martes, 9 de marzo de 2010

Calado hasta los besos


Caen gotas en mi cerebro;
rumor de aguas infinitas
corriendo cuerpo abajo,
hasta el dedo más remoto.
La pena fluye por las corrientes
de los arroyos internos
nacidos de manantiales abiertos
en huecos insospechados,
y alimenta suavemente

un corazón mojado,
de latir vacilante,
calado hasta los besos
en este invierno tan largo.

15 comentarios:

Fernando Moral dijo...

calado hasta los besos ¡Ole!

Cuida esas goteras de la azotea.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Digo lo mismo que Fernando. Estupendo juego verbal. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Monsieur RIDAO:
¡Y encima los besos explotan como burbujitas de Freixenet!
¿Burbujitas a la Gema Mengual o Burbujitas a los Mojinez Escozíos?
Salu2 de vino joven

Liliana G. dijo...

¡Oh, qué hermoso!

Parece que el invierno, que se empecina en quedarse, se viste de nostalgia para regalarnos tus versos...

Besos primaverales, José Miguel.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Un poema muy oportuno...y húmedo. Un abrazo.

Fernando Moral dijo...

Qué joío, le has cambiado el título por aclamación popular xD

Mery dijo...

Calados y helados, al menos por la zona centro. Hasta los besos suena a las mil maravillas.
Qué bien escribes, Ridao
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Las cuido, Fernando, pero me se cuela el agua.
¡Por mis mulas que no he cambiado el título! Has leído con el cerebro...

Muchas gracias, Juan Antonio.

Mojinos escocíos, Dyhego. La duda ofende.

Abrazos mojineros.

José Miguel Ridao dijo...

Qué bonito, Liliana. Tu verano toca también a su fin.

Sobre todo húmedo, tocayo.

Aquí no estamos helados, Mery, y ahora mismo ha salido el sol, ya no me acordaba. Muchas gracias por el cumplido.

Abrazos soleados.

Alejandro dijo...

El título es genial y la primavera está al caer, que lo digo yo.

No solo los mares están llenos de hermosos caladeros, José Miguel.

Alejandro dijo...

¡Ah! Siento baber sido yo quien te haya expulsado del panteón de los eximios.

marisa dijo...

El título me encanta...Un beso

El alegre "opinador" dijo...

Muy hermoso y, como decían Fernando y Juan Antonio, con un estupendo juego verbal... Lo poético que te pones para decir que estamos "jartitos" de agua y de invierno, como Julio en su blog.
Un abrazo.

mangeles dijo...

Por eso el dicho, de no "tienes sangre en las venas"...tienes agua del Guadalquivir...jejeje..

Precioso poema. Un beso

José Miguel Ridao dijo...

A ver qué pescamos en los caladeros terrestres, Álex. No soy eximio desde el año pasado. Ya va tocando...

Muchas gracias, Marisa, siempre traes palabras de aliento.

Ya ves, Alegre. Contra las inundaciones, poesía.

Qué asco, mangeles, con lo sucia que está ese agua. Muchas gracias por los ánimos.

Abrazos.