jueves, 2 de abril de 2009

Rima consonante y malsonante

Lean, comparen y después voten:

Versión 1:

Tengo miedo a perder la maravilla
de tu cara de estatua, y el aliento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Versión 2:

Tengo miedo a perder la maravilla
de tu cara de estatua, y el momento
que de noche te pone la almejilla
entreabierta y presta al condimento

No me negaréis que hay algo de mojigatería en muchos poetas eximios: mucha progresía, mucha vida disoluta y mirad las cursiladas que escribían.

21 comentarios:

Juanma de la Torre. dijo...

A pan, pan... y al vino, vino.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Es curioso, José Miguel, porque Augusto Bembibre, el poeta burlesco, también hizo una glosa de estos versos:

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus tetas aladas cara al viento,
al húmedo sabor de tu escotilla
y al roce en tu canal de mi instrumento.

Conste en acta

Juanma dijo...

Ja, ja, ja....sois geniales todos. Es genial este blog. Y no voto, que nunca lo hice...

Abrazos.

Octavio dijo...

Maravilla con almejilla es un poco, no sé, demasiado evidente, ¿no crees?
Prueba con albondiguilla, alcantarilla, almohadilla, babilla, bajilla, banderilla, bastardilla, cabrilla, calderilla, camilla, capilla, cañaílla, cochinilla, colilla, cornetilla, coronilla, cotilla, criadilla, cuchilla, empanadilla, ensaladilla, guindilla, hebilla, jeringuilla, manecilla, morcilla (ejem), octavilla (qué buena esta), paletilla, peladilla, pelotilla, perilla (mi favorita), rabadilla, redondilla, encilla, rosquilla, semilla, serranilla, taleguilla, tetilla, trampilla...
En fin.

Ricardo dijo...

Coño, con dos cojones,si señor, sin miedo a la censura.

En esta ocasion la entrada es sin duda tonante, espero que las (mejor dicho la) respuestas que recibas no la tornen en tronante

José Miguel Ridao dijo...

Joder, ¿quién será el tío guarro que ha entrado en mi blog mientras estaba trabajando? Espero que no haya sido Miguel esta vez (no, estaba en el cole). En fin, no voy a borrar la entrada porque después de todo tiene su gracia, cambiaré las claves. Y ya que comentáis, os respondo, que para eso el blog es mío.

Juanma, di que sí. Me alegra mucho verte por aquí. Un fuerte abrazo.

Finos versos, Juan Antonio. Dignos de mi intruso. Aunque lo de instrumento es demasiado explícito; podía haber puesto sarmiento.

Vota, Juanma, porfa.

Octavio, ¿no habrás sido tú? De todos modos almejilla está bien: es lo que meos altera el original lorquiano, y da pie a "entreabierta".

Con dos cojones, Ricardo; no sé muy bien por qué pero siempre con dos cojones.

Chicas, no os asustéis que cuando encuentre al impostor lo publico en mi blog.

Un decente abrazo.

Juanma dijo...

Que nooooooooooooooooo.....

Olga B. dijo...

Bueno, pues considerando la de Augusto Bembibre como versión 3, yo casi aportaría la versión 4, ya escrita por Lorca:

"Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento".

Y olé. Lorca for ever, aunque se lleve poco decirlo.

Cuidado con los detallitos, que cono, así sin Ñ, no es más que geometría.

Abrazos y besos.

L.A.A dijo...

Ay, ay!
Te has cargado tu audiencia femenina...!
Bueno, yo me atrevo a ser la excepción, que por algo soy fan tuya y lectora desde hace algún tiempo, aunque no haya entrado hasta hoy.
Para ser mi primer comentario, no te adularé demasiado, más bien seré algo crítica: me gustan tus picardías, las ironías, ese fino sentido del humor... pero prefiero que sean menos explícitas. Simplemente la sugerencia, que deja libre la imaginación del lector para terminar la escena, para mí tiene más encanto y más morbo.
De cualquier modo, me encanta la capacidad de sorprenderme que tienes!! Confieso que estoy enganchada a este blog, y espero seguir sorprendiéndome y descubriéndote cada día.

Un sincero y casto abrazo,

L.A.A

José Miguel Ridao dijo...

¡Ole, Olga! ¿Ves, encima de guarro el intruso es un inculto, ¡mira que poner cara en vez de ojos! Ese detalle en la vida se le habría pasado al auténtico, al genuino dueño de este blog.

