domingo, 5 de abril de 2009

La Pasión según Bach

Hoy Domingo de Ramos ha comenzado la Semana de Pasión, y aunque yo no soy muy semanasantero que digamos, cuando llegan estas fechas suelo acudir a la música de Bach, que me emociona bastante más que las marchas procesionales. He elegido la pieza que ofrezco a continuación, y recomiendo a los lectores varones que la escuchen mientras siguen leyendo la entrada, y a las féminas que lo dejen para el final, ya entenderán por qué.



Aunque nunca he sabido muy bien por dónde queda Dios, si es que queda por algún lado, cuando escucho la música de don Sebastián tengo la certeza de su presencia: Dios vive en sus pentagramas inmortales. Se dice que Bach compuso hasta cinco versiones musicales de la Pasión, pero por desgracia sólo nos han llegado dos: la Pasión según San Juan y la Pasión según San Mateo. Mi pieza favorita es el coro inicial de la primera, que en esta versión sólo cantan 16 voces, como en tiempos de Bach, y no esos coros mastodónticos tan populares en el siglo pasado que hacen que se pierdan los matices.

La música es de una tensión incomparable, yo diría que crea angustia, transmite dolor, el dolor de la Pasión. Ya dije en otra ocasión que sospecho que Bach tenía línea directa con el altísimo, pues de otro modo no se puede entender cómo se puede transmitir esa sensación de plenitud. Da igual comprender o no la letra, es Dios quien habla a través de la música del cantor de Leipzig. En este caso el coro es japonés, y su pronunciación del alemán es perfecta. Tras oír la música, es bueno saber lo que dicen las voces; por eso transcribo aquí el texto:

Herr, unser Herrscher, dessen Ruhm
In allen Landen herrlich ist!
Zeig uns durch deine Passion,
Daß du, der wahre Gottessohn,
Zu aller Zeit,
Auch in der größten Niedrigkeit,
Verherrlicht worden bist!

¡Señor, nuestro Rey, cuya gloria
reina en todos los pueblos!
Muéstranos, por tu Pasión,
que Tú, Hijo de Dios verdadero,
en todos los tiempos,
hasta en las mayores humillaciones
has sido glorificado.

Ah, casi se me olvidaba, ahora pueden las mujeres oír la música, ya se sabe que sólo los hombres pueden hacer varias cosas a la vez.

P.S. No tengo remedio, hasta en una entrada como ésta tengo que soltar alguna cagada.

14 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Preciosa música y bella entrada semanasantera.

¿Y dices que no eres fetichista?

Venga ya, hombre.

La música, la pasión, el dolor, las descripciones.

Es usted un capillita, un capirotero.

Bromas atrás, gracias por esta entrada que hace pasar un día inolvidable.

Un fuerte abrazo.

Ricardo dijo...

Jose Miguel, tu entrada me ayuda a desempolvar viejos CDs y escucharlos bajo una nueva perspectiva.
En relación a tu puntualización final, mi mujer me achaca a mí ese defecto segun tú tan femenino, y aunque le digo que no es cierto, que al menos puedo hacer dos cosas a la vez, no la convenzo, pero claro, ahora lo entiendo, mientras me riñe no puede escucharme, le obligaría a duplicar sus funciones

Por cierto, tas tu entrada y mi comentario, me temo que este fin de semana fregamos nosotros, queda prohibido nada que contenga tomate o similares

Pasión dijo...

Juan Sebastián Bach, el Padre de la Música; WWW.

¿Las féminas?. Leía, pero la curiosidad. Las Mujeres no sólo hacemos una cosa a la vez, nos multiplicamos.

Yo tampoco soy semanasantera, es un insulto a la inteligencia, debemos ser buenos todo el AÑO, a ver, ¿quién entiende tu entrada?.

Abrazos.

Malvaloca dijo...

Pues hasta ahora siempre se ha dicho que son los hombres los que tienen una única neurona. Y ya se sabe su uso.

Eso es lo que dicen las malas lenguas que yo no soy tan perversa.

Muy buen texto y estupenda música. No dejes de sentarte en el trono, aunque eso, en esta semana, puede tener otras lecturas.

Alejandro Muñoz dijo...

Hola José Miguel.
Ya he vuelto de mi fin de semana sin Internet (te lo recomiendo).
Debo ser muy femenino (no debes repartir suerte esta Semana) porque lo único que consigo hacer simultáneamente es dormir y soñar (aunque sueño mucho despierto).
Me preocupa que sigas arremetiendo contra tu club de fans. Jamás tantas mujeres han estado tan pendientes de ti y te empeñas en asustarlas.
He hecho los deberes, he entrado en otros blogs, he dejado un comentario sobre Semana Santa a otro de los nominados (yo comentando sobre temas cofrades, mi hermano Emilio no lo podrá creer) y me he encontrado con el rastro de Rosna san.
Creo que le has perdido como comentarista. Debió quedarse estupefacta al buscar "almejilla" en su diccionario de Español-Niponés.
Lo que estaba escuchando de Bach era muy bonito. Se ha interumpido su reproducción al cliquear sobre el texto "4 comentarios". Debe ser que mi ordenador tampoco es multitarea.
He mirado bien y de Bach en casa sólo he encontrado una botella.
No suena igual.
Me ha gustado lo de "poeto" que has dicho de mí por ahí.
No tiene rima.
Sé que no haber felicitado a Lola el viernes no tiene perdón.
¡Felicidades Lola!

