalagos son mariconadas, es así. Pero la melancolía, no. Mucho menos si es tan cierta que uno la esconde, la arropa, en vez de hacer bandera y sangre propia y ajena y etc. Pudor frente a, en el fondo, sinvergüencería:-)
Hala, economista, yo will come back to the blue, late or soon.
Abrazos, as usual.

José Miguel Ridao dijo...

Thank you, Helga. Eso, blue, nada de pink;-)

Ya que he llegado a este punto seguiré transitando el camino de las musas de vez en cuando, haciendo bueno uno de mis lemas:

From lost to the river.

Un abrazo spanglishero.

Ricardo dijo...

José Miguel, dado que acaban las vacaciones y que mis comentarios van a escasear, te adjunto algo (no me atrevo a calificarlo) para que nos recuerde lo mucho que hemos disfrutado estos días, creo que esta Semana Santa blogera será rememorada en el futuro y calificada con un nivel muy alto
en nuestras nostalgias venideras.

Hala, todo para ti, con dos cojones (y por cierto, que me hayas censurado algún comentario que otro es algo que dará lugar a interesantes narraciones, puede que incluso alguna saga, con múltiples versiones por supuesto)

Paseando Andurriales imprecisos
En el mundo de los blogs he terminado
Conociendo nuevas partes del pasado
Y leyendo comentarios bien incisos

El futuro nuevamente tiene visos
De tornar en un espléndido posado
Que dará lugar a ser luego glosado
En un blog con concurrentes insumisos

Comentarios cariñosos, besos muchos
Hasta abrazos, flores, loas y cojones,
Que terminan en loables arrechuchos

Mas nadie propondrá nuevos marrones
¡Que los hemos disfrutado ya, y muchos!
Que la censura actúe sin contemplaciones

Ricardo dijo...

Y por cierto, a ver cómo me ayudas a explicar que escriba poemas al blog y no a quien tú sabes

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Ricardo, me lo tomo como un regalo de cumple y digno colofón a nuestras vacaciones virtuales. No te digo que me has emocionado porque eso es de nenazas.

Ah, y sólo te censuré un comentario, tampoco exageres.

Rspecto a lo último, los tíos con dos cojones no escriben poemitas a las damas, son ellas las que corren detrás nuestra. A ver si te enteras, coño.

Un abrazo dodecasílabo, y aquí se cierra la chabacanería andurrialera, que me quedo sin audiencia.

Ricardo dijo...

Lo ves, ya empiezan las versiones respecto, acabaremos discutiendo el número de comentarios censurados, su contenido, ... y no te olvides de la autocensura.

Olga B. dijo...

Cumples years, oldchap?
Congratulations, in this case!!!

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, greek beauty.
Not so old, by the way...;-)

Mery dijo...

¿Cumples años hoy, ayer...?
Sea cuando sea, muchísimas felicidades.Date tantos tirones de oreja como años cumplas, de mi parte.

Asisto a este diálogo de a dos entre Ricardo y tu como si fuera un partido de tenis. Y encima, muerta de la risa.
Un abrazo.

Ricardo dijo...

Mery, me alegro de que disfutes, imagínate, este partido lleva en juego más de 24 años, sin parar, y por supuesto la victoria siempre cae en mi lado, aunque JM seguro que no lo reconoce.

Y por cierto, pese a que JM trata de dar una imagen de mí falseada, no le hagas caso, soy encantador, pero ya verás como presenta también versiones distintas de esta realidad

José Miguel Ridao dijo...

Mery, ten cuidado con este pájaro que tiene más peligro que Lopera en un vestuario de tíos. Encima amenaza con abrir un blog. Si lo hace por favor no entres, es un consejo de amigo...

Ricardo, si estás pensando en responder te aviso que te voy a censurar el mensaje. Pide un blog para tu cumple, si quieres abro una suscripción en el mío.

Mery dijo...

Anda, el partido se alarga: voy por unas palomitas y una coca-cola para estar mas placidamente acomodada.
Esto promete.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bonita copla y además sincera. La poesía está ahí en la cima para quien quiera alcanzarla. A ella le da igual que los que la gozan sean de un grupo o de otro. Y por cierto, también yo recuerdo a uno que me dio un golpecito de más en la espalda. Para la próxima vez que nos lo hagan, responderemos con un estornudo con humores.

José Miguel Ridao dijo...

Eso, Jesús, con humores, por mi parte dobles: pienso echarle todos los mocos y después cachondearme de él, a ver si se le quitan las ganas de tortacitos.