domingo, 16 de agosto de 2009

Aforismos poéticos


1. Tres lenguajes trascienden el alma: poesía, música y silencio.

2. La madurez no necesita de la poesía, pero la poesía sí necesita de la madurez.

3. Un poeta sin oído es como un pintor sin vista.

10 comentarios:

Liliana G. dijo...

Muy de acuerdo con el primer y el tercer aforismos. El alma y el poeta, agradecidos...

Con el segundo discrepo, yo diría que la madurez y la poesía se necesitan mutuamente...
Te lo dice una persona madura :)


Besazos Ridao.

Máster en Nubes dijo...

Me pasa igual que a Liliana.
Creo que con la madurez se necesita más de casi todo lo importante y menos de lo superfluo. Pero es una opinión, ná más.
Un abrazo, y un beso para los 4chavalitos esos tan guapos,
jozú, qué caló hace, hasta las vacas se están quejando
Aurora

Antonio Rivero dijo...

Lo mismo digo, pero siempre queda la poesía que no se hace palabras...

Olga B. dijo...

Yo no sabría afinar tan bien lo que trasciende el alma. La poesía (a veces), la música. Sé que el silencio puede ser un desierto para el alma.
Bueno, sólo se notarlo, pero me gustan tus aforismos porque intentan resumir lo inabarcable.
Machote.
Por cierto, preciosa la foto con tus cuatro hijos.
Un abrazo de vuelta al cole, Ridao, que se me acabó el verano ;-((

Juanma dijo...

Me encantan los tres. El primero me parece algo sublime.

Un fuerte abrazo, querido José Miguel.

José Miguel Ridao dijo...

Sí, Liliana, pero pienso que la madurez puede en un momento dado prescindir de la poesía, aunque no le venga mal. Me encanta que discrepes, y además dicen que los aforismos están para eso...

Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Pues ya sois dos, Aurora, vais a tener que hacer un aforismo de réplica. Doy los besos a los chavalitos.

Aquí se quejan del calor las vacas, las ovejas, los cerdos, los gallos y tó bicho viviente. Nos queda el consuelo de que en la ciudad estarán peor, ¿no?

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Antonio, respecto a la poesía que no se hace con palabras, mira estos versos de Hoffmannsthal:

En mi boca, sí, se vuelve mentira
lo que verdad parecía en la mente

José Miguel Ridao dijo...

Gracias, Olga, es ciertamente inabarcable. No te preocupes por el fin del verano, que ahora empieza el otoño; a mí es la estación que más me gusta, y este año para ti será un poco especial, ¿no?

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Juanma, el primero es también el que más me gusta. No creas que se me ha olvidado el asunto de Penélope.

Abrazos.