Liliana G. dijo...

Hola José Miguel.

Coincido con vos en cuanto a la maravillosa música de Bach. En cambio, por estos lares, las festividades no son tan arraigadas como en España, por mi parte, nada. Sólo festejar los cumpleaños de dos de mis hijos, pues el primero y el último nacieron el mismo día, el 9 de abril. ¡A tomar nota!

¿Por ventura has creído que te iba a hacer caso, es decir, esperar para escuchar? ¡¡Qué ocurrente!! José Miguel, que no sos ni mi padre, ni mi esposo, ni mi jefe y aún ellos en su momento no tuvieron éxito con mandarme a hacer algo. Pero como todo pasa por tu compulsión a enojar al género opuesto, tu ardid en lugar de enfadarme me ha hecho reír a mandíbula batiente.

¡Sos todo un caso! El que quiera hacerme caer en la trampa a mí debe esmerarse un poco más... Jajaja

Cariños.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La Pasión de Bach es una de mis obras favoritas. Tal vez la Creación de Haydn sea la otra. Escucharla siempre es un placer.
Pero no hay que contraponer las marchas procesionales al gusto por Bach, entre otras cosas porque son incomparables. A mí me gusta quedarme con lo mejor de cada casa (porque hay ciertas marchas infumables, cierto).
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Me encanta que os riáis (vosotras) de mi trampita, las que habéis caído y las que no. Vaya por delante que se me ocurrió el otro día cuando oí por la radio el siguiente chiste:
- ¿Por qué los hombres tienen una neurona más que los caballos?
- Para no cagarse en los desfiles.
Qué graciosillo, ¿verdad?
Lo cierto es que a quien cuenta el chiste anterior lo sacan a hombros, y sin embargo por el mío puede hasta que me metan en la cárcel. En fin, lo políticamente correcto...

Vamos, que quien me conoce sabe que me caracterizo por mi trato exquisito, respeto sumo y adoración manifiesta por el otro sexo. ¿Verdad que sí, cariño?

Dicho lo dicho, paso a comentar:

Javier, eres el único, con Juan Antonio, que se ha limitado a comentar lo que es la entrada, cosa que dice mucho a tu favor. Ah, y lo de capirotero me lo tomo como un insulto;-)

Ricardo, no te preocupes, con el lavavajillas es mucho más fácil.

Pasión ,es verdad que las mujeres os multiplicáis, pero los hombres también lo vamos haciendo, con los nuevos tiempos.

Bienvenida, Malvaloca, yo uso mi neurona para escribir en el blog. Tienes razón con el trono, voy a estar una semanita sin sentarme.

Álex, tu ordenador es una nenaza, te tienes que comprar uno como Dios manda, con dos cojones. Gracias de parte de Lola.

Liliana, eso es lo que pretendía, hacerte reír... Y ya caerás.

Juan Antonio, no es que no me gusten las marchas, es que Bach me emociona más. Sigue disfrutando de tu Semana Santa, me das envidia.

Un abrazo lunesantero.

Julio dijo...

Tambén a mí me gusta Bach. Sin embargo, no comparo la emoción de una buena marcha en una revirá...

José Miguel Ridao dijo...

Estoy de acuerdo, Julio, son cosas distintas. La emoción de las marchas pone los vellos de punta, y la de Bach es más profunda, o así lo siento yo.

Un abrazo.

Mery dijo...

Eres como la vida misma: el yin y el yan en un mismo ser. Haces muy requetebien soltando alguna "cagadita" tras el severo momento de la música. Bach es música celestial, no me cabe la menor duda, y también lo comentamos en su momento.
Precioso momento este de hoy, igualmente.
Un abrazo

Mery dijo...

AH, ya que Juan Antonio trae a colación La Creación de Haydn (con lo que estoy totalmente de acuerdo) me permito añadir otra: El Mesías, de Haendel.
Menudo trío.

Otroo abrazo

Alejandro Martín Navarro dijo...

Vaya, segundo blog con entrada sobre Bach en los últimos días! Y yo llevo preparando una desde que escuché, el sábado pasado, La Pasión según San Juan en el Maestranza de Sevilla. Me parece que ya la dejaré pasar... Es una alegría encontrar hermanos en la fe en Bach :-)

José Miguel Ridao dijo...

Pues yo era un habitual del Mestranza, hasta llegué a cantar en el coro, la segunda de Mahler, Resurrección, aún se me ponen los vellos de punta cuando la escucho, cantar el pianísimo de inicio desde dentro es una experiencia mística. Ahora mis obligaciones familiares hacen que me entere por ti de que se ha cantado la Pasión según San Juan en Sevilla. Ya vendrán tiempos... distintos.

Es difícil no tener fe en Bach...