viernes, 24 de abril de 2009

Bloguerías (IV)


1. Un blog es lo que su dueño quiere que sea.

2. La blogueína es el antídoto contra la telebasura.

3. Bloguear alarga la vida.

4. Otras cosas no alarga.

5. Un blog sin lectores anónimos es una reunión de amigotes.

6. Trogloditas del papel declaran la guerra al blog.

7. De engreídos sin condena está la blogosfera llena.

8. Cuento veinte giliblogs por cada blog blojonudo.

9. Lo que es para mí blojonudo para otro es giliblog.

10. Pasen y lean...

19 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues yo creo que la blogueína, aparte de la vida, alarga más cosas.

Juanma dijo...

A mí me pasa como a Jesús. ¿A ti no, José Miguel? Ejem, ejem...

Paso y leo, querido, lo hago cada vez que puedo, ay.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Queridos amigos, hay cosas que si se alargan más corren el riesgo de que la ley de la gravedad salga victoriosa frente a la pujanza de la sangre...

Juanma dijo...

Uy...qué cochino.

¿Y qué tal Gonzalo?

José Miguel Ridao dijo...

¿En qué estabas pensando, amigo Juanma? Yo me refería al momento de tener hijos, que no conviene alargar pues es asunto grave y con la edad la sangre pierde pujanza.

Gonzalo muy bien en el vivir, y también en el nocturno porculear.

Abrazos.

marisa dijo...

Te he robado algunas para leerlas en clase (la de alargar no,¿eh?)Y no por falta de ganas...
Son buenísimas. Bueno espero seguir siendo para ti una bloggera que merezca la pena visitar, aunque para otros pueda ser una gilibloguera completa:))En fin. Besos

Miradme al menos dijo...

Blogjones, pues sí que parece importante la blogueína.

Julio dijo...

Depende de cuánta sangre se tenga...

Alejandro Muñoz dijo...

Un blogo, dos blogos, tres blogos es uno de mis programas favoritos.
Tuvimos la suerte de criarnos sin telebasura.

Olga B. dijo...

A mí me parecen sensatas, se nota que eres un padre de familia que piensa cabalmente... pero cuidado, que la sensatez a veces ahuyenta al "blue" al que siempre hay que volver.
El blog sólo es soporte ¡y lo que tiene que soportar a veces!
Un besote para vos y un saludo también para Lola, mira, me apetece. :-)

Mery dijo...

Alarga, por ejemplo, la sonrisa...a veces hasta tornarse carcajada incontrolable.

Que viva la blogosfera.

Un abrazo

Alejandro Muñoz dijo...

¡¡¡AVISO URGENTE DE RIDAO!!!

Me ha llamado hace un rato José Miguel. Se ha ido a su casa de Alájar aprovechando su permiso de paternidad y la Feria de Sevilla. No ha olvidado su libreta ni el portátil (tronos tiene dos allí), pero sí un pequeño detalle: el pinganillo de conexión a Internet.
Está ya con el mono de la blogueína y le espera una semana de retiro. Les sentará bien, tanto a él como a su familia y seguidores. ¿Imagináis como volverá tras su silencio?

ÉL ES ASÍ.
Menos mal que no olvidó a ningún niño. A mí, desde luego, no me habría extrañado.

Liliana G. dijo...

Hola José Miguel:

No sé si bloguear alarga la vida u "otras cosas", porque evidentemente a mí lo único que me alarga es la vigilia. Pero que es un rincón de amigotes donde además podemos despotricar contra los engreídos, los gilibloggers, los blojonudos y los trogloditas, no me cabe la menor duda, además se disfruta.

Y por supuesto que si pasé y leí es porque no me siento incluida en ninguno de los apelativos anteriores (por lo menos hasta que alguien me tilde de tal o cual). En ese caso no volveré a pasar y menos a leer.

¡Qué cosa! Si estoy de acuerdo con vos no me sale un álogo decente... original quise decir.

¡Hasta la vuelta José Miguel! No sé si aguantarás tanto sin la blogaduría...

Pasión dijo...

1. Eso por supesto.

2. ¿Ahora nos damos cuenta?, qué atrasados somos.

3. Pasando, que es gerundio.

5.¡Ay! que más quisiera yo, con mi Vida y mi Cruz.

6,7,8: Soy lectora de Periódicos.
Y tantos/as. Lo mismo me pasa a mí, pero enriquece, siempre y cuando nos descubran.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Uauhhhhhhhh...

Es José Miguel, el de siempre.

Ni nostalgia ni leches.

Falta el premio.

Un abrazo en la blogaduría.

José Miguel Ridao dijo...

Hola a todos, por fin puedo responderos.

Marisa, tu cuaderno siempre será blojonudo, al menos para mí.

Sí que es importante, Miradme, yo ya no veo la tele.

Será por sangre, Julio...

Álex, recuerdo que Torrebruno sí era un poco basurilla...

No temas, Olga, que el blue ya nunca me abandonará, ni las burradas, ni la escatología en sus dos vertientes, ni la poquita de mala leche...

¡Que viva, blogosférica Mery!

Liliana, yo te tildo de blojonuda, pero no te enfades que aquí en españa eso es bueno. No sé en tu tierra...

Pasión, yo ya no compro ni periódicos. Los leo por Internet. Y la de carpetas y archivadores que ha tirado porque me caben en el disco duro...

Javier, se me olvidó el premio. Bueno, será por entradas...

Un abrazo bloguérico.

Anónimo dijo...

Tu blog es blojonudo Con anónimos o sin ellos, pues los amigos que por él pasan lo son también, en sus comentarios y en sus propios blogs, por lo que los anónimos no somos importantes para que siga triunfando. Pero, para mi, la blogueína que mas engancha es la DeL tuyo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues anónimos como tú me dan ánimos para seguir escribiendo. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

No, gracias a ti por escribir, porque todas tus entradas son brillantes.

Unas tan divertidas que te alegran el día, otras que tengo que leer varias veces porque Creo que no las llego a entender bien, por mi poca capacidad, no por falta De genialidad en el texto y otras Las siento tan tristes que me parten el alma. Te aseguro que no estas solo.