miércoles, 11 de noviembre de 2009

Breverías


1. Lo bueno, si breve, ese tiempo que te ahorras.


2. Un escrito breve no tiene matices; los pone el lector.

3. Todos moriremos en breve.

41 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

bi, to no, un ab.
au

Sombras Chinescas dijo...

Pur supuesto que un escrito breve puede tener matices, lo que no debiera tener son elementos innecesarios (y vive Dios que muchos los tienen).
Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Y luego hay cosas tan tan breves, que parecen eternas, como esa comida frugalísima del Buscón: "Fue una comida eterna: sin principio ni fin"

José Miguel Ridao dijo...

Ve qu te ha da po al, Au. No lo he es pe en ti, pe ah qu lo pi...

Ot ab pa ti, tú a lo tu, que lo ha mu bi.

José Miguel Ridao dijo...

Yo disiento, Sombras. Sigo pensando que esos matices los pone el lector, lo que no impide que haya relatos de alta calidad y otros muy malos. Los buenos son precisamente los que dan pie para que los lectores introduzcan matices. Bien pensado, no es que un micrrrelato no tenga matices, sino que tiene poquísimos: no hay espacio para introducirlos, y la imaginación del lector hace el resto. Otra cosa es su belleza...

Interesante debate, un abrazo.

Juanma dijo...

No sé dónde escuché hace unos días el siguiente cuento corto (y no sé, por cierto, su autoría): "Érase una vez un colorín colorado". ¿Estás seguro de que no tiene matices? Yo no lo sé, la verdad.

Dicho lo cual, la brevería tres haz el favor...

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Tienes razón, Jesús, eso es precisamente lo difícil: decir mucho en poco espacio. De eso van los aforismos, y tú los tienes muy buenos.

Abrazos.

Juanma dijo...

Los dos tecleando al mismo tiempo...qué romántico.

José Miguel Ridao dijo...

Pocos matices veo yo ahí, Juanma, aunque sí mucho ingenio. Y la brevería 3, es lo que hay. ¿Qué son cien años enmedio de la inmensidad temporal del universo? Yo te lo digo: una gota de agua en el océano.

Abrazos trascendentes.

José Miguel Ridao dijo...

Ten cuidado, que te se pone celoso el Manteca...

Juanma dijo...

Y de dónde bebe el ingenio, oh Ridao, si no lo hace de la matriz o matiz.

José Miguel Ridao dijo...

El ingenio bebe del coco. Después se pueden o no poner matices a los escritos, y para eso hace falta espacio.

P.S. Dame una dirección para mandarte la factura, o entra en la web www.oraculoderidaelfos.com y paga allí directamente. La primera consulta es gratis, y para el resto tengo ahora con la crisis una promoción de 2x1.

Un abrazo oracular.

Olga B. dijo...

Yo creo que el escritor puede llenar de matices un texto breve con mucha economía de medios, pero que el lector los reciba no está garantizado y, sin embargo, puede llenarlo de los suyos propios. Y eso no es malo. Lo importante es la capacidad de sugerir, creo yo (humildemente).

Y déjese de morimientos, mesié, que bastante tenemos con llevar noviembre a medias.
Besazos.

José Miguel Ridao dijo...

Increíble simultaneidad, Olga, acabo de venir de tu blog, y de hablar de noviembre. Parece cosa de brujas. Me quedo con esa capacidad de SUGERIR. Ahí está la clave.

Un abrazo telepático.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, que en paz descanses.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Cuando mis hijos me piden que les cuente una historia les recito: "Había una vez un rey que tenía tres hijas, las metió en tres botijas y la tapó con pez. ¿Queréis que os lo cuente otra vez?".
Se ponen histéricos: ¡No nos gastes más esa broma, pesao!

Más que centrar el debate entre brevedad o no, creo que ha de primar lo necesario.

Las brevas son breves porque están tan ricas...

José Miguel Ridao dijo...

Ojalá me digas eso muchas veces más, Javier, señal de que estaré vivo.

Un abrazo yuyero.

José Miguel Ridao dijo...

Eso me recuerda al cuento de la buena pipa, Dyhego. Es necesaria la calidad, pero el debate de hoy es la relación de ésta con la brevedad. Por cierto, para mí están más buenos los higos que las brevas.

Un abrazo jiguero.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
No conozco el cuento de la"pipa". ¿Seguro que no acabará con un tócame, cógeme, chúpame o algo similar?
Hay que ser breve, como en el chiste de la sirena.
Tampoco entiendo eso de "jiguero".
Una breva madura no tiene comparación con un higo, ¡dónde va a parar, monsieur RIDAO!
SALU2

José Miguel Ridao dijo...

