sábado, 8 de agosto de 2009

Trazos


El tiempo ha escrito
líneas de dolor que ya no duelen
en el pergamino
de tu piel,
y ha trazado
la sonrisa transparente
de la madurez.

10 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Soy muy partidaria de los poemas a la madurez, parece que hacen como más falta ¿no? Y lo de la sonrisa transparente me ha gustado mucho. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

En realidad no creo que hagan más falta, Aurora. La madurez no necesita poemas, pero la poesía sí necesita la madurez. Por eso creo que son poemas más hondos y auténticos.

Otro abrazo para ti.

Juanma dijo...

Iba a hablarte de pergaminos, de madurez...pero leo la respuesta a Máster: "la madurez no necesita poemas, pero la poesía sí necesita la madurez". Amén.

¿Y el poema? A mí me suena muy dulce, muy cierto, suave, directo.

Abrazos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, voy a tener que ir a Álajar, a ver si ese alimento de dioses que tomas me hace parecerme un pelín más a ti.

Estás, como la Luna de Aurora.

Que te sales de la órbita.

Saludos.

Parsimonia dijo...

Ya no duelen, pero las líneas permanecen: la marca del daño.
Me pregunto si no duelen por la madurez o por la distancia en el tiempo.
Los surcos, en el desierto, se los lleva el viento.
Besos.

José Miguel Ridao dijo...

Es verdad, Juanma, me ha salido un aforismo que te cagas. Creo que le voy a dar rango de entrada.

Pues venta p'acá, Javier. Eso sí, como te parezcas a mí se te va a quedar la cabeza como la luna de Aurora.

Yo creo, Parsimonia, que es por el tiempo, que a veces, no siempre, nos lleva a la madurez. Muy bonito lo de los surcos.

Un abrazo a todos.

Liliana G. dijo...

Que te haya salido aforismo, poema, prosa poética o haiku no importa, lo que importa es el mensaje que llega para quedarse.

El tiempo puede escribir tantas cosas que cuando nos usa de pergamino es porque ya somos un libro abierto.

Un dulzura Ridao.

Muchos cariños y una sonrisa transparente.

Enrique Baltanás dijo...

Yo, en principio, y por principio, soy enemigo del verso libre, pero, curiosamente, este poema me gusta mucho.

José Miguel Ridao dijo...

Es verdad que el mensaje es importante, Liliana, pero acuérdate de lo que decía don Rubén: "Yo persigo una forma". No es que yo la persiga también, pero pienso que la conjunción entre forma y fondo es esencial en la poesía.

Muy bonito el segundo párrafo de tu comentario; es de por sí un poema. Yo de ti lo pondría en tu cuaderno.

Gracias por la sonrisa transparente, un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Doblemente honrado por lo que dices, Enrique. Seguramente ha influido en tu opinión el mensaje del poema; recuerdo que también te gustó mi paráfrasis sobre los versos de Darío: "Juventud, ¿quién dijo tesoro?"

Curiosamente, en los dos últimos comentarios ha aparecido el poeta nicaragüense. Forma y fondo, es para pensarlo... En mi opinión da igual si es verso libre, lo importante es que el poema suene bien. En ese caso, la forma es la adecuada.

Un abrazo.