lunes, 20 de abril de 2009

Respuesta al amigo González Romano


Sirva esta entrada para reparar mi prestigio poetástrico atacado impunemente en un comentario hecho a mi entrada de ayer por mi compañero de andanzas blogueras don Juan Antonio González Romano (no te enfades, que lo digo en broma).

Te advierto de mis buenas intenciones,
Romano de mi vida receloso;
tan solo he procurado ser gracioso
y hacer un poemón con dos cojones.

Yo alego a estas falsas acusaciones
que en versos soy más bien poco ortodoxo,
leyendo soy un tanto perezoso
y estaba bien seguro de mis dones.

Me asombra mucho verlo y creerlo:
me sienta bien ponerme algo lascivo

y hacer este soneto de estraperlo.

No me ha venido mal este motivo,
pues veo que sin comerlo ni beberlo
me encuentro que soy Lope redivivo.


P.S. Esto me empieza a recordar a las peleas en broma de Juanito Valderrama y Dolores Abril.

P.P.S. No sé si es ortodoxo poner ortodoxo como rima de perezoso, pero como ya he dicho que no soy nada ortodoxo igual la ortodoxia de mi contrincante me lo perdona.

43 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

En el que Romano, con la mano, responde a los infundios de Ridao, manteniendo las rimas, salvo las no ortodoxas o las que ofenden al buen sentido del soneto.
Escribe en burla:

No dudo de tus buenas intenciones
Ridao de mis versos receloso,
más dudo de que puedas ser gracioso
haciendo un poemón con dos cojones.

No son falsas, pardiez, acusaciones
aquellas que te lanzo proceloso,
(fallaste una rima, perezoso:
no serán, vive Dios, falta de dones).

No te asombres al verlo ni creerlo,
no te sientas tan bien siendo lascivo,
no cometas sonetos de estraperlo:

mejor piensa que ha sido este el motivo
de que yo, sin Loperlo o Quevederlo,
lamente ser Ridao redivivo.

José Miguel Ridao dijo...

¡Qué gran honor! ¡¡Me han parafraseado!! Y nada menos que un poeta...

Creo que es mi consagración, perdonadme si os dejo, mi emoción me impide continuar...

Octavio dijo...

Aún nos queda una duda blogueril:
¿cuál será de los dos Juan Valderrama?
¿Quién será de los dos Lola de abril?

Ricardo dijo...

Desde aquí una lanza rompo
Con ardor y por mi amigo
Siempre jugó y ganó o perdió
Pero trampas nunca hizo
Mala leche a veces tiene,
Bien lo sé, mas satisfizo
Sin dudar lo demandado,
Nunca fue un olvidadizo
Puede ser que su soneto
De algún otro traiga visos
Mas sería casualidad,
Y por tanto movilizo
Las mesnadas necesarias
Y sin duda desafío
A quien dude de Miguel
En quien tanto yo confío
A la espera de luchar
Desde ya yo lanzo el grito
Que en la lidia y la batalla
Al inicio es requerido
A los otros a..cobarda
Y a los nuestros les da brío

Con Dos Cojoooooooooneeeeeeeesssssss

Oh, oh
A la guerra llegué tarde
Que parece que el amor
Poetil ya les embargue
Intercambian una flor
Sin luchar, vaya cobardes

Julio dijo...

La cosa se pone interesante...

Antonio Serrano Cueto dijo...

Saldrán de esta poética contienda
(cuánta erre en porfía) muy errados
los lectores: romanos los ridaos
y ridaos los romanos.¡Qué merienda!

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Cuánta invectiva en verso, oh dioses! Me gustaría reconciliaros en un soneto, pero no tengo tanto talento.
El asunto este de los testes lo merece.

Alejandro Muñoz dijo...

De si puede ser más Lope que Quevedo puedo tener mis dudas.
Sí estoy seguro de que no se trata de una disputa entre Juanito Valderrama y Dolores Abril... diría que es Pimpinela.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Dejo claro a don Octavio,
también al señor Muñoz
que sería error atroz,
y también inmenso agravio,
dudar que yo soy el sabio
y Ridao Juanito y Abril.
Y en el mundo blogueril,
saben hasta en Venezuela
que del dúo Pimpinela
Ridao es el más femenil.

José Miguel Ridao dijo...

Parece que no has leído
mi soneto precedente,
donde dejo bien presente
lo que es de todos sabido.

¿No será que por la envidia
de verte tan inferior
no encuentras remedio mejor
que hacer calumnia y perfidia?

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

¿Quién es este que se atreve
a llamarme a mí inferior
sin hacerse acreedor
a los ojos de la plebe
de una fama de relieve?
Atiende, mi amigo altivo:
Yo por décimas te escribo,
tú contestas redondillas;
se ve que ya ni en cuclillas
consigues ser creativo.

José Miguel Ridao dijo...

Inferior en la contienda
y en las artes amatorias;
en la juerga y la jodienda
y en muchas otras historias.

