lunes, 22 de marzo de 2010

No sé por qué he llorado


No sé por qué he llorado.
Quizá sea ese pájaro aterido,
los recuerdos de todos mis fantasmas
o las gotas de lluvia repicando
en aquel charco sucio.
O puede que mi llanto no responda
a la melancolía del otoño,
al espejo de mis miedos más ocultos,
a la vida que escapa a borbotones
por el reloj de arena,
se filtra por el alma hasta los ojos
y brota desde el negro de la pena.

No sé por qué he llorado
pero me escuecen todas esas lágrimas,
que saben dulce
y duelen hondo.

16 comentarios:

mangeles dijo...

Jo..que bonito poema. Que dulce. Y que sincero.

Llorar, sin saber porque, sin motivo, por el mero dolor de vivir, o para quitar esa espinita y seguir viviendo.

Hermoso poema,

Un beso

Paco Gómez Escribano dijo...

Muy bonito, me ha gustado mucho. Saludos.

Enrique Baltanás dijo...

Espléndido poema. FElicidades, José Manuel.
Sólo dos detalles:
1. El verso "al espejo de mi miedos más ocultos" es hipermétrico. Bastaría con quitarle el mis.

2. El final no me convence. Te propondría cambiarlo por "que dulces saben sin saber por qué", o algo así, pero el poema merece un fianl más rotundo y contudente.

Ya sabes, el blog como taller.

SAludos.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, mangeles. Más que sincero es de ésos que salen de dentro sin saber que estaba allí.

Te agradeco tus palabras, Paco.

Gracias, Enrique. La hipermetría era una errata fruto de escribirlo a medianoche, y tienes toda la razón en que falta rematar. A ver qué te parece este final:

No sé por qué he llorado,
pero me escuecen todas esas lágrimas
que calan tan profundo.
Esos crueles puñales de cristal
preñados de tristezas imborrables
bañadas en la sal de mis recuerdos.

Ya sabes que me gusta la idea del taller. Yo aprovecho para corregir tu errata al nombrarme, hombre, que somos compañeros, jeje.

Abrazos.

Ramón Simón dijo...

¡Qué bien suena hipermétrico!

Buen poema , si señor, José Miguel.

Coincido con Enrique Baltanás. Hay que buscar un final más contundente. Uy! que cantidad de d y t tiene la palabra.

Un abrazo. Poeta.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No sabrás por qué pero seguro que te han servido.
Creo que llevo mucho tiempo sin llorar y eso sí que es malo.
Un abrazo

Dyhego dijo...

¡Eso va a ser la "saudade" de los portugueses!
Salu2 con manzanilla.

mangeles dijo...

A eso me refería Ridao...cuando digo sincero, digo "real"...que es algo real, ...que a veces los poetas "inventan sentimientos" que pocas o ninguna vez se dán en la realidad...

Por eso decía que este poema es "sincero", "real", "comprensible"..."honesto"....

No sé muy bien como explicarlo...pero hay muchas imágenes gráficas, fotos...del hambre en áfrica...de los terremotos...etc...que son pura demagogia..."amarillismo"...a los poetas a veces les pasa eso...que describen sentimientos y sensanciones e ideas que son "más sueños que realidades"...

A eso me refería con sincero...y tú...lo has explicado mejor...que sale de dentro...sin saber que está dentro..."más real y sincero, imposible".

Más besos

Liliana G. dijo...

¡Oh! Simplemente me derrite tu ternura. Es un poema bellísimo, José Miguel.
Las lágrimas son al hombre, lo que las olas son al mar... se derraman por nuestras orillas y acarician las playas de nuestra alma.

Muchos cariños sensibleros.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Estupendo e inspirado poema, José Miguel, claro, transparente, que llega por vía directa a quien lo lee. Melancolía, tristeza, tantas veces, véase Rosalía, fuentes de la poesía.
Un abrazo, Javier.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy bueno, tocayo. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Este debe ser ese poema que me comentaste el otro día que te ha llevado un par de meses escribirlo, ¿no, José Manuel?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Los últimos cuatro versos son estupendos. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

A ver ese final, Ramón. Me gustan los versos, pero no sirven como remate. Lo meteré en un cajón. ¿No es lo que dicen?

Pues sí, Rafael. Un poco malo sí es. Anda, ponte a picar cebolla...

A lo mejor, Dyhego. Pronto empiezas con la manzanilla, todavía queda mucho para feria.

Abrazos.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias por tus palabras, mangeles. Son sinceras, bonitas y halagadoras en el buen sentido.

Otra frase de antología, Liliana. ¡Vaya imagen! Para tu cuaderno. Se ve que te inspiro...

Muchas gracias, Javier. Hay momentos en que salen estas cosas fruto de la melancolía.

Abrazos agradecidos.

José Miguel Ridao dijo...

Otro para ti, tocayo. Me voy a venir arriba...

El mismo, Álex, solo que he necesitado un mes más para pulirlo y colgarlo.

Qué bien, Jesús, aunque no rematan bien, como dicen Baltanás y Ramón. Tengo que estudiar un final alternativo que los incluya.

Más abrazos.