sábado, 30 de mayo de 2009

Ridaiku (I)

De nuevo estreno etiqueta. En este caso el título se lo debo a Juanma, que en un comentario a mi entrada de ayer me sugirió que el último de mis haikus, un tanto particular, podía denominarse más bien ridaiku. Me gustó el nombre, y me lo quedo con tu permiso, Juanma. Un ridaiku es un haiku humorístico, a veces escatológico, pero siempre buscando la sonrisa. Huelga decir que tengo que escribirlo yo, o alguno de mis familiares.

Como ya he publicado algún que otro ridaiku, aunque no sabía que se llamaban así, los ofrezco a continuación. Nótese que, aunque los haikus no deben llevar signos de puntuación ni mayúsculas, los ridaikus sí los llevan, que para eso son míos y soy yo quien pongo las normas.

Un sol naciente
ilumina mis sueños
con sus berridos.

¿Quién ha llegado
a tu casa sin llamar?
El anónimo.

El romancero
visita mi cuaderno.
¡Santa paciencia!

Semana Santa
y Feria de Sevilla
con cuatro niños.

Aquí no puedo
conectarme al Internet.
Haiku... jodersu.

Y justamente ayer compuse el último ridaiku, que por su temática y ortodoxia fuera de toda duda podríamos considerar como haiku cagónico:

Fin de la entrada.
Por fin puedo tirar
de la cadena.

Pero claro, una entrada no puede alimentarse exclusivamente de material ya publicado, así que termino con tres nuevos ridaikus:

Miedo me da
que den las vacaciones
en los colegios.

Cuatro cervezas
y una de langostinos,
cincuenta euros.

Se me ha borrado
cuatro veces la entrada.
¡Me cago en blogger!

19 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Genial, gracias Juanma, por el término, que te aseguro, será utilizado fluidamente.

Me ha gustado, es tu estilo desenfado y jovial.

Pero una cosa me ha dejado perplejo, ¿cómo eran los langostinos para tener ese precio, joder?

Ricardo Arjona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Muñoz dijo...

Todos muy buenos, aunque sigo echando en falta uno que tienes escrito desde hace tiempo.

No haiku jones

José Miguel Ridao dijo...

Los langostinos ni los vi, Javier, cuando me enteré del precio salí por patas.

Si haiku jones, Álex, en la próxima cae.

Juanma dijo...

Ja, ja, ja...te leo desde el trabajo (23:15 de un sábado, no está mal para trabajar, ¿eh?) y no sabes cómo me viene de bien la jartera de reír.
Geniales. Me gustan todos, pero "Semana Santa y Feria de Sevilla con cuatro niños" es, bueno, es una genialidad.
Y me alegro también de que te haya gustado mi aportación al nombre como etiqueta.

Ea, con Dios, que me queda un ratito todavía. Haiku...jodersu.

José Miguel Ridao dijo...

Sábado noche,
el Juanma trabajando
con dos cojones.

Juanma dijo...

Me voy a cagá en tó, Ridao...con perdón de la sala.

Juanma dijo...

No se me mal interprete, por favor, mi comentario anterior sólo es porque, digamos, se me ocurren un millón de cosas más sugerentes ahora mismo que ésta de trabajar.

Y ya me callo, que voy a coparlo todo.

Ea, una abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

José Miguel, me dejas de piedra. De verdad. Esos langostinos "miuras" (a ese precio) y sales corriendo...

Langostinos
corriendo
para Alájar.


Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Piensa, Juanma, que esos millones de cosas tan sugerentes las podrás hacer cuando dejes de trabajar. Hay muchos que no dan un palo al agua y no son capaces de imaginar nada sugerente que hacer.

Javier, por el precio de los langostinos pago el gasoil hasta Alájar y me da para jincarme una presa ibérica regada con un Pesquera.
Y ten cuidado con esos bichos que tienen premio.

Un abrazo pepinero.

Liliana G. dijo...

Los Ridaiku también los podrán componer tus niños, José Miguel, que ahora vienen cada vez más avispados.

Por supuesto que como miembro del "Ridao Fans Club", los ya publicados me los sé de memoria. De los últimos, los dos primeros rebozan cierta incertidumbre natural. Para llevar a cabo el tercero, me temo que debés llevarte la portátil al trono... Jajajaja

Me encanta tu estupenda espontaneidad, Ridao.

Cariños.

Pasión dijo...

Hola José Miguel:

1. Precioso.

2.Pasando que es gerundio.

3. ¿Quién es?.

4. Cuando son pequeños mucho deporte, playa o campo y lectura.

Ridaiku, buen nombre:

1. La época que más gustaba.

2. Si seremos tontos.

3. Utiliza el borrador.

Y por último:

Me encanta tirar de la cadena.

Abrazos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Cuando Ridao
tira de la cadena
tiembla internet.

Bravo, José Miguel.

Alejandro Muñoz dijo...

Tienes una semana para publicarlo.
¡Cumple! que sabes que soy capaz de soltarlo aquí.
Nunca debiste mandármelo al móvil.

su voz cercana...

José Miguel Ridao dijo...

Tienes razón, Liliana, lo extiendo a mis hijos. Al mayor ya le queda poco.
El primero es certidumbre, estoy acojonao con la llegada del verano y las vacaciones.

Gracias, Pasíón, por tu comentario. El primero es también el que más me gusta, y es real como la vida misma.

Juan Antonio, te agradezco los ánimos y el ¿romaiku?

Álex, por favor, dame dos semanas, para que los ridaikus no vayan tan seguidos.

Un abrazo casero-niñero-dominguero.

Mery dijo...

Un Ridauku me manda hacer Violante,
piano piano
van X por delante.

Menuda tontería se me acaba de ocurrir, pero es que tengo el dia tonto-tonto y tus ocurrencias me lo alegran.
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Pues sólo por eso ya merece la pena hacer entradas, Mery.

H dijo...

En tu entrada sobre los haikus citas:
... un haiku es algo tan íntimo que sólo quien lo compone sabe que lo es...
Veo que los ridaiku no comparten esta filosofía, bien explicitos que son.
Espero los siguientes , pero especialmente el que cita Alex.
El tercero me encanta.

José Miguel Ridao dijo...

Claro, H, por eso son ridaikus, y no haikus. Publicaré el que dice Álex, pero me temo que no te va a gustar nada.