jueves, 22 de octubre de 2009

Soleás con guasa (II)


De tanto comer almejas
se me ha quedado la lengua
como mojama de tiesa.


.............***

El tiempo todo lo cura,
pero a mis ochenta años
ya no se me pone dura.

.............***

De tanto como te quiero
renuncio a mis posesiones.
Me quedo con tu dinero.

29 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Por decirte que te aprecio
los cojones me liberan
y te convierto en un necio.

Juanma dijo...

¿Los señores ya se han relajado tras las gracietas de anoche aprovechando la inocencia de un servidor?

Es por comentar algo de esta entrada...

José Miguel Ridao dijo...

Yo no he pescado el sentido
de soleá tan profunda.
Será que aún ando dormido.

José Miguel Ridao dijo...

No te molestes amigo
Juanma, que los malvados
recibirán su castigo.

Ángeles dijo...

Y todavía no está la luna llena, que dios nos pille confesados en la próxima.
Viva el salero!!!
Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por lo del salero.
Otros dicen que la gracia
me sale por el pandero.

Ángeles dijo...

Si está sentado en el trono, seguro

José Miguel Ridao dijo...

Ahí has estao sembrá.
Mismamente desde el trono
escribo esta soleá.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
Arte y salero poético sólo llegan a composiciones como:
"MI CORAZÓN PALPITA
CUAL PATATA FRITA"

O

"AL EXCELSO POETA PARNASIANNO
TODO LE SALE DEL ANO"

Salu2

José Miguel Ridao dijo...

Sigue intentándolo, Dyhego,
que aunque tú no te lo creas
muchos ripios dan el pego.

Mery dijo...

Entre trono y mojamas
me repiten las almejas.
Será que escribo en pijama.

Vaya arte, amigo.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

A las cuatro de la tarde
y escribiendo en pijama.
¡Eso sí que es tener arte!

Mery dijo...

Es arte porque es mentira.
Yo sólo me pongo en pijama,
para meterme en la cama.

Que para visitar a Ridao,
entre chuflas y poesía,
se ha de tener guardarropa
propio de burguesía.

Otro abrazo


(Esto de la improvisación tiene sus riesgos).

José Miguel Ridao dijo...

Gracias por la aclaración.
Ya me extrañaba a mí
que tú fueras tal lirón.

Alejandro Muñoz dijo...

Me quedo con la tercera ...y con mi dinero, no me malinterpretees.

José Miguel Ridao dijo...

De lejos se ve, colega,
que estás montado en el taco
y has llenado tu talega.

José Miguel Ridao dijo...

Y ahora me voy al trabajo,
que si me cogen mis jefes
me mandan pronto al carajo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Qué derroche, Ridao y compañía.

Octavio dijo...

Vivió una vida de pena:
no probó los mejillones
ni las almejas chilenas.

Me quiso por mi dinero.
Nada puedo reprocharle:
si la quise no me acuerdo.

El tiempo no cura y sí miente:
cuanto más pasan los años,
yo me pongo más caliente.´

Abrazos

José Miguel Ridao dijo...

Voy a emplear el recreo
en perpetrar soleares
con rimas de cachondeo.

Señor Benítez Ariza:
mientas hago este derroche
estoy perdido de tiza.

Caliente hasta el paroxismo.
Octavio, miarma, no paras;
siempre pensando en lo mismo.

Y ahora vuelvo a mis lecciones,
que quien está en el nocturno
termina hasta los cojones.

Anónimo dijo...

Lo quisiera agradecer.
La respuesta he obtenido
sin preguntar, ni ofender.

El que me conozca algo,
seguro sabe de sobra
que "pa" "interesá" no valgo.

Y es toda una grosería
aquello de las almejas.
Pierde usted categoría.

José Miguel Ridao dijo...

Ya he salido del trabajo.
Por fin puedo bloguear lo
que me salga del car...

Tiene usted razón, anónimo.
Comeré en vez de almejas
bivalvos, que es su sinónimo.

Anónimo dijo...

¡Qué de gilipolleces juntas!

José Miguel Ridao dijo...

Me encantan estos anónimos
que nunca dicen su nombre
ni usan ningún seudónimo.

Anónimo dijo...

Mi seudónimo es plof
porque me parió mi madre
cantando lo del chop, chop.

Capitán dijo...

¿Amor, salud y dinero?

menuda guasa tiene tu inconsciente.

José Miguel Ridao dijo...

Coño, plof, qué alegría verte por aquí. Da recuerdos a los finlandeses esos que fabrican móviles.

No es amor, Capitán, es gastronomía.

Mañana cambio de tercio.
Basta de barbaridades;
Por un tiempo habrá silencio.

Liliana G. dijo...

¡Ay! tan tarde he llegao
que por poco y me pierdo
soleás con guasa de Ridao.

Me he descojonado de risa
y aunque no te lo creas
por ti he perdido la misa.

Veo que esto es contagioso
aunque en medio está el mar
contagiarse resulta hermoso.

Jajajajaja Verdad que es contagioso tanto salero...

Besazos
(Por acá son las siete de la mañana, para más gracia no me da :)

José Miguel Ridao dijo...

Me dejas preocupado y con cargo de conciencia, Liliana. ¡Mira que perderte una misa por leer estas barbaridadees...! Yo no entiendo mucho de esto, pero a lo mejor es pecado.

Ya tiene mérito leerme a las 7 de la mañana.

Un beso fuerte.