Para ser economista
y novicio en poesía,
no me negarás, artista,
una cierta maestría.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Al menos eres sincero
al declararte novicio,
pues tu maña en el oficio
es propia de un bellotero.
¿Eres tipo tan fullero
para todo lo demás?
No he de fiarme jamás
de este pobre economista
que es tan sólo especialista
en tronadas por detrás.

Alejandro Muñoz dijo...

Vuelvo a entrometerme.
No será una disputa de Pimpinela, ya veo que se trata de un duelo en verso en plan Cyrano de Bergerac.
Decidme entonces ¿quién de los dos tiene más larga... la nariz?
Es por adjudicarle un premio a Cyrano.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

No hablaremos de largura,
que Ridao se moriría
al comprobar mi metría
y lo que me dura dura.

José Miguel Ridao dijo...

La nariz como Cyrano,
la picha como un despojo.
Ése es González Romano,
aunque en esto tenga enojo.

De nariz, bien despachao,
la minga como Pinocho
ése es mi menda, Ridao,
centimetros treinta y ocho.

José Miguel Ridao dijo...

Y digo yo, buen Romano,
¿qué tal a vos le parece
si ahora mismo descansamos
y no seguís en sus trece?

Descansamos y Romano
no hace rima bien cerrada,
mas me paso por el...
(no diré yo tal guarrada).

Miradme al menos dijo...

Esto sí que es una discusión de hombres. Con dos cojones. ¿Para qué tantos argumentos estando la largura de por medio? ¡Qué feliz sería la ministra Bibiana Aído leyendo estos versos!
Felicidades

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Dice el refrán castellano
y es verdad harta y con creces:
lo que presumes, careces.
No es quien presume Romano
sino Ridao el villano,
que es un presunto Pinocho;
sus medidas, treinta y ocho
milímetros de largura:
ni aunque se le ponga dura
podrá conocer un chocho...

José Miguel Ridao dijo...

¿Blanda dices, buen Romano?
¿Corta, lacia, entristecida?
¿De chochos desconocida?
¿Digna de un pobre enano?

Dice otro buen refrán
que come ajos quien se pica,
y eso es lo que practica
mi rival González san.

Ricardo dijo...

Pareciome que la paz
Se alcanzaba sin batalla
Sin embargo por detrás
Revolviose el muy canalla
Obligándome a tomar
Que digo a tomar, que más
Quisiera, a desenvainar
Mis poderes cual si fuera
Un Cisneros ejemplar
Y por mis huevos
Su castillo asaltar
Dejándolo baldío, ya
Mochuelo, que al atacar
Érror grave es no saber
A los otros masacrar
Que si puede presumir
Andurriales de capaz,
De un capaz, capaz sin fin
Es mi ariete, gran rapaz
Y un romano no es rival
Pese a su clara maldad
De enfrentar mi gran poder
No diré poder sin par
Que muy bien viene este par
Para la guerra ganar

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Joder, menudo duelo de titanes.

Salud-2.

Ricardo dijo...

Malhaya el traidor infiel
Que a los amigos condena
Traicionando su deber
Y causando tan gran pena
Que los deja sin poder
Tenerlo por Santo a él
Y todo lo echa a perder
Alejandro que mal acto
Pues por algo comer bien
Capaz fuiste de fallar
A un amigo, en el deber
En vez de en el Bulli
Si, ya comerás con placer
Alimento bananero

Antonio Azuaga dijo...

Un aplauso prolongado (porque si digo “largo”, ¡sabe Dios que concluiréis!) para esta enconada (ojo, dijo enconada, con “n”) esgrima de versos.

Liliana G. dijo...

Al final me he de meter
entre hombres por la rima
y aunque fuera menester
no les iría por encima
pues no queriéndolo ver
en el verso tal enigma
que me da escozor saber
cómo podría salir digna.


Y hasta aquí llego, no sea que deba salir indigna. Jajaja

Antonio Serrano Cueto dijo...

Qué maravilla de torneo, qué caballeros en liza. ¿Cuál de los dos sobrevivirá a la paliza?
POR ESCENAS COMO ESTA MERECE LA PENA DEAMBULAR POR LA BLOGOSFERA. Eso sí, a ver con qué broche cerráis, porque quede redonda la porfía.
Abrazos enromanoridaos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Señores, una mujer
se presenta en la disputa...
Uy, qué palabra tan bruta
acabo de entremeter.
Será mejor detener
esta bravata enconada,
y dejar apaciguada
la casa del buen Ridao.
Por mi parte, este sarao
se termina, camarada.

La tarde ha sido un bombazo.
José Miguel: un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Conste que he dicho "mujer"
por Liliana, no por Cueto,
Para ambos, mi respeto.
Su compaña fue un placer.

Er Tato dijo...

Aún no sé dónde debo colocar los aplausos, así que los reparto a discreción a todo lo largo y ancho de la entrada y, sobre todo, de lo que le cuelga. ¿He dicho lo que le cuelga? Lo retiro, lo retiro, no se ensañen caballeros, que no está el patio para bromas.

Un abrazo

Alejandro Muñoz dijo...

¡Uff! Pensé que no llegaba. ¿Ha acabado ya el partido? a ver, a ver ...hecho un vistazo...¡Coño! Qué difícil de seguir, ¡esto es de Guinnes! ¿algún otro partido se ha disputado simultáneamente en dos terrenos diferentes?...a ver, a ver.... que esto huele a empate.
¡No! Recibe mi felicitación José Miguel.
Creo que has doblegado claramente a tu rival.

Alejandro Muñoz dijo...

Hola José Miguel.
Creo que debo tener un virus en mi ordenador. Acabo de entrar en el blog de ese Romano (sabes que me parece aburrido y lo sigo poco) y he visto que alguien ha dejado un mensaje desde mi perfil.
Sabes de sobra que yo estaba en el parque con los niños y debe ser una inexplicable confusión.
Ya nos vemos en El Bulli, machote.

Liliana G. dijo...

Juan Antonio ¡Qué placer!
Un caballero he encontrado
que me ha llamado mujer
sin haberme difamado,
que ése es un deber
de todo hombre honrado
donde se debe detener
para no salir mal parado.

Anónimo dijo...

Señores, sean sensatos
no malgasten más sus dones
en pasarse por el forro
de su gorro
tan bien medidas razones,
¡que parecen pelagatos!

Dense una pausa en el morro
que se les ve pichoncejos
en el fondo amartelados
-¡concuñados!-
y su arte está muy lejos
de esta querella. (Me corro.)

(Pasaba por acá -cosas de la deriva bloguera- y no pude contenerme, quizás a destiempo; ustedes sabrán disculpar la intromisión, pero el ambiente animaba...)

AJR

Mery dijo...

Me parto con lo de Dolores y Valderrama.
Hay otra versión : los Pimpinela, jajajjaja.
Un beso

Antonio Azuaga dijo...

No lo he podido evitar:
ver a una mujer rendida
que se dice agradecida
al verse mujer llamar,
me da mucho que pensar,
que sufrir, que padecer.
Porque saberse mujer
y agradecer que se diga,
a más que a nobleza obliga
que no sabemos saber.

Mery dijo...

Cansados los ojos, dolientes,
veo pasar los enojos
de dos caballeros sin dientes,
soltándose los despojos.

Mas no, yerro, aún Casanova
circula por esta escena,
midiendo sus partes nobles,
y disfrutándolas plenas.

Que estos dos querubines
pasan los lunes rimando,
tanto montan, montan tanto
ridaos y romanines.

Liliana G. dijo...

Don Antonio, nobleza obliga
al buen tino reconocer
que no lo digo por mendiga
sino sólo por ser mujer,
además no piense ni diga
nada que me haga ofender
pues no soy una dama rendida
y eso usted lo debe saber.

Pasión dijo...

¿Y ahora qué digo?, vaya manera de absolver al personal.

Me voy a escribir una entrada en mi libreta.

Estoy cabreada y mosqueada.

Abrazos.

Ricardo dijo...

Ale, va por ti,
que a escondidas escribes confesando de Miguel
debilidades, ¡mentiras!:

Mal traidor no digas eso
que Ridao es muy capaz
de a Gonzalo limpiar …eso
y alimentar un rapaz
mientras descarga de peso
su gran cuerpo montaraz
en el trono del Congreso
mas vale, que haya paz
que guerrero no regreso
y ojo, esconde la faz
a ver si a su regreso
te atreves a ser falaz

José Miguel Ridao dijo...

¡Vive Dios que ya era hora!
Ya ha pasado la tormenta;
sin querer perdí la cuenta
de las hostias que hasta ahora
me han llegado sin demora.
Aunque también el Romano
ha probado de mi mano
un puñado de empellones,
caricias y coscorrones
a pesar de ser mi hermano.

Ya doy por finalizado
tan bruto acontecimiento,
aunque es cierto que lo siento;
tanto es lo que he disfrutado
más dando que recibiendo.
Camarada, ten presente
Que espera un jamón paciente
en tierras de Arias Montano
como muy tarde en verano.
¡Un fuerte abrazo, valiente!

Muchas gracias a todos por alegrarme la tarde, y a Juan Antonio que le pique un pollo...

Ah, y veo que Liliana y Antonio retoman el duelo... Ahora veré los toros desde la barrera.

Y que conste que estáis todos invitados a jamón, que si no se lo come todo el Romano. No tenéis más que venir por Alájar este verano y preguntar por mí (me conoce todo el mundo, je je...). Va en serio, ¿eh? Si se acaba el jamón os invito a mortadela.

Sombras Chinescas dijo...

;-) ;-) ;-) ;-) ;-) ;-) ;-) ;-)

Permitan que me tronche.
Saludos

bambu222 dijo...

Divertido este duelo entre caballeros y la entrada de Liliana
me ha encantado.Animada blogosfera.

Olga B. dijo...

Madre de Dios.
No se os puede dejar ni un par de días...
¿Os habéis releído?
Esta es para imprimirla y guardarla en un sitio especial, como ejemplo de... pues como ejemplo de lo que cada cual decida, ahí ya no me meto:-)))))
Qué valientes Liliana y Mery.
Un saludo (tardío:-( a todos.