viernes, 5 de marzo de 2010

Curvas serenas


Apenas tuve tiempo de pensarlo;

hoy sigo tan perdido como cuando
hiciste de mi vida una balsa de aceite,
una continua huida hacia delante.
De vez en cuando vuelvo la cabeza y contemplo
un rosario de obras terminadas,
de faros que iluminan nuestros sueños,
de voces que nos llaman
y dan por terminadas las vigilias.

Ha pasado tanto tiempo, tan rápido,
que ya no sé mirar de otra manera,
y veo claramente
que siempre había vivido en la cuneta
hasta tomar las curvas de tu mano.

20 comentarios:

Paco Gómez Escribano dijo...

Precioso, Ridao, de verdad. Un abrazo.

Liliana G. dijo...

¡Me encantó! ¡Qué romántico! El mérito es compartido, entre la Santa que ha puesto lo suyo, y vos que le has puesto los versos.

Está para derretirse...

Besos

(A polifacético no te gana nadie, Ridao, sos estupendo)

José María JURADO dijo...

La media verónica final, qué preciosa.

Dyhego dijo...

¡Las curvas! ¡Si es que hay que llevar mucho cuidado con las curvas y en las curvas!
Salu2 rectos (que no rectales, jejeje)

Juanma dijo...

El final, efectivamente, es un quiebro muy bonito. Pero a mí me gusta especialmente ese "ya no sé mirar de otra manera" con el que me identifico (y creo que entiendo) plenamente. Me ha gustado muchísimo, querdio mío.

Ay, las lolas, lolitas lolas...Abrazos.

maile dijo...

Señor Juanma... Yo soy Lola...¿Que pasa con las lolas? No somos tan malas ¿no?...

Muy hermosos mi señor Ridao. Creo que soñare con sus palabras durante una temporada aunque no sean para mi. Se las robo.

Saludos y gratitudes.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Una muy bonita resolución para el poema. Un abrazo.

Aurora dijo...

Que orgullosa estará Lola, de verdad es precioso lo que has escrito. Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Gracias de corazón, Paco.

Mi Santa ha puesto más que yo, Liliana, y cuando te lea se derretirá aún más. Tú sí que eres estupenda.

Y quieren acabar con los toros, José María... Gracias.

Rectos y curvos, Dyhego, el caso es saludarnos.

Abrazos curvirectilíneos.

José Miguel Ridao dijo...

Juanma: creo que te he leído algo en el mismo sentido, las Lolas nos cambian la forma de mirar. Gracias por tus palabras, querdio.

Robadas quedan y con placer, señora Maile. Buena gente las Lolas...

Gracias, tocayo. El remate es lo más difícil.

Qué alegría, Aurora. Orgullosa estarás tú de tu hijo, el mejor amigo que puede haber.

Un fuerte abrazo para todos.

Dyhego dijo...

¡Qué alegría más grande tener que corregirte en algo!
Acho, es que eres tan perfecto, que me da un subidón de alegría pillarte en un descuido, jejeje.
(¡Qué cabritillo que soy, jejeje).

As escribido "curvirectilíneos" en ves de "curbirrectilíneos".

De nada.
Salu2

Alejandro dijo...

Precioso, José Miguel.
Me marcho doblemente emocionado...

...palsobre ya, que no quiero derramar dos lagrimones.

Besos y abrazos, a repartir convenientemente en vuestra casa.

mangeles dijo...

¡Qué bonito¡ las curvas de tú mano. Muy bello poema. Besos

marisa dijo...

Hermosa esa imagen final, esa mano aferrando tu mano en la soledad de una cuneta.Un beso

José Miguel Ridao dijo...

¡¡Mierrrda, Dyhego, me has atrrapado!! Esto no quedarrrá azín...

Álex, ahora me voy yo al sobre, mira la hora y no te chives.

Gracias, mangeles, eres un sol siempre risueño.

Todos habéis coincidido en eso, Marisa, buena señal. Por lo demás, creo que al poema le falta musicalidad.

Abrazos sobreros, que ya es hora.

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Miguel Ridao dijo...

No te malinterpreto para nada, Dyhego. Al revés, me identifico contigo, tenemos un humor muy parecido.

Gurrrrr Nai

José Miguel Ridao dijo...

Te pillé, jeje.

Mery dijo...

Hay quien debe sentirse la mar de orgullosa leyendo este poema ¿a que si?
Toda una declaración de amor profundo, con sus frutos incluídos.
Muy muy bonito

Besos

José Miguel Ridao dijo...

Po zi, Mery. Soy un desastre para los regalos, pero le escribo lo que siento.

Un beso.