No, Dyhego, esta vez no hay premios, hablo en serio con el cuento y con los higos. No recuerdo exactamente cómo era el cuento de la buena pipa, pero me lo contaba mi madre de pequeño y siempre volvía al principio; conseguía mosquearme. Por otro lado, yo prefiero un higo porque creo que tiene un sabor más delicado que la breva.

Y lo de jiguero viene de jigo, por dios, que ya eres mayorcito...

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues yo matizo el dos:
Un buen escrito breve no tiene matices: los pone el lector.

Porque la brevedad no es una cualidad en sí. Es, simplemente, una cantidad.

Un abrazo. Bueno y breve, claro.

maile dijo...

Mi madre tambien me contaba algo parecido de pequeña. Ella dice que siempre terminaba enfadada porque nunca me contaba el cuento.
Decia algo así...
- ¿Quieres que te cuente un cuento?
- Si ( o no, claro)
- que no te he dicho que me digas ni que si, ni que no, si no que si quieres que te cuente un cuento...
Y vuelta a empezar hasta la desesperación por no poder escuchar el cuento.
Habeis hecho que volviera a recordarlo.

Liliana G. dijo...

* Lo bueno si breve, más fácil de leer.

* A un escrito breve, le sobran matices; los pone el lector.

* Espero no morir en breve.

* Este breviario es lo más.

Breves besos, J. M. :)

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Costóme, costóme, pero entendí lo de "jiguero". A veces anda uno más tonto de lo habitual.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, Juan Antonio, se sobreentiende que la brevedad no implica calidad. Hay cada microrrelato y cada haiku que, por mucho empeño que se ponga, no admite matices.

Un abrazo sin matices.

José Miguel Ridao dijo...

¡¡Ése era el cuento de la buena pipa!! Gracias por recordármelo, Maile.

Un abrazo de bienvenida.

José Miguel Ridao dijo...

Muy aguda tu variación de la segunda brevería, Liliana. Mucho mejor que el original, sin duda.

Un abrazo pampero.

José Miguel Ridao dijo...

No te preocupes, Dyhego, ése que citas es el estado habitual en mí.

Un abrazo sonao.

marisa dijo...

Pues para ser breve...genial Ridao.
Besazo.

José Miguel Ridao dijo...

Eso me gusta, Marisa, brevedad sin matices.

Besazo agradecido.

Julio dijo...

Tiene matices lo que queramos que lo tenga...
Abrazo, Ridao.

José Miguel Ridao dijo...

Amén, Julio. Tú eres experto en breverías.

JESUS FIDELIS dijo...

¡Breve!

Liliana G. dijo...

¡Vaya! No sabía que por allí también contaban "el cuento de la buena pipa", jajajaja
Seguramente lo trajo mi abuelo de España, o alguno de los millones de abuelos españoles que tienen estas tierras...

Pero yo no dije "seguramente lo trajo..." yo dije si querés que te cuente el cuento de la buena pipa... :)

Besazos pampeanos.

Alicia María Abatilli dijo...

Es como dices... muchos se pierden en buscarle la quinta pata al gato y ciertos textos no lo tienen, son así, breves y exactos.
Un saludo cordial.
Alicia

José Miguel Ridao dijo...

Y en francés aún más breve, Jesús: ¡Bref!

Bye

José Miguel Ridao dijo...

Qué curioso, Liliana, pensé que era una invención de mi madre, y veo que ha llegado hasta la Pampa. Eso es hermandad, ¿no?

Un abrazo transoceánico.

Alejandro Muñoz dijo...

1. Lo bueno, si breve, más tiempo para el blog.

2. Un escrito breve ...más tiempo para otra entrada.

3. Tusmulastoas.

José Miguel Ridao dijo...

Me alegro de que coincidamos, Alicia. Me ha hecho mucha gracia eso de buscar la quinta pata al gato, aquí en España decimos "buscar tres pies al gato". ¿Será que somos más breves?

Un abrazo de bienvenida.

José Miguel Ridao dijo...

No me hables del tiempo para el blog, Álex, que estoy enganchao. Oye, ¿apareció ese amigo común que echábamos de menos? Yo sigo disimulando, por si acaso...

José Miguel Ridao dijo...

Y antes de irma al sobre, os doy la prueba de que la segunda brevería es verdadera:

¡¡ME LA HABÉIS MATIZADO AMPLIAMENTE!! Pocos matices tendría, digo yo, de breve que era.

Gur nait