Encantado de que vengas, L.A.A. Lo de hoy era es eso, un cambio de tercio puntual. Está bien que me deis merecida caña, con tantas alabanzas corre uno el riesgo de engreírse. En fin, ese intruso ha metido la pata una mijita.

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Nada de caña, pero no eran sólo los "ojos", era también el "acento" del segundo verso (lo que sea por recordar este soneto, uno de los geniales):

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.


Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,


no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

Hala, y más besos castos.

José Miguel Ridao dijo...

Ufff. ¡por fin! Lo que hay que hacer para que se recuerden los versos inmortales. Seguro que si los transcribo tal cual en la entrada nadie les presta atención. Todo sea por difundir la poesía... Aunque no me negarás que las rimas estaban muy conseguidas, y que había un cierto aliento poético en el cuarteto.

Liliana G. dijo...

No me asusto José Miguel, me ha hecho la mar de gracia y además ¡voto por la versión 2! Que aliento rime con aliento me parece idiota.
Ahora, el que tenga cara de estatua, ¿significa que la dama en cuestión es una caradura? Porque de la cara ni te has dado cuenta, tan absorto estabas en las demás partes. Jajaja.

Este post es para divertirse no para censurarte. Cariños.

José Miguel Ridao dijo...

Liliana, algo había que hacer con el original para obtener yo algún voto. ¡Lorca es mucho Lorca! Gracias por reírte.

Julio dijo...

Quevedesco, Ridao, sí señor

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hubo un poeta en Siltola, que hizo una versión de estos versos, que conste en acta, señor Ridao:

Sin miedo a perder la pinganilla
o colgajo virtual sin fundamento
en el día de placer con la cojilla
se me arrugó de golpe virulento.


Pero lo echamos porque faltaba al respeto y pensamos que marchó por unos andurriales.

Un abrazo señor Ridao, otra genialidad suya.

José Miguel Ridao dijo...

Por Dios, Julio, Quevedo era mucho más bruto.

Qué curioso, Javier, cuando yo iba hace años al fútbol me encontré también a uno de esos poetas burlescos, y en un derbi le espetó lo siguiente a un aficionado rival:

Tengo miedo a que pierda mi Sevilla
y que gane tu betis, pero atento,
que antes llueve cien días en Melilla
y escriben poesía los jumentos

Lo paso también al acta, esto da para un poemario.

Abrazos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Genial don Ridao, genial.

Que conste que soy del Cádiz F.C.

Un abrazo.

Mery dijo...

Menos mal que llega la señorita Olga y pone un poco de decencia y cordura en esta reunión.
¡¡La degeneración es tal que hasta se acaba hablando de fútbol !!
Entre las versiones 1,2,3 4,5...yo ya no sé si hubo alguna vez una maravilla, si la estatua tenía perilla, si por el canal navegaba un instrumento recitando octavillas, si había rosas en la noche, en fin, si esto es una cursilada o una burrada como un piano de cola (con perdón).

Mientras tanto, voy por un pañuelo para secarme las lágrimas de la risa. Menos mal que no llevo rímel.

Un abrazo a todos.

Alejandro Muñoz dijo...

Me sorprendes José Miguel.
Cuando se te agoten los recursos poéticos puedes teclear en Google "me subí a la reja" y te pasas al cancionero popular.
Es algo más basto pero sirve igualmente.
Llego a tu entrada más tarde de lo habitual porque he visitado otros blogs y dejo el tuyo para el final.
Me he topado con tu rastro (a ver cuando añades tu foto al perfil y me topo también con tu rostro) y me congratulo (di lo que quieras) con que hayas pasado por alto la "mala rima" que tiene Mingote.
Lástima de mi amigo Julio.
A él le toca hoy canjear su premio.

José Miguel Ridao dijo...

Al final todo ha quedado en burrada, Mery, y bien gorda. ¡Si Lorca levantara la cabeza! Menos mal que los de la memoria histórica están ahora más paraditos. Por cierto, acabo de tratar de reparar cierto olvido imperdonable que cometí ayer, espero que la penitencia sea leve.

Álex, un día de estos me animo y cuelgo mi perfil, mientras tanto, tú que me conoces puedes ir dando fe a las ilustras contertulias, miembras insignas del libro de honor de este cuaderno, de mi donaire, prestancia y atractivo irresistible. Lo del premio de Mingote lo he obviado porque ya ayer Romano se lo llevó por su apellido, no vayamos a convertir esto en una tómbola.

Un abrazo noctámbulo.