lunes, 31 de agosto de 2009

Au revoir, pinganillo


Hoy, último día de agosto, dejo mi amada Alájar y vuelvo, no sin pesar, a la ciudad que me vio nacer. Al menos hay dos cosas buenas, a saber: que en breve empieza el colegio de los niños, y que ya no necesitaré del dichoso pinganillo para conectarme a Internet. Ahí lo podéis ver, tan pancho encima de mi mesa de trabajo, donde por cierto se refleja la Peña de Arias Montano.

Después de tanto tiempo de convivencia, no puedo menos que dedicar a ese instrumento del diablo un soneto. Ahí va:

¿Cuál es el pérfido y taimado invento
que ha hecho de mi verano una porfía,
un duelo desigual, una sangría
de ingenio, de cordura y de talento?

¿Sabéis la cantidad de sufrimiento
que me ha supuesto uno y otro día
entrar en Internet mientras veía
que otros se conectaban de momento?

Ese ingenio que mi inspiración trunca,
ese mesías que agota mi fe,
ese ladrón de tiempo, ese diablillo...

¡A Dios pongo por testigo, que nunca,
jamás de los jamases volveré
a usar para mi blog un pinganillo!

He dicho.

17 comentarios:

Liliana G. dijo...

Estoy en mi trabajo, es decir, luchando con mi propio pinganillo/pistrolo para poder entrar a tu página... ¿Y qué me encuentro? Una foto del ingrato aparatejo y el espectacular soneto que lo acompaña.
He batido palmas a más no poder de tan identificada que me siento.
Ahora veremos si me deja enviarte el comentario o deberé esperar a llegar a casa para usar el Internet que vale la pena.

Yo también estoy esperando decirle "au revoir" al mío...

¡¡Bravo Ridao!! No me siento tan sola :)

Besos

Juanma dijo...

¡¡Bueno, qué tranquilidad!! A tomar por culo el pinganillo.
Yo, no sé si ya te lo he dicho, estoy de vacaciones. Como habrá escapadas cortitas, no necesitaré ese aparatito del diablo.
Cuadadín con la carretera.

Un fuerte abrazo.

P.S.: (que en verdad podría haber escrito arriba, pero queda bien así) confío en que no se me enfade Master en Nubes...estoy de vacaciones -ya lo había dicho, ¿no?-, pero bien).

Capitán dijo...

No te quejes, que siempre es mejor el pinganillo que tener que cojer el coche cada dos días presa de nervios y con el mono subido.

Al menos bien o mal te has podido conectar.

Y el soneto más que digno, me ha gustado mucho.

Besos a la sufrida Lola, que ha aguantado al marido sufriendo el pinganillo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues despues del largo y cálido verano, lo que puedo hacer es decir, "gracias pinganillo".

Un abrazo.

maite mangas dijo...

¡Bendito pinganillo!, bien o mal por aquí has andado,pero coincido contigo: ¡¡Viva la vuelta al cole!!

José Miguel Ridao dijo...

Llegó, llegó, Liliana. Bravo por tu pistrolo. Y mucho ánimo, todo llega. Como dicen en La verbena de la Paloma, hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

No me digas que estás de vacaciones, Juanma. ¡Enhorabuena, ya era hora! Qué calladito te lo tenías, pillín. Claro, supongo que para no hacernos sentir mal a los que las terminamos ahora...

No me quejo, Capitán, en realidad debo mucho al pinganillo, no ha sido para tanto. Transmito los besos a Lola.

Gracias a ti, Javier, por estar ahí. Parece que esto llega a su fin, ya sólo tiene que acabarse la caló.

José Miguel Ridao dijo...

Cómo se nota los que tenemos niños, Maite. Un par de semanitas mal contadas y... ¡libres!

Abrazos.

Máster en Nubes dijo...

Un aplauso y el agradecimiento para quienes contra viento y marea -tecnológica e incluso, imagino, que infantil- han mantenido ahí el tipo el mes de agosto, como la imaginaria, y encima se despiden del pinganillo con soneto, joé, olé, olé, olé, oé, oé, oé, ya no sé qué más decir (la envidia de hacer poesía no libre me corroe).

A Juanma que se va de vacaciones -y que no nos lo había dicho nada más que cuatro o seis veces antes por si nos nos habíamos enterado-, pues eso, que lo disfrute Vd mucho y los suyos ;-), zin acritú lo digo (valeeeee, con envidia).

A toos los demás, viva septiembre, mes estupendo, ni frío ni calor, eso sí que es el justo medio ;-)

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por el aplauso y por jalear el soneto, Aurora. La marea ha sido más infantil que tecnológica. A Juanma ni caso, a saber si es verdad que se va de vacaciones... Y sí, viva septiembre, ni frío ni calor, cero grados, como decía el del chiste.

Un abrazo.

marisa dijo...

Yo, como no tengo pinganillo pues estuve en sequía total los días que estuve fuera.Así que guárdalo con cariño que te ha hecho su servicio, hombre...Y lo dicho te voy a colocar en el Parnaso de los neoclásicos, que hicieron célebres odas a la imprenta, a la vacuna, a no sé cuantos avences más, pues tú al pinganillo ( y Jovellanos que lo vea).Besos con la cartera preparada en la puerta

Julio dijo...

Al carajo el pinganillo. No sé si me explico...

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Ay, cuánto te entiendo! Yo también lo he sufrido un verano entero. Y qué soneto tan fluido y simpático.

José Miguel Ridao dijo...

No tenía noticia de esa costumbre de los neoclásicos, Marisa. Un honor inesperado. Creo que te escribo con tu cartera ya en ristre. ¡Mucha suerte! Qué bien que tengas las pilas cargadas, ¿eh? je je.

Te explicas regular, Julio. ¡Bienvenido de vuelta!

Jesús, sólo los que lo hemos pasado sabemos lo que es. Pa simpático, el pinganillo, el joío.

Mery dijo...

Mi pinganillo era de Movistar y también me produjo ciertos quebraderos con su lentitud. Acabé por usarlo lo imprescindible.

Qué bonita imágen la del reflejo en la mesa. Y el soneto, superior. Te felicito.

José Miguel Ridao dijo...

El mío es de ONO. El problema en realidad no es del operador, sino de la poca cobertura que hay en Alájar. Eres la única que habla de la imagen, gracias. A mí me gusta mucho.

Pinganillo dijo...

jaja muy divertido el soneto me ha gustado

José Miguel Ridao dijo...

¡Gracias! Y al cabo de tres años, de nuevo en verano, te contesto con el mismo pinganillo. Esta